Economía
Martes 27 de Junio de 2017

Con ocupación de fábricas y más despidos, crecen los conflictos laborales

Los obreros de Pepsico tomaron la planta para pelear contra 600 despidos. Hubo cesantías en una gráfica y hay alerta en la Uocra de Zárate

La conflictividad laboral por despidos y reducciones salariales no cesa. Mientras los empleados de Pepsico tomaron la planta fabril de Florida, Buenos Aires, para resistir el despido de 600 obreras, el sindicato de la construcción de Zárate denunció que desde el viernes quedarán cesantes 637 obreros contratados para realizar obras en el complejo nuclear de Atucha. Además, la empresa Fangraf, ubicada en el barrio porteño de Floresta, despidió a sus 25 trabajadores de sin previo aviso.

En las últimas semanas, se desató una nueva ola de despidos en empresas metalúrgicas, textiles, químicas, gráficas y de la alimentación, entre otras.

En el caso de Pepsico, que decidió cerrar la planta de producción de snacks en la localidad bonaerense de Florida, la decisión fue despedir a 600 trabajadores. Los obreros decidieron tomar desde ayer la fábrica para defender los puestos de trabajo. Como es su reacción habitual, el gobierno saturó la zona de gendarmes y policías.

Los trabajadores recibieron el apoyo del gremio de Camioneros para bloquear esta semana una empresa logística donde se distribuyen los productos de la multinacional.

En Zárate, mientras tanto, un total de 637 contratos de trabajadores de la construcción y mantenimiento cesarán el viernes de trabajar en el complejo nuclear Atucha, en Zárate. El anuncio fue realizado por el presidente de la empresa Nucleoeléctrica Argentina SA (Nasa), Omar Semmoloni, al secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) de esa localidad, Julio González.

Los trabajadores que pasarán a estar desempleados se vienen desempeñando en obras complementarias a la central nuclear.

En la ciudad de Buenos Aires, la gráfica Fangraf, despidió a sus 25 trabajadores de sin previo aviso. "Llegamos y nos encontramos con las puertas cerradas", contó Laura, una de las obreras.

En Tierra del Fuego, la seccional Río Grande de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) comenzó un plan de lucha con medidas progresivas, que arrancaron con 15 minutos de paro por hora. Luego, habrá un paro de 48 horas programado para el 4 y 5 de julio. Oscar Martínez, líder del gremio, dijo que las empresas electrónicas presionan para producir con "menores salarios, mayor esfuerzo de los trabajadores y peores condiciones laborales".

Por otra parte, la Federación de Industrias Textiles Argentinas (Fita) denunció ayer en un informe que más de 50 mil trabajadores textiles fueron suspendidos entre el año pasado y el primer trimestre de 2017. Y enfatizó que el nivel de desocupación en el sector alcanza ya los dos dígitos en el Gran Buenos Aires, Catamarca, Mar del Plata y Rosario.

Comentarios