Economía
Viernes 17 de Marzo de 2017

El desempleo en el Gran Rosario sigue subiendo y ya afecta a 54 mil personas

En el cuarto trimestre de 2016 la desocupación llegó al 8,6 por ciento en la región y a nivel nacional a 7,6 por ciento. Hubo una baja trimestral por el efecto "desaliento"

La desocupación en el Gran Rosario alcanzó el 8,6 por ciento en el cuarto trimestre de 2016, un nivel casi idéntico al mismo período de 2014, que fue un año de recesión. Por la emergencia estadística, el Indec no difundió los datos del mercado de trabajo correspondientes a los últimos tres meses de 2015, de modo que no se puede realizar una comparación interanual. Pero las cifras disponibles sobre los dos trimestres anteriores mostraron un deterioro de la situación en 2016 respecto del año anterior. Es probable que la tendencia se haya mantenido.

A nivel nacional la desocupación descendió al 7,6 por ciento en el cuarto trimestre de 2016, al mostrar una desaceleración respecto del 8,5 por ciento del tercer trimestre, informó el Indec, aunque aclaró que la baja se produjo porque "menos gente salió a buscar trabajo" y eso hizo caer el índice. Es decir, la baja detectada en el desempleo no fue porque se crearon más empleos sino porque más personas sin ocupación dejaron de buscarlo, lo que se conoce como "efecto desaliento".

El organismo oficial estimó que existen 937 mil personas desocupadas y 1,2 millón con problemas de empleo o subocupada en el país.

Según el informe del mercado de trabajo en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) correspondiente al cuarto trimestre de 2016 difundida ayer por el Indec, el Gran Rosario se encuentra entre los cinco aglomerados con mayor nivel de desempleo. Los tres primeros corresponden a regiones de la provincia de Buenos Aires con alta densidad de población: Mar del Plata (10,6 por ciento), Partidos del Gran Buenos Aires (9,4 por ciento), Bahía Blanca (9,2 por ciento). Luego le sigue Río Cuarto (9,1 por ciento).

Todos estos aglomerados superaron el nivel de desempleo a nivel nacional, que alcanzó en el cuarto trimestre de 2016 un 7,6 por ciento. Esto es 0,9 punto por debajo del tercer trimestre de 2016, pero 0,8 punto por encima del mismo período de 2014, el último cuarto trimestre con datos oficiales disponibles. Cabe recordar que ese año fue de recesión, mientras que el 2015 hubo crecimiento económico, para volver a caer en 2016.

En números absolutos, a diciembre del año pasado la desocupación en la región alcanzó a 54 mil personas, unas 3 mil menos que en el trimestre anterior, aunque en el marco de una población económicamente activa (PEA) que creció en 18 mil personas, para alcanzar las 629 mil.

Lo que relevó el Indec en Rosario fue una tasa de actividad —que informa sobre el porcentaje de la población económicamente activa (PEA) que tiene o busca trabajo— del 48,7 por ciento en el último trimestre de 2016, casi el mismo nivel del mismo lapso de 2014 y presumiblemente similar al período del apagón estadístico. Esto se puede inferir ya que los datos de 2015 para el segundo y tercer trimestres sobre la tasa de actividad no mostraron variación sustancial respecto de los de 2016.

La tasa de empleo —el porcentaje de población ocupada sobre la PEA— fue del 44,6 por ciento en el Gran Rosario en el cuarto trimestre de 2016. Ese nivel fue idéntico al mismo período de 2014, pero si se observa el comportamiento de las comparaciones de los trimestres anteriores (II y III de 2016) respecto de 2015 sobre los cuales no hay datos, las tasas de empleo cayeron, es razonable considerar que podría haber ocurrido lo propio durante el período sin datos.

En el cuarto trimestre de 2016 sumaron 575 mil los ocupados en la región. En la comparación con el tercer trimestre de 2016, es 21 mil más, pero 56 mil menos que en el mismo período del recesivo 2014.

El resto de los datos oficiales muestran que un 13,8 por ciento de los ocupados del Gran Rosario son demandantes de trabajo, lo que indica que pese a tener pleno empleo siguen buscando otra ocupación, lo que muestra un deterioro en el nivel de ingresos o la necesidad de encontrar un trabajo mejor remunerado.

Por otra parte, los subocupados (aquellos que trabajan menos de 35 horas semanales y buscan hacerlo por más tiempo) representan el 8,9 por ciento de la PEA en el Gran Rosario, 0,8 punto por encima del trimestre anterior —que representan unas 6.000 personas más— y con niveles similares al mismo lapso de 2014. Así, si se suman los desocupados y los subocupados, en el Gran Rosario hay 110 mil personas con problemas de empleo.

Comentarios