Economía
Sábado 03 de Junio de 2017

Cabrera dijo que las inversiones no llegan al país porque falta rentabilidad

El ministro nacional de Producción señaló que es necesario "bajar el costo de la energía". El titular de la UIA pidió fortalecer el mercado interno.

El ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, admitió ayer que las inversiones "no llegan" al país porque "la rentabilidad no es la esperada respecto del riesgo" asumido.

"La Argentina necesita inversiones, y una de las razones por las que no llegan es porque la rentabilidad no es la esperada respecto del riesgo", sostuvo el funcionario nacional.

La demora en la reactivación del consumo lleva al gobierno a seguir corriendo el arco con la promesa cada vez menos creíble de "brotes verdes" y la "lluvia de inversiones", y ahora sostiene que los capitales fluyen poco hacia estas tierras porque la rentabilidad de los negocios es baja.

El equipo económico atraviesa severas dificultades para poner en marcha el aparato productivo, en parte porque el contexto mundial sigue siendo reacio a volcar sus capitales en países "fronterizos" como la Argentina.

Al disertar en el Foro Argentina-Unión Europea, Cabrera señaló que para impulsar las inversiones, la Argentina tiene que "bajar el costo de la energía y mejorar la infraestructura para reducir los costos logísticos".

También afirmó que es necesaria una "reforma tributaria, porque la presión tributaria es alta y tenemos impuestos distorsivos".

No obstante, destacó: "Trabajamos por el acceso al financiamiento y firmamos acuerdos para mejorar la competitividad de distintos sectores, como el energético, vehículos, motos, construcción y textil".

Para el ministro, la "integración al mundo" de la Argentina es "para ser ganadores" a partir de un incremento de las inversiones.

Aclaró que "el gobierno no es aperturista", y destacó: "Buscamos una integración inteligente con el mundo. Nuestra perspectiva no es abrirnos para ser perdedores, sino para que nuestras empresas sean ganadoras".

"La Argentina ha estado aislada del mundo durante mucho tiempo, fuera de las regulaciones del comercio internacional. La situación que vivimos hasta 2015 dejó 30 por ciento de pobreza. Pero desde 2016 estamos normalizando la economía", enfatizó.

Por otra parte, Cabrera destacó la eliminación de los aranceles para la importación de computadoras, al evaluar que esa medida "mejora el acceso a la tecnología e incrementa la productividad".

También subrayó la "defensa de la competencia, para evitar posiciones dominantes y para que las pymes, que son las que pueden dar respuesta al empleo, puedan crecer".

Estamos mal, vamos bien

Por su parte, el flamante presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, admitió ayer que está "complicado" el arranque de la economía y aseguró que "la producción baja porque retrocede el consumo".

Consultado sobre el estado de la economía, Acevedo dijo que lo ve "complicado" y agregó que "la UIA tiene muchos sectores que todavía no arrancan, y esa es una de las complicaciones".

Sobre la suba de precios, Acevedo consideró que "es posible tener una inflación del 17 por ciento y debe ser realizable" y añadió que "no podemos tener medias tintas en ese tema".

"El gobierno tomó una medida a través de pautas monetarias produciendo en algunos sectores recesión, pero la idea es que baje la inflación", afirmó.

Expectativas

De acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central entre 54 consultoras y analistas de la city, la inflación esperada para 2017 se elevó del 21 al 21,6 por ciento. En tanto que la pauta de crecimiento también se redujo al 2,6 por ciento.

Por otra parte, las consultoras Economía & Regiones (E&R) informaron ayer sus mediciones sobre la inflación de mayo: 1,7 por ciento en ambos casos. E&R añadió que la "inflación núcleo" cerró en 2,1 por ciento.

El titular de la UIA admitió ayer que el dólar está retrasado y señaló que los sectores más afectados resultan la industria y las economías regionales.

"Lo que necesita una industria fuerte es un mercado fuerte, y eso es lo que no estamos viendo ahora, la producción baja porque baja el consumo", subrayó.

Al ser consultado sobre la frase que se pronunciaba en los 90 de "estamos mal pero vamos bien", Acevedo afirmó que se "aplica" a la situación actual. Sobre el mercado laboral, sostuvo que "se ha empezado a recuperar" levemente.

preocupado. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, reconoció que las inversiones no llegan.

La empresa estadounidense Nitron, la segunda comercializadora de fertilizantes a nivel mundial, invertirá u$s 40 millones en los próximos cinco años en la zona franca de Villa Constitución, en la provincia de Santa Fe, junto al argentino Grupo PTP.

"El cambio de política producido por el gobierno actual de Argentina generó una mejora importante para el campo, que se tradujo en una fuerte perspectiva de crecimiento para la producción de granos y el uso de fertilizantes para la misma", destacó el presidente de Nitron, Javier Urrutia.

Este anuncio se convierte en la primera inversión norteamericana que se formaliza tras la visita del presidente Mauricio Macri a su par estadounidense, Donald Trump, en abril último. La compañía, con sede en Connecticut y ventas anuales por u$s 2.300 millones, firmó un acuerdo con PTP, que opera la zona franca de Villa Constitución, para desembarcar en territorio santafesino.

□Al respecto, el presidente de PTP, Guillermo Misiano, señaló que "el desembolso de u$s 40 millones se usará para darle a la zona franca capacidad de almacenamiento de 150.000 toneladas de fertilizantes sólidos y 60.000 de líquidos".

Estimó que "en el primer año de operación, la zona franca moverá un volumen de 100.000 toneladas de fertilizantes, por u$s 40 millones".

La zona franca santafesina fue concesionada a la UTE que encabeza PTP por un plazo de 30 años, con una opción a 10 más que puede definir la provincia de Santa Fe. Si bien en 1907 se dictó la ley que autorizaba dos zonas francas a nivel nacional, una en la ciudad de La Plata y la otra en la provincia de Santa Fe, recién en 1992 se determinó que la santafesina estaría ubicada en Villa Constitución, ciudad golpeada en ese entonces por una fuerte desocupación.

Sin embargo, hubo que esperar hasta el 2000 para que se creara el Ente Zona Franca Santafesina y poner en marcha la iniciativa. Después vino la crisis de 2001, nuevamente la demora se extendió hasta 2006, cuando se licitaron las obras. Pero surgió un conflicto con las tierras que por entonces se adjudicaban a la zona franca, ya que estaban en litigio, debiendo buscarse nuevos terrenos.

En 2007, ahora sobre terrenos que pertenecieron a Acíndar, se llamó a otra licitación, que quedó desierta por errores en los pliegos. En 2008 se preparó un nuevo pliego licitatorio y empezaron las obras, pero restaba que la Nación avalara la iniciativa publicándola en el Boletín Oficial. Entre 2010 y 2011 se licitó la concesión y se adjudicó la zona franca a PTP. En 2013 se firmó el acta de inicio de concesión.

Comentarios