Economía
Jueves 09 de Marzo de 2017

Daer admite internas en la central obrera

El secretario general de la CGT Héctor Daer reconoció ayer las diferencias políticas que existen dentro de la central obrera al señalar que están los que "quieren dialogar más y otros que quieren ser más belicosos, pero aclaró que hay "un marco de unidad que no se va a romper".

El secretario general de la CGT Héctor Daer reconoció ayer las diferencias políticas que existen dentro de la central obrera al señalar que están los que "quieren dialogar más y otros que quieren ser más belicosos, pero aclaró que hay "un marco de unidad que no se va a romper".

Daer se pronunció así tras el escándalo desatado en el final de la marcha de la CGT del martes, donde los jefes sindicales no le pusieron fecha definitiva al paro y debieron retirarse en medio de empujones e insultos de sectores que los gremialistas vincularon al kirchnerismo y a organizaciones de izquierda que se sumaron a la movilización.

Daer subrayó en declaraciones radiales que los sindicatos que integran la central obrera "asumen una sola estrategia", aunque admitió que "por supuesto habrá quienes quieren dialogar más y otros que quieren ser más belicosos, tener una ruptura más abrupta".

"Pero tenemos un marco de unidad de la CGT que no se va a romper", remarcó Daer, quien criticó el "escenario de violencia y vandalismo" que generaron "grupos muy minúsculos que no pertenecían a organizaciones sindicales".

En ese sentido, resaltó que "hubo una movilización impresionante, totalmente disciplinada en las columnas del movimiento obrero que sabían a qué venían porque fue fruto de un debate que se dio en el seno de la CGT".

"Después aparecen grupos no sindicales con una manifiesta intención de querer imponer una estrategia determinada a la CGT", lamentó.

Por su parte, el secretario adjunto del Sindicato de Choferes de Camiones, Pablo Moyano, afirmó que los incidentes tras la movilización de la CGT se produjeron por "200 muchachos kirchneristas que se hacen los Rambo".

Consideró además que fue "un error abrirles el juego a los intendentes y a los movimientos sociales kirchneristas", a la vez que reconoció que "por supuesto hay bronca" dentro de la central obrera.

"A nosotros no nos van a venir a correr 200 muchachos, ni los de la línea 60, ni los remiseros de Ezeiza, ni estos muchachos kirchneristas que se hacen los Rambo, cuando fue su gobierno el que más precarizó a los trabajadores", subrayó el hijo de Hugo Moyano.

Y sobre la huelga agregó: "El que para el país es la CGT. ¿Quién lo va a parar? ¿La línea 60, los remiseros de Ezeiza o los intendentes kirchneristas? El que para el país es la CGT y la fecha la va a poner la CGT".

Comentarios