Inflación
Lunes 02 de Enero de 2017

El próximo fin de semana habrá un aumento del combustible que rondaría el 8%

Las naftas super y premium, el gasoil y el GNC subieron por última vez en agosto, cuando sumaba un aumento del 31% en 2016.

Los precios de los combustibles se incrementarían en el 8 por ciento promedio durante el fin de semana próximo, como parte de un acuerdo entre el Ministerio de Energía y las petroleras refinadoras y comercializadoras.
Las naftas super y premium, el gasoil y el gas natural comprimido (GNC) registraron su último incremento de precios en agosto último, y hasta esa fecha habían aumentado 31 por ciento, por lo que los valores vigentes no compensaron la devaluación del peso en relación al dólar registrada en 2016.
La evolución de la inflación general de precios llevó al gobierno a la decidir una postergación de nuevos ajustes hasta este mes, mientras se procura alcanzar una convergencia de precios de los crudos locales (mas altos) con los internacionales en la segunda mitad de este año, liberando así los precios del rubro.
En tanto, el Ministerio de Energía resolvió hoy que los titulares de bocas de expendio de combustibles líquidos deberán informar a esa cartera los precios al minorista de las naftas (grados 2 y 3), gasoils (grados 2 y 3) y del GNC que comercializan, dentro de las 8 (ocho) horas de producida una modificación en tales precios en surtidor.
Ello, en base a la resolución 314/16 publicada hoy en el Boletín Oficial, que crea el "Sistema en línea de información de precios de combustibles en surtidor".
Según la resolución, los consumidores podrán denunciar falta de información o inconsistencias entre los precios informados y los precios verificados en las bocas de expendio, pudiendo el Ministerio suspender a las empresas hasta tanto regularicen la situación.
El suministro de la información requerida deberá realizarse a través del sistema informático que implementará la subsecretaría de Evaluación de Proyectos, y ésta dependencia la publicará mediante medios electrónicos para el conocimiento del consumidor.
Fuentes del sector consideraron que la difusión casi inmediata de estos valores implicará además contar con una suerte de mapa de precios de los combustibles a nivel país, que suele registrar diferencias importantes según regiones.
Las empresas petroleras definen sus precios en base a porcentajes y su aplicación por parte de los estacioneros difiere según el tipo de relación contractual que tienen con las procesadoras de los combustibles.
Todas tienen estaciones propias, pero la mayoría son operadas por particulares.
Del precio que paga el consumidor por cada litro de combustible casi la mitad corresponde a impuestos varios, y en algunas zonas los precios definidos por las petroleras se ven incrementados también por la aplicación de cargos específicos por parte de los municipios (tasa vial), con objetivo recaudatorio.
En cuanto a los esquemas de comercialización, cabe consignar que YPF opera mediante un esquema de consignación, de manera que cuando resuelve actualizar precios los carga al Sistema de surtidores.
Shell, en cambio, no opera bajo el régimen de consignación y le vende los combustibles a la estación de servicio (sistema de reventa) la que fija sus precios al público.

Comentarios