Economía
Sábado 18 de Marzo de 2017

Bancos y comercios acordaron bajar las comisiones de las tarjetas de crédito

La medida será gradual e impactará en el sector comercial, ya que involucra a los aranceles que se les cobra a los negocios por el uso de los plásticos.

Las empresas emisoras de tarjetas de crédito, bancos y el comercio minorista firmaron ayer un acuerdo para rebajar en forma progresiva las comisiones que pagan los comerciantes, en un proceso que se extenderá por cuatro años. La decisión se rubricó en el Ministerio de Producción, oportunidad en la cual el titular de esa cartera, Francisco Cabrera, destacó "el diálogo y el respeto de la ley como el mejor camino para mejorar la vida de la gente".

El convenio establece que a partir de abril la comisión pasará de 3 por ciento a 2,5 por ciento en el caso de las tarjetas de crédito y a 1,2 por ciento en las de débito. El pacto se extiende por cuatro años para cerrar en 1,8 por ciento de comisión para las tarjetas de crédito en 2021 y de 0,8 por ciento para las de débito.

Cabrera señaló que en forma paralela se seguirá debatiendo en el Congreso nacional una reforma más amplia de la ley de tarjetas de crédito.

El funcionario también ratificó la vigencia del programa Precios Transparentes, una iniciativa que desde su implementación frenó la compra con plásticos y contribuyó a desacelerar el consumo.

Una ley frenada

Este acuerdo entre privados avalado por el gobierno establece menos beneficios que la ley que está en debate en el Congreso, no sólo respecto de los aranceles que paga el comercio minorista, sino además porque no contempla ningún aspecto vinculado con los usuarios.

En septiembre del año pasado el senador Alfredo Luenzo (Chubut) impulsó un proyecto que obtuvo la media sanción por unanimidad, pero fue desestimado en la Cámara baja, donde el oficialismo se alzó con un dictamen propio y distinto. Luego de la nueva media sanción, en Diputados, la Cámara alta rechazó tratar esa propuesta.

El legislador insistió y en los últimos días volvió a presentar otra iniciativa que establece diferenciaciones en los porcentajes de comisiones para operaciones con tarjeta de crédito y débito que involucran a las pymes y también fijar, en resguardo de los usuarios, que no podrá incorporarse a la base de cálculo utilizada para establecer las comisiones los impuestos que no formen parte del precio de venta ni tampoco en los intereses de financiación y los impuestos asociados.

La iniciativa aún no fue tratada por la Cámara alta.

Los beneficiados

Ayer, en conferencia de prensa, Cabrera indicó que el mayor beneficiario de este acuerdo será el sector comercial y advirtió que "no hay expectativas de una baja en los precios de venta al público".

Nos dijeron que la inflación se arreglaba con gritos y a los consumidores se los defendía con gestos violentos. El resultado: 700 por ciento de inflación y consumidores indefensos. El cambio es hacer cumplir la ley: iguales oportunidades y responsabilidades para todos, sin privilegios", aseguró el funcionario.

Esta rebaja "representa un ahorro de 5.000 millones de pesos anuales para los comercios", destacó Cabrera.

Por parte del sector comercial firmaron Jorge Di Fiori, de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), y Osvaldo Cornide, de Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came). En representación del sector financiero suscribieron el convenio representantes de Prisma, First Data, Cabal, Tarjeta Naranja, Italcred y Tarshop.

Di Fiori consideró a este acuerdo como "el primer paso que le interesa a la sociedad en su conjunto, tanto al consumidor como a los comercios y los bancos".

"Digo que es un primer paso porque se acaba de anunciar una segunda etapa en la que Prisma, que era de los bancos titulares de Visa, han resuelto disolverla. Esto va a facilitar la competencia de los bancos. Lo ideal es que cada entidad tenga una tasas de interés distinta a la del otro, según la calificación del titular de la tarjeta", dijo el representante de los comerciantes.

Puso como ejemplo que en los Estados Unidos "una de las tarjetas de las más importantes no sólo no cobra el arancel de renovación anual sino que les devuelve un porcentual de los gastos consumidos en el año. ¡Fíjense que diferencia!", arengó el representante de la CAC.

Desinversión

En este marco, ayer la empresa Prisma, que controla el negocio de las operaciones con tarjetas de débito y crédito, presentó un plan de desinversión ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC).

Prisma es propiedad de 14 bancos y es exclusiva procesadora de la tarjeta Visa, y debido a esta situación había sido cuestionada por su "posición dominante" en el mercado.

El gobierno estima que en dos semanas definirá si aprueba o rechaza la iniciativa presentada por la compañía y luego se habilita un proceso que puede demandar unos 90 días más.

Por otra parte, ayer el secretario de Comercio, Miguel Braun, ratificó la continuidad de los programas Ahora 12 y Ahora 24.

Transparentes o ¿confusos?

El ministro de Producción Francisco Cabrera aseguró que el plan de Precios Transparentes generó confusión en los consumidores y comercios, "trabajaremos para corregirlo, pero también lo ratificamos".

"Aunque haya cambiado el mix de ventas respecto de cuotas, contado o efectivo, nos interesa que la gente tenga acceso a precios más baratos, y lo que se ve es que el precio de los electrodomésticos cayeron un 8 por ciento en promedio. Estamos muy contentos con la medida", enfatizó el funcionario nacional.

Comentarios