Economía
Domingo 21 de Mayo de 2017

Economía, más allá de frases cool

En su libro "Economatrix", Matías Tombolini busca quitar el velo impuesto por los relatos de los proyectos políticos que gobernaron y gobiernan el país desde 2003.

Un relato basado en números irreales vs. un relato con una mirada naif de la economía donde aparece la elección de pelearse con el pasado porque no hay presente para mostrar. En su libro "Economatrix", Matías Tombolini busca quitar el velo impuesto por los relatos de los proyectos políticos que gobernaron y gobiernan el país desde 2003. Además, de forma clara, el autor presenta números antes que sensaciones y evalúa el desempeño de variables concretas de la vida cotidiana, como el dólar, el plazo fijo o la inflación.

También, sin renunciar al desafío de formular ideas, Tombolini también comparte su visión sobre los retos del país en el futuro cercano y el mejor modo de enfrentarlos. El objetivo es encontrar caminos que se aparten de las soluciones coyunturales y converjan hacia senderos de desarrollo sustentable en el tiempo. El libro pretende contribuir con una mirada abarcadora de los períodos más recientes de la economía para pensar los escenarios posibles del mañana.

Durante su paso por Rosario para presentar su último libro, Tombolini explicó que el desafío de "Economatrix" es "repasar los hechos más que los relatos, ver qué sucedió con el gobierno kirchnerista y qué pasa ahora".

"Poniendo en perspectiva, un país que estuvo entre las diez potencias más grande del mundo el siglo pasado, si decís que iba a estar en el puesto 50 nadie lo hubiera creído. Hay que tratar de retomar el protagonismo que tuvimos, aplicando las recetas que por más de 70 años no funcionaron seguro no", indicó el licenciado en economía y magíster en relaciones económicas internacionales.

"Economatrix" inicialmente repasa el estado de las variables a lo largo de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, al tiempo que recorre las características que presentó la economía en la región y el mundo. El objetivo aquí será brindar un contexto en el que se puedan identificar rápidamente desde los movimientos políticos hasta los agregados económicos que les dieron forma a los primeros quince años del siglo XXI. El texto sobre esta etapa busca tener cierto aspecto enciclopédico, en el que la exhibición de datos y la forma de contarlos faciliten su comprensión e incluso permitan una relectura de la obra como material de consulta con relación al período mencionado.

La era K

Tombolini centró la mirada sobre el pasado más cercano y habló de la era kirchnerista. "El siglo XXI arranca con un mismo signo político, pero el gobierno de Néstor fue uno y tuvo tipo de cambio competitivo, superávit comercial y fiscal, y después hubo un quiebre que cambio esos valores, que nos puso con déficit fiscal, comercial y otro tipo de cambio. Abordamos mitos como por ejemplo de que el dólar fue una buena inversión. En la era K fue mala inversión al igual que el plazo fijo, frente a alternativas de bonos y acciones con rendimientos superiores a la inflación", precisó.

Tombolini analizó la etapa pasada y consideró que "el gobierno anterior entró en un lugar que dejó de contar la realidad y se metió en un relato que inventaba la realidad, que nos mentía".

"Con un Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censos) que muchas veces no relevaba la realidad quedamos con un relato que no contaba lo que pasaba", puntualizó el profesor de economía en la UBA.

En la segunda parte del libro el lector se encuentra con diferentes escenarios sobre lo que ocurre hoy. El principal objetivo aquí es ofrecer una mirada general desde la política y la economía, más un conjunto de estrategias que permitan cursos de acción compatibles con un desarrollo sostenible, detalla Tombolini en su prólogo.

Haciendo énfasis más en el presente y en el giro que tuvo el país a partir de la gestión de Mauricio Macri, Tombolini recordó los casos de Colombia, Chile e Israel donde se llevaron adelante procesos para bajar la inflación "sin sacrificar tanto la actividad económica como parece haber elegido la Argentina en el presente".

La mirada actual

"En la medida que la actividad no tome temperatura se podría hacer que la caída de la inflación no sea tan potente. El gobierno actual tiene un relato, como lo tienen todos, no se vale de la mentira pero fuerza cierta mirada naif de que la economía está creciendo, algo que sucede pero a velocidades distintas según el sector que se mire. Tiene la idea de que la inflación no fue el número del año pasado, una realidad que no es. Tiene mucho más de explicativo que descriptivo y aparece la elección de pelearse con el pasado porque no hay presente para mostrar", indicó.

El autor también contó que el libro tiene una tercera parte que es más reflexivo y se enfoca en la economía que se viene. "Abordo la revolución institucional necesaria para que un país se desarrolle y esto tiene que ver con discutir ideas y no personas. Es difícil si los dirigentes miran la próxima elección permanentemente. Hay que pensar más allá de las frases que suenen cool, de los eslogan en las redes sociales", enfatizó al tiempo que aseguró que "parece que fuera un atajo: dejame llegar a octubre que después vienen las inversiones".

Es por eso que Tombolini planteó que el camino sería "llamar un diálogo que permita reconocer la existencia del que piensa distinto y buscar soluciones que integren al que piensa de modo diferente".

Para demostrar que es posible esa salida, recordó que en la Europa de posguerra seguramente no todos los países pensaban igual pero se sentaron y establecieron las bases de un nuevo comienzo.

"El diálogo lo tienen que dar Mauricio y Cristina. Un dialogo superador, generoso, que piense en la Argentina del futuro pero ni Macri, ni Cristina, ni Masa, ni Randazzo, ni Urtubey piensan el país a 20 años. Hoy tienen en agenda el porotero de ver qué pasa en la próxima elección", subrayó.

La tercera parte tiene como meta describir los diferentes futuros asequibles y subrayar la idea de que pensar el futuro como prolongación del presente es parcialmente incorrecto, a la luz de lo sucedido en los últimos ciento cincuenta años. El rol de la innovación y la importancia de comprender el fenómeno de excepcionalidad que vive la raza humana son elementos determinantes para desafiarnos en términos de lo que viene, que necesariamente genera toma de posición y sobre lo cual no hay más consenso que el disenso de las voces que se oyen al respecto.

El economista se enfocó en que Argentina presenta riesgos a futuros porque no discute temas fundamentales como por ejemplo el nuevo tipo de trabajo, donde habrá un trabajo con menos trabajadores, ni la educación. "Se requiere algo más que lo que dice el ministro de Educación. Tenemos niños que no comen, pobres. Y se tiene que integrar a la discusión sindical, que integre a todos y no lo que los expulse. Eso significa aceptar las miserias de otros, como se hace en una familia, entendiendo que hay diferencias", destacó Tombolini, quien aseguró que "hay que ir a un lugar que no necesariamente tiene que ser cómodo".

Tal vez un tanto desencantado de la realidad política económica que vive el país, pero sin perder las esperanzas, Tombolini sostuvo: "Siempre son los mismos 20 tipos que saltan de un partido a otro, todos estuvieron con todos, y el país sigue sin poder sentarse a discutir un sueño común que nos integre, no que nos excluya".

Comentarios