Economía
Viernes 11 de Agosto de 2017

"El de Cambiemos es un gobierno que tiene pocos resultados para mostrar"

Luis Contigiani | Bío | En la recta final hacia las Paso del domingo, el precandidato a diputado nacional del Frente Progresista redobló sus críticas a la administración de Mauricio Macri.

En el ocaso de la campaña para las Paso del domingo próximo, Luis Contigiani asegura a La Capital que el Frente Progresista (FPCyS) pudo "terciar en la estrategia de Cambiemos de nacionalizar los comicios", poniendo en jaque lo que definió como "bipolarización": una confrontación monopolizada por el macrismo y el peronismo.

Pese a no soslayar la "sobreoferta" política que caracterizó a la previa de las primarias, el precandidato a diputado nacional explicó la clave del logro de la coalición gobernante en Santa Fe. "La del presidente Mauricio Macri es una gestión con pocos resultados para mostrar, en especial en lo económico y social", subrayó el actual ministro de la Producción provincial.

—¿Cuál es la expectativa del FPCyS para el domingo?

—Estamos enfrentando una elección con mucha dispersión, con una sobreoferta de precandidatos que conspiró contra la posibilidad de acercarnos bien a la ciudadanía. El domingo podemos encontrar, dependiendo del nivel de participación de los votantes, incertidumbre para todos. No obstante, las Paso son superadoras como sistema a la interna cerrada de los partidos. Aunque hay que mejorarlas, hacerlas más exigentes. De lo contrario, la abundancia de propuestas las devalúa. Lo cierto es que cumplimos nuestro objetivo de terciar en la estrategia de Cambiemos de nacionalizar los comicios. En Santa Fe está definida y muy clara la voz del Frente Progresista. No han logrado bipolarizar la disputa en la provincia, como se registra en otros distritos. Es más: algunos trazan un análisis crítico sobre la ausencia de ese fenómeno en nuestro territorio. Ocurre que existe un gobierno del FPCyS con mucha presencia y discurso propio que capta lo mejor de Santa Fe. Además, debemos tener en cuenta que las Paso ordenan y hay una gran tradición respecto de que los resultados de las primarias no se repiten en las finales.

—El gobernador Miguel Lifschitz habló de una "mayoría silenciosa" que rechaza las políticas de Macri. ¿Comparte esa definición?

—Si en esta elección sumamos el voto crítico al gobierno nacional proveniente de todos los frentes, habrá una mayoría silenciosa que no está de acuerdo con sus iniciativas. Pese a que está fragmentada, el lunes, cuando juntemos esos pedazos en los que cada uno tiene su mirada crítica sobre lo que Cambiemos representa, nos encontraremos con una mayoría muy importante de santafesinos.

—A su entender, ¿cuál fue la clave para romper esa "bipolarización"?

—Venimos planteando que Cambiemos tiene una gran dificultad: es un gobierno con pocos resultados para mostrar, en especial en lo económico y social. Por eso la estrategia del macrismo de nacionalizar la campaña, de ir al esquema de bipolarización. Tiene que ver con una necesidad de ellos, más que con otra cosa, y hacen un juego de pinzas sobre Santa Fe, prensándonos desde esos dos lugares. Pero no lo lograrán porque la provincia es una verdadera alternativa. El Frente Progresista, por lo que representa y por su modelo de gestión, romperá el cerco y no se dejará apretar. Además, representamos las mejores tradiciones políticas: está la mayoría de la UCR, que no baja sus banderas y sigue construyendo a partir del concepto de democracia social, la gente de Lisandro de la Torre (fundador del PDP) y su lucha por el federalismo y la ética pública y el socialismo y su compromiso solidario, entre otros. Virtudes que ninguna de las partes de esta bipolarización representa, como la ausencia de corrupción y un Estado que es palanca para el desarrollo. Es más: estamos convencidos de que saldremos fortalecidos y seremos una plataforma para construir una nueva mayoría a nivel país en los próximos años, un proyecto que equilibre el sistema y plantee una alternancia.

—Todo indica que, una vez más, el bolsillo será un factor determinante del voto...

—Puede ser un factor determinante. Es mitad de año, la situación está difícil, se vuelve a disparar la inflación en alimentos y la política cambiaria genera muchas dudas y desconfianza. Además, esto conspira contra la reactivación económica de la mayoría de los argentinos que transita su vida en el mercado interno. También sigue el problema de las importaciones, la caída de las ventas en los comercios y el aumento, vía tarifas, de los costos operativos. Es algo que se manifestará en la elección, aunque habrá que ver la magnitud. Pero es verdad que no le encontraron la vuelta, demostraron la ausencia de un proyecto de país y fueron a buscar al pasado recetas que ya no funcionan. Santa Fe va por un camino diferente: desarrollamos políticas contracíclicas, invertimos en derechos de salud y educativos y el Estado actúa como palanca de desarrollo económico. También intervenimos en 170 conflictos laborales, 146 en lo que va del año.

—¿Y cómo continuará Santa Fe en función de esa colisión de proyectos?

—Es interesante, porque es la cornisa del federalismo. En algún punto, tenemos un techo y necesitamos dar un paso clave respecto del desarrollo y el cambio estructural. Pero no lo podemos hacer porque no se define el modelo. El centralismo porteño está cada vez más reforzado y acapara recursos públicos en detrimento de las provincias.

—En paralelo, el macrismo santafesino confía en imponer el cambio en la provincia...

—Insisto: hay una mayoría silenciosa, aunque fragmentada, que indica lo contrario. Además, tenemos la convicción de que el FPCyS ganará la generales de octubre y expresará a ese sector que está en contra de un proyecto que refuerza el centralismo porteño y que refleja serias dificultades en el presente.

—Al final, fue imposible saltear la grieta con un sector del radicalismo santafesino...

—La mayoría de la UCR está en el Frente Progresista: senadores, diputados, intendentes y presidentes comunales. Hablamos de la gran estructura del radicalismo. Una minoría, que es la ciudad de Santa Fe más algunos otros apoyos puntuales, se fue a Cambiemos. No hay una relación de fuerza similar y ocurre que esa minoría tiene al intendente de la capital provincial y titular de la UCR nacional, José Corral, a quien vi muy nervioso en estos días. Está preocupado e hizo una campaña negativa sobre Emilio Jatón, nuestro precandidato a concejal en la ciudad de Santa Fe, e intentó obrar en igual sentido conmigo. Permanentemente buscó la publicidad negativa o el descrédito, algo propio de una persona que está sumamente preocupada.

objetivo. Luis Contigiani convoca a plantarse frente al "centralismo porteño".

"Saldremos fortalecidos y seremos una plataforma para construir una nueva mayoría en la Argentina en los próximos años"

Comentarios