Economía
Sábado 09 de Septiembre de 2017

El paro de micros de larga distancia se generalizó y podría extenderse

El Ministerio de Trabajo hasta anoche no había dictado la conciliación obligatoria. El gremio de UTA denuncia que hubo un lock out patronal.

El paro de los trabajadores de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) en los servicios de micros de larga distancia que arrancó ayer por la mañana, y que comenzó con la paralización del servicio en cuatro empresas, se extendió durante todo el día a otras compañías en varias ciudades del país. En Rosario, la medida dejó varados a cientos de pasajeros que tenían previsto viajar a diferentes destinos durante el fin de semana. "Las ventanillas se mantuvieron abiertas recepcionando los reclamos de la gente que estaba desesperada por una respuesta", señalaron desde una de las compañías que opera en la Terminal de Omnibus Mariano Moreno. Al cierre de esta edición, el Ministerio de Trabajo de la Nación no había dictado la conciliación obligatoria en el conflicto y, anticipándose a esa posibilidad, desde el gremio advirtieron que "no corresponde", al tiempo que denunciaban la existencia de un "lock out" patronal.

Los choferes de las empresas Flecha Bus, Tata, San José y Vía Bariloche iniciaron el paro por tiempo indeterminado para exigir el pago de un aumento salarial del 21 por ciento, pero la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi) negó la existencia de un acuerdo y rechazó la protesta.

Estas compañías son propiedad de un grupo empresario que conforman más del 65 por ciento de los servicios de larga distancia. En tanto, más del 30 por ciento restante que "lo conforman las empresas más chicas, están trabajando normalmente porque pagaron el aumento dispuesto por el Ministerio", explicaron desde el gremio.

La medida de fuerza, iniciada en el primer minuto del viernes dejó varados en Retiro, en Buenos Aires y en las principales terminales del resto del país a miles de pasajeros, que desde muy temprano realizaban largas filas en las ventanillas de las distintas compañías para cambiar la fecha de viaje o demandaban la devolución del dinero.

Si bien desde la UTA aseguraron que el paro alcanzaba a cuatro compañías y sugirieron la existencia de un "lock out" patronal, desde la Celadi negaron ese escenario.

El titular de la UTA, Roberto Fernández, adelantó anoche que "de aquí hasta el martes más empresas de larga distancia podrían sumarse a la medida de fuerza", ratificando que la medida podría extenderse hasta entrada la semana próxima.

En Rosario las autoridades de la Terminal de Omnibus informaron que las empresas que están cumpliendo el paro son Flecha Bus, Urquiza, Chevallier, Empresa Argentina, Via Bariloche, Tigre Iguazú, San José y Pullman.

En tanto, las empresas El Tata Rápido y Micro _que realizan el servicio entre Rosario y la ciudad de Santa Fe_ salen con normalidad, mientras que la compañía El Rosarino también cumple normalmente con todos sus servicios entre Rosario y Buenos Aires.

Fernández aseguró que la medida de fuerza que decretaron desde las 0 hora del viernes solo afectaba a tres empresas, y acusó a los "grupos empresarios grandes" de paralizar el resto de los servicios para negociar con el gobierno. "No es un paro. Decidimos parar tres empresas hasta el martes: Flechabus, Vía Bariloche y San José. El martes, si no cumplían, pararíamos dos o tres empresas más. Pero esta mañana (por ayer), los grupos empresarios grandes cerraron la puerta y no dejan salir a nadie. En definitiva, es un paro patronal", aseveró el dirigente.

El sindicalista dijo que los transportistas "están buscando una solución económica con el gobierno" pero advirtió que "antes, tienen que cumplir la ley", en referencia a la resolución del Ministerio de Trabajo que dispuso un incremento salarial del 21 por ciento.

"Hace mucho tiempo que venimos diciéndole al Ministerio que los empresarios nos están provocando. Después de cinco meses discutiendo la paritaria, sale la resolución, estábamos esperando que la cumplan y nos encontramos con la sorpresa de que no nos quieren pagar el aumento", añadió.

Fernández, advirtió que "no corresponde" que el Ministerio de Trabajo aplique la conciliación obligatoria en el conflicto. "Porque nosotros no estamos parando, son las empresas las que se niegan a entregar las unidades y prestar servicio y correspondería que la Secretaría de Transporte las intime", dijo Fernández.

desorientados. Los pasajeros anoche en la Terminal Mariano Moreno se encontraron con viajes suspendidos.

Comentarios