Ganancias
Domingo 26 de Febrero de 2017

Fortalezas y debilidades de la ley para pequeñas y medianas empresas

La Nación indicó que se recategorizaron más de 200 mil empresas bajo la nueva norma. Críticas desde Apyme

Mientras el gobierno nacional afirma que más de 200 mil compañías ya acceden a los beneficios de la ley pyme, las pequeñas y medianas empresas plantean que la normativa creó instrumentos para un contexto de crecimiento _muy diferente al actual_ y aseguran que están "en proceso de liquidación" por las medidas económicas de la administración encabezada por Mauricio Macri.

Según detalló el secretario de Emprendedores y Pymes de la Nación, Mariano Mayer, al 23 de febrero se habían categorizado 213.867 micro, pequeñas y medianas empresas para acceder a las ventajas que establece la ley sancionada en julio del año pasado por el Congreso.

De ese universo, 29.521 son de la provincia de Santa Fe, y representan el 14,22% del total nacional.

Del total de empresas registradas, las microempresas representan el 76,7%, mientras que 19% son pequeñas y el 4,3% medianas. Más de la mitad se ubican en la provincia y la ciudad de Buenos Aires, mientras que Córdoba y Santa Fe reúnen el 28% de las pymes con acceso a beneficios de la ley.

Los principales beneficios que estipula la ley son la eliminación de ganancia mínima presunta, y la posibilidad de pagar el IVA a 90 días, descontar de Ganancias el impuesto al cheque y acceder a distintas alternativas de financiamiento.

El funcionario señaló que de un universo de 800 mil empresas se proponen que se inscriban unas 500 mil. Para Mayer la "gran mayoría" de estas firmas no goza aún de los beneficios de la ley "por desconocimiento" o porque "no se considera pyme".

Además, el titular de la secretaría reconoció que el 2016 fue "un año duro" aunque sostuvo que "ya se ven brotes verdes en la economía" y que "de a poco va a ir llegando el momento de las pymes, que deberán pasar de sobrevivientes a protagonistas".

Mayer observó "mayor potencial" en sectores competitivos a nivel internacional como agro y alimentos, pero también en rubros más pequeños como "la industria del software y las industrias creativas"; no obstante, admitió que ciertas actividades industriales "necesitan ayuda".

Críticas al modelo

El presidente de Apyme Rosario, Juan José Sisca, trazó un diagnóstico mucho más negativo. El dirigente caracterizó que las pequeñas y medianas empresas están "en un proceso de liquidación por las medidas económicas que ha tomado el gobierno nacional, como la apertura de importaciones, el aumento de tarifas, la devaluación de enero del año pasado, que produjeron una caída en los puestos de trabajo y en las ventas". "La ley pyme "no contempla las dificultades que tiene el sector en este contexto", señaló.

Desafíos

En este marco, Mayer identificó las principales dificultades de las pymes. Mencionó a "la competitividad, la burocracia, el financiamiento y la productividad".

El funcionario remarcó que el gobierno bajó la carga impositiva "por primera vez en doce años" _aunque admitió que "no alcanza"_ y que las pymes "pierden muchísimo tiempo en lidiar con un estado ineficiente, lento, arbitrario". En este sentido, opinó, "la simplificación de trámites es fundamental" y la tecnología "es clave", ya que "permite (realizar) tramites a distancia sin necesidad de intermediarios".

También observó que el crédito para pymes "es casi inexistente" y constituye una "deuda pendiente", aunque destacó iniciativas oficiales en este terreno como "líneas de fomento e inversión productiva, créditos del Bice (Banco de Inversión y Comercio Exterior) y soluciones para el problema de las garantías".

Finalmente, dijo que "la diferencia de productividad entre empresas grandes y pymes es muy grande", por lo que desde el Estado buscan "ayudar a incorporar innovación, digitalizarse, capacitar mandos medios y sumar asesores".

Sisca, en tanto, puso sobre la mesa las principales reivindicaciones del sector. Reclamó "el cierre de las importaciones, para que no se sigan cayendo las empresas y los puestos de trabajo", mayor acceso al financiamiento _"si se sigue tomando los mismos parámetros de los bancos ninguna pyme es sujeto de crédito", consideró_ y alivio fiscal para este tipo de compañías.

Sobre este punto, el presidente de Apyme Rosario relató que a fines de enero los dirigentes empresarios se reunieron con Mayer y la subsecretaria de Políticas y Gestión de la Pyme, Carolina Castro, y les solicitaron la extensión de la moratoria que vence el 31 de marzo. Desde Apyme argumentaron que si una empresa tiene varios planes de refinanciación de deuda fiscal e incumple con uno automáticamente se cae el resto. "Esto es lapidario para las pymes, porque ante cualquier deuda te cierran la cuenta corriente en el banco", consideró Sisca.

Comentarios