Economía
Viernes 30 de Diciembre de 2016

Derrotero de una causa de alta tensión política

La causa reabierta ayer por la Cámara de Casación Penal tuvo un derrotero de casi dos años en los que fue un par de veces archivada por el juez Daniel Rafecas, en una decisión compartida en ambas oportunidades por la Cámara Federal y el fiscal ante la Casación, Javier De Luca.

La causa reabierta ayer por la Cámara de Casación Penal tuvo un derrotero de casi dos años en los que fue un par de veces archivada por el juez Daniel Rafecas, en una decisión compartida en ambas oportunidades por la Cámara Federal y el fiscal ante la Casación, Javier De Luca.

El 14 de enero del 2015 el fiscal Albero Nisman, titular de la Unidad Fiscal de la Amia, presentó la denuncia ante el Juzgado Federal Nº4, a cargo de Ariel Lijo, encargado de las irregularidades en la investigación de la causa Amia.

Cuatro días después, Nisman fue hallado muerto en su departamento de Puerto Madero.

Rafecas, reemplazado por Lijo, se declaró incompetente y elevó el expediente a la Cámara Federal, pero en febrero de ese año el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzún, resolvió que el primero debería investigar la denuncia de Nisman.

El fiscal Gerardo Pollicita firmó un requerimiento para que se tomaran 49 medidas de prueba e imputó a los acusados por encubrimiento de los iraníes, encabezados por Cristina Fernández de Kirchner.

Tras la imputación de Pollicita a los acusados, Rafecas desestimó la denuncia por "inexistencia de delito".

El fiscal apeló el fallo pero la Cámara Federal, integrada por Eduardo Farah, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler, rechazó la apelación por dos votos contra uno.

Luego, el fiscal federal Germán Moldes apeló la decisión de la Cámara Federal y entregó un escrito a la Cámara de Casación para que se revisara el fallo, pero el fiscal ante la Cámara de Casación Javier De Luca entendió que los hechos de la denuncia no configuran un delito y se pronunció por desecharla.

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por Gustavo Hornos, Ana María Figueroa y Luis María Cabral, cerró formalmente la denuncia de Nisman al desestimar la apelación de Moldes.

El 1º de agosto de este año familiares de víctimas del ataque a la Amia se presentaron ante Bonadio para que los aceptara como querellantes en una causa que investiga a Cristina Kirchner y al ex canciller Héctor Timerman por supuesta traición a la patria.

Comentarios