Economía
Jueves 27 de Julio de 2017

Caló dijo que se perdieron 30 mil empleos metalúrgicos y criticó las importaciones

El secretario general de la UOM estuvo en Rosario. Dijo que los gremios no permitirán que avance una reforma laboral como la de Brasil

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, denunció que el sector perdió 30 mil puestos de trabajo en los últimos dos años y aseguró que la importación indiscriminada de productos está arrasando con las industrias del rubro. También alertó que los sindicatos tradicionale no permitirán que se avance en Argentina con una reforma laboral similar a la votada en Brasil, porque "significa volver a los años 30". Igual, dejó abierta la posibilidad de negociar modificaciones al régimen laboral "que no afecten los derechos adquiridos".

El ex secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) participó ayer de una reunión en la sede local del gremio junto a los dirigentes de todas las secciones de la UOM en Santa Fe. El desembarco tuvo un motivo político: apoyar la lista de precandidatos a diputado nacional que integra el titular del gremio en Rosario, Antonio Donello. Pero la crisis que golpea a la actividad estuvo también en la agenda.

"La situación está difícil, en marzo, abril y mayo hubo un statu quo sin suspensiones ni despidos, pero en este mes volvimos a ver cesantías por goteo y cierre de fábricas chicas", señaló Caló.

Culpó a las importaciones por la situación. "A los metalúrgicos nos matan, es el gremio que más sufrió con este plan económico".

Caló rechazó las críticas por la pasividad de la Confederación General del Trabajo (CGT), que, dijo, "se comportó como la sociedad quería". Esto sería que le dio al gobierno "el tiempo que necesita toda nueva administración" y apostó al diálogo, que "se rompió cuando los empresarios incumplieron el pago del bono a fin de año".

Advirtió, en ese sentido, que los gremios no permitirán que avance una reforma laboral como la que se aprobó en Brasil. "A esa ley lo único que le falta es darle un látigo a los empresarios para que les peguen a los trabajadores", dijo.

Rioro y Mefro

En el mismo encuentro, el secretario general de la UOM Rosario, Antonio Donello, alertó por la situación de los trabajadores de Rioro. "La empresa tiene mucha soberbia y trata a los trabajadores como si fueran un número", dijo, para advertir: "Vamos a defender hasta último momento los puestos de trabajo".

De hecho, el gremio convocó a una movilización para el 3 de agosto, un día antes de que venza el período de conciliación obligatoria.

También cargó contra el gobierno nacional por el incumplimiento en el pago de los subsidios comprometidos para los trabajadores de Mefro Wheels. "Cuando la empresa anunció el cierre no aparecieron, cuando estuvo todo solucionado vinieron a sacarse la foto y prometieron un subsidio, y luego no cumplieron", criticó Donello.

Pablo Cerra, apoderado legal de la UOM, pecisó que de 66 mil pesos comprometidos hace unos meses, los trabajadores sólo recibieron 18 mil y "una cuota la semana pasada de 8 mil pesos". A ese incumplimiento, dijo, se sumó otro: la administración nacional comunicó ahora que no cancelará esa deuda a los trabajadores que entren a trabajar en la fábrica que comenzará a operar Cirubon.

Y denunció que "tampoco cumplieron con otra promesa que era la reinstalación de 20 compañeros que no iban a ser tomados por Cirubon y que iban a ser ubicados en empresas que formaban parte del Plan de Transformación Productiva".

Comentarios