Economía
Viernes 15 de Septiembre de 2017

El desempleo bajó casi un punto en Rosario aunque sigue en dos dígitos

La ciudad es la tercera con más desempleo. Subió levemente el empleo pero también la subocupación. Empeoró frente al primer trimestre

La tasa de desocupación en el Gran Rosario llegó al 10,8 por ciento en el segundo trimestre del año. Aunque sigue en dos dígitos, bajó casi un punto porcentual respecto del mismo período de 2016. En aquel momento el indicador había batido el récord de la década, con el 11,7 por ciento, que fue el más alto de todo el país. Ahora, con un índice similar al de la crisis de 2009, la ciudad fue superada en el triste ranking por Mar del Plata (11,9 por ciento) y los partidos del Gran Buenos Aires (10,9 por ciento). La otra ciudad con un desempleo superior al 10 por ciento también está en la provincia vecina: La Plata (10,2 por ciento).

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundió ayer los indicadores laborales correspondientes al segundo trimestre del año. A nivel nacional, informó una leve baja de 0,6 punto porcentual respecto de 2016, hasta llegar al 8,7 por ciento de la población económicamente activa (PEA). La contracción del mercado laboral, reflejada en una caída de 0,6 punto porcentual en la tasa de actividad, fue la principal explicación para esta tenue baja. La tasa de empleo, por caso, bajó 0,2 punto.

En el marco de este estancamiento a nivel nacional, la evolución interanual del mercado de trabajo en la región presenta algunas diferencias. La tasa de actividad, que refleja el porcentaje de la población que está empleada o busca empleo, creció levemente de 47,9 por ciento a 48,2 por ciento en un año y se mantuvo como la segunda más alta del país, por detrás de la ciudad de Buenos Aires.

Brotecitos

En este mercado activo, con una fuerte presión de oferta de mano de obra, la tasa de empleo creció 0,7 punto porcentual, hasta llegar al 43 por ciento de la PEA, y la de desempleo se redujo en 0,9 punto. Este movimiento parece acompañar las cifras del Observatorio Laboral del Ministerio de Trabajo de Santa Fe, que dieron cuenta de un leve aumento del empleo registrado en el segundo trimestre.

Esta evolución se explica fundamentalmente por la construcción, sobre todo la obra pública. A la ejecución del presupuesto de la provincia y la municipalidad, que arrancó fuerte en 2016, se sumó en los últimos meses algún aporte de la Nación, que había frenado los gastos de capital durante el año pasado.

Pero la suba de un punto en la tasa de subocupación, es decir el porcentaje de empleados que trabaja menos de 35 horas semanales, permite inferir la precariedad de los nuevos empleos y el deterioro de la calidad de los viejos.

La era del desempleo

Estos movimientos se dan en un contexto que parece cristalizar un deterioro del mercado de trabajo en los últimos veinte meses. En junio de 2015 la tasa de desempleo del Gran Rosario fue del 8,3 por ciento. Un año después saltó al 11,7 por ciento, la mayor desde 2006 y la más alta del país. Un año después, bajó menos de un punto hasta el mismo nivel de junio de 2009, en plena crisis internacional. Es más, si se comparan el primer y segundo trimestres de 2017, la tasa de desempleo subió 0,5 punto porcentual, hasta 10,8 por ciento.

En números absolutos, las cifras del Indec correspondientes al segundo trimestre del año muestran que en un año 8 mil personas se sumaron al mercado laboral, que absorbió esa presión y además creó nuevos empleos, sumando 12 mil ocupados. Por eso, hay 4 mil desocupados menos. Pero también hay 7 mil subocupados más, lo cual llama la atención sobre la calidad de los puestos de trabajo.

A nivel nacional, hay 1.088.000 personas desocupadas y 1.371.000 en condiciones de subocupación, por lo que 2.460.000 personas tienen problemas laborales.

Mar del Plata registró la mayor desocupación, con 11,9 por ciento, y el Gran Resistencia y el distrito de Viedma y Carmen de Patagones tuvieron la menor cantidad de gente sin trabajo, con un 1,6 por ciento. En el conurbano bonaerense el desempleo fue del 10,9 por ciento y bajó 0,3 punto porcentual respecto del 11,2 por ciento registrado en el segundo trimestre del año pasado.

Si se cuenta el salto de la tasa de desempleo que registró La Plata (10,2 por ciento), se concluye que la provincia que gobierna María Eugenia Vidal alberga tres de las cuatro ciudades con mayor tasa de desocupación en el país.

Por debajo de los dos dígitos se ubicaron el conglomerado de Rawson-Trelew, con 9,9 por ciento; Catamarca, con 9,6 por ciento; Córdoba (8,1 por ciento), Salta (7,9 por ciento), Neuquén-Plottier (7,5 por ciento), Bahía Blanca-Cerri (7,5 por ciento), Jujuy-Palpala (7,4 por ciento) y Gran Tucumán-Tafí Viejo (7 por ciento).

Por debajo se ubicaron Río Cuarto, con un 6,9 por ciento; Ushuaia-Río Grande (6,2 por ciento), Comodoro Rivadavia (6 por ciento), Santa Rosa (6 por ciento), Concordia, (5,9 por ciento), San Nicolás-Villa Constitución (5,4 por ciento), Posadas (5,1 por ciento) y el Gran Santa Fe, con el 5,1 por ciento.

Los brotes verdes no derraman

El economista Claudio Lozano afirmó que "los benditos brotes verdes no produjeron efectos en el nivel de empleo, que sigue prácticamente inmóvil", tras conocerse que la tasa de desocupación en el segundo trimestre del año se ubicó en 8,7 por ciento. El coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (Ipypp) advirtió ayer que "el estancamiento del empleo es acompañado por un deterioro de la calidad y el aumento de la informalidad (el subempleo crece), así como por el incremento del desaliento". Por su parte, el economista neoliberal José Luis Espert afirmó que en el país "sobra un millón y medio de empleados públicos".

Comentarios