Economía
Martes 25 de Marzo de 2008

Cacerolazo en todo el país tras el discurso de Cristina

En distintos puntos de Rosario, Buenos Aires y numerosas localidades del interior del país comenzaron después de las 20 espontáneos  cacerolazos para expresar su disconformidad con la respuesta que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner formulara a los productores y entidades del campo.

En distintos puntos de Rosario, Buenos Aires y numerosas localidades del interior del país comenzaron después de las 20 espontáneos  cacerolazos para expresar su disconformidad con la respuesta que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner formulara a los productores y entidades del campo.

En Buenos Aires, cerca de cinco mil personas se concentran en la Plaza de Mayo poco después de las 22. Mientras tanto, los rosarinos se plegaban a las protestas aproximadamente a las 20.30, tras el encendido discurso de la presidenta. Cuando se escucharon las primeras noticias que llegaban desde Buenos Aires con las protestas, en el centro de Rosario y algunos barrios comenzaron a golpear cacerolas desde balcones de edificios. En las calles, muchos automovilistas hacen sonar sus bocinas para acompañar los reclamos.

La espontánea convocatoria en plaza Pringles, a las 21, sumaba casi un centenar de personas y de a poco se sumaban más manifestantes. También en el Monumento a la Bandera llegaba gente, que poco antes de las 22 ya reunía más de 500 personas y una hora más tarde superaba las tres mil.

Monumento y cacerolas. “Nosotros sembramos y ella cosecha” y “Retenciones no son democracia” eran las dos leyendas que podían leerse en los carteles que desde arriba de un camión y junto a banderas argentinas, los ruralistas hicieron flamear al pie del Monumento a la Bandera.

Pasadas las 9 de la noche, algunos vecinos comenzaron a hacer sonar sus cacerolas desde los balcones y puertas de casas y departamentos. Y sólo media hora bastó para que más de 400 personas se convocaran en la bajada Belgarano y con ollas, palos, jarritos y otros objetos metálicos expresaran su repudio al discurso presidencial, pero también la molestia por la falta de productos y los altos precios que se deben pagar para comprar lácteos o carne.

En el tumulto no sólo había personas vinculadas al negocio agropecuario, sino que también se contaban dueños de granjas, carnicerías y comercios que se definieron como “visiblemente afectados por el desabastecimiento”. Hombres y mujeres de todas las edades, grupos de jóvenes, adolescentes en rollers y hasta algunos turistas se sumaron a la ruidosa protesta.

Poco tiempo después una volanteada encabezada por un grupo de mujeres convocó a una nueva marcha para mañana, a las 18, en Paraguay y Córdoba, para protestar por las retenciones y organizada por la flamante agrupación “Autoconvocados contra las retenciones”.

Si bien el acto espontáneo no contó con oradores, los cantos estuvieron a la orden del día y hasta se animaron al “Si no se va Cristina que quilombo se va armar”.

Debido a la concurrencia, personal de Gendarmería se apostó en la intersección de Córdoba y Juan Manuel de Rosas para desviar el tránsito. Lo mismo sucedía en Belgrano y la rotonda del Monumento.

Si bien la posición que prevalecía de acuerdo a las opiniones recogidas por La Capital On Line era la de respaldo al paro del sector agrario, no faltaron voces que se quejaron del “mal reparto de la riqueza” y que calificaron la tensa situación como la resultante de “un modelo económico basado en los productos que genera el campo”.

En algún momento irrumpieron entre la multitud algunos estandartes partidarios (de agrupaciones de izquierda y la Colación Cívica), pero los propios vecinos pidieron "que la única bandera sea la celeste y blanca".

También en distintas localidades del interior de la provincia de Santa Fe los vecinos salieron espontáneamente a las plaza para hacer escuchar su reclamo.

En todo el país. Los cacerolazos que comenzaron en la zona Norte de la ciudad de Buenos Aires y en la Plaza de Mayo comenzaron a extenderse hacia otras zonas, como Almagro,  Villa Crespo y Caballito.

En distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires comenzaron  después de las 20 golpes de cacerolas y bocinazos por parte de  personas que expresan su disconformidad con la respuesta que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner formulara a los productores y  entidades del campo.

Cerca de cinco mil personas se concentraron en la Plaza de Mayo, en tanto voceros del piquetero Luis D'Elía dijeron que se estaban concentrando en la avenida 9 de Julio para dirigirse hacia ese lugar. También se registran cortes de calle en diferentes barrios de la ciudad, mientras otras personas se manifestaban desde los balcones.

En tanto, en Córdoba, pasadas las 20.30 se registraron diferentes manifestaciones en Arroyito y Villa María, mientras que había otras convocatorias en Villa Allende, San Francisco, Río Tercero, Marcos Juárez, Jesús María y Río Cuarto.

Continúan además las protestas con cortes totales de ruta en Villa María, Río Cuarto y San Francisco.

Otras medidas hubo en Juárez Celman, Sinsacate, Río Primero,  Bell Ville, Monte Cristo, Oncativo, Marcos Juárez, Vicuña Mackena,  Canals, Laboulaye, Las Varillas, Brinkman y La Francia.

Comentarios