Economía
Domingo 16 de Julio de 2017

Asociaciones de inquilinos advierten sobre el fuerte aumento de la morosidad

El Frente de Inquilinos Nacional reclamó desde la ciudad la aprobación del proyecto que cuenta con media sanción del Senado.

El Frente de Inquilinos Nacional expresó su preocupación por el fuerte aumento de la morosidad y de las consultas para rescindir contratos frente a la imposibilidad de hacer frente a los gastos de alquiler, teniendo en cuenta que en la actualidad el 42% del ingreso de una familia está destinado al pago de la vivienda. Además, durante el cuarto plenario nacional que se realizó hace unos días en Rosario se volvió a hacer hincapié en la urgente necesidad de que el proyecto de ley de alquileres que ya cuenta con media sanción en la Cámara de Senadores se trate en Diputados.

Más de 7 millones de argentinos alquilan una casa o departamento para vivir y año tras año padecen las vicisitudes que implica hacerle frente a un contrato de alquiler. Es por eso que los inquilinos autoconvocados de todo el país se unieron y lograron impulsar en el Congreso una ley de alquileres para proteger sus derechos. La iniciativa se encuentra frenado por que los legisladores de Cambiemos quieren introducir modificaciones al proyecto original.

En la previa al plenario, el Frente de Inquilinos Nacional y representantes de organizaciones gremiales, sindicales y de las pequeñas y medianas empresas firmaron un acta acuerdo para impulsar en forma conjunta el proyecto de ley de alquileres y se rubricó un acta compromiso con la idea de realizar una consulta popular en la provincia de Santa Fe con la idea de avanzar en diferentes políticas públicas, con la clara intensión de proteger los derechos de los inquilinos.

Amsafé Rosario, ATE, Empleados de Comercio, Luz y Fuerza y Apyme unieron sus esfuerzos para que se vuelva a tener en cuenta el rol social de la vivienda y se salga de la lógica rentista de la tierra que llevaron a que "hoy un trabajador debe comprometer la mitad de su salario en alquiler, la expulsión de amplios sectores populares de los centros urbanos a las periferias, miles de viviendas ociosas fruto de la especulación inmobiliaria y aumentos constantes de los precios afectando la economía familiar".

Durante el cuarto plenario del Frente de Inquilinos Nacional que se realizó en la sede de la Asociación Empleados de Comercio de Rosario se avanzó en la problemática de los alquileres, con el firme objetivo de contemplar las diversas realidades que se viven en las diferentes regiones y encontrar puntos en común.

Germán Schierff, de la Asociación Platense de Inquilinos, indicó que La Plata "es una ciudad que tiene una universidad con la llegada de muchos chicos del interior" y destacó que "el proceso que atraviesa es de expulsar, ya que muchas veces el valor del precio de los alquileres es similar a los de la ciudad de Buenos Aires, incluso a veces superior".

"La construcción de edificios repercutió en una retracción de la oferta. La ciudad de La Plata está marcada por ese contexto y después por cuestiones muy similares al resto de las ciudades, por aumentos muy fuertes", remarcó el referente de los inquilinos, para quien "la ley de alquileres es nuestra bandera".

Maximiliano Vittar, referente de inquilinos Córdoba, coincidió con la problemática a nivel nacional y como particularidades le suman que son una ciudad que recibe muchos estudiantes y cuenta con un polo industrial fuerte. "La mayor demanda genera muchas situaciones de abuso inmobiliario", apuntó.

Es por eso que en la capital mediterránea elaboraron el proyecto de Defensoría del Inquilino y ya lo presentaron en la legislatura. También realizaron campañas de difusión de los derechos de los inquilinos y brindan orientación jurídica a través de su web. "Como inquilinos no sabemos cuáles son nuestros derechos", precisó.

En ese marco todas las organizaciones del país expresaron su preocupación sobre la dilatación en el tratamiento del proyecto de ley.

"Urge cada vez más, que los inquilinos de todo el país se sumen en la interpelación al poder político y legislativo, exigiendo la ley de alquileres que da solución a los problemas más inmediatos del inquilinato. La ley es necesaria porque da previsibilidad a los inquilinos, reduce los gastos de comisión al extender los contratos a tres años, permite indexaciones anuales cuando hoy se ven semestrales y previstas a través de un índice que promedia la inflación y el coeficiente de variación salarial, impidiendo que los salarios se deprecien en relación al valor del canon locativo", expresaron en las conclusiones del plenario.

Asimismo, sostuvieron que "el modelo actual de locación imperante en el país, regido por los intereses y reglas del mercado inmobiliario, resulta cada vez más expulsivo, no dejando al inquilino otra alternativa, que migrar hacia la periferia". Es que los aumentos de alquileres desproporcionados, los gastos para ingresar a la vivienda cada vez hacen más difícil alquilar y obligan a mudarse a lugares alejados de la vida social, familiar, educativa y laboral.

"Más grave aún, ya detectamos los primeros relatos en primera persona de inquilinos que no pueden seguir pagando su alquiler cayendo en endeudamiento, desesperanza rescisión de contratos o cesación de pagos, perjudicando esto a dos sectores de un pacto locatario, a inquilinos y propietarios", expresaron.

Comentarios