Economía
Viernes 07 de Abril de 2017

Aplicaron el protocolo antipiquete: represión en la autopista Panamericana

Militantes de izquierda y miembros de agrupaciones sociales bloquearon ayer el tránsito en los principales accesos a la Capital Federal, durante el inicio del paro, y hubo incidentes en la autopista Panamericana, donde el gobierno aplicó el protocolo antipiquete al liberar un corte total.

Militantes de izquierda y miembros de agrupaciones sociales bloquearon ayer el tránsito en los principales accesos a la Capital Federal, durante el inicio del paro, y hubo incidentes en la autopista Panamericana, donde el gobierno aplicó el protocolo antipiquete al liberar un corte total.

Producto de la acción de desalojo, implementada por Gendarmería con supervisión en el lugar del secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, hubo seis manifestantes detenidos y otros cuatro heridos.

Uno de los cortes comenzó a las 6 en el puente Pueyrredón, que une la Capital Federal con Avellaneda, donde militantes del Polo Obrero obstruyeron el tránsito frente a una gran cantidad de efectivos. Sin embargo, la subida hacia la ciudad de Buenos Aires estaba liberada.

También hubo bloqueos en Lomas de Zamora, en Haedo y en la autopista Buenos Aires-La Plata. El Movimiento Socialista de los Trabajadores cortó durante dos horas el cruce de las avenidas Corrientes y Callao, en el centro porteño.

El mayor acto de represión a los manifestantes se dio en la autopista Panamericana y ruta 197, en El Talar, partido de Tigre, donde agentes de Gendarmería y varios carros hidrantes dispersaron a los militantes del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que habían cortado la ruta en ambos sentidos.

Allí, Burzaco les advirtió que "no debe haber piquetes totales" en el país y quienes los concreten tienen que hacerse "cargo de que es un delito".

Además, en diálogo con la prensa a un costado de la autovía, dijo que "la orden" que tenía era que "la gente pueda acceder a sus trabajos".

En tanto, en conversación con un canal de noticia, su jefa y ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, alertó: "Si no quieren irse por las buenas, vamos a iniciar el protocolo de acción; el objetivo es que haya caminos alternativos".

Poco antes de las 8.30, las partes consensuaron liberar parcialmente el bloqueo y se concretó, pero a las 9.25 se produjeron incidentes cuando los militantes volvieron a interrumpir el tránsito en forma total.

El choque incluyó pedradas y palazos de los manifestantes, y líneas de agua lanzadas desde carros hidrantes más gases lacrimógenos por parte de los gendarmes.

A las 9.40, los militantes continuaban caminando sobre la Panamericana, pese a que los gendarmes avanzaban con su accionar, el que se vio complicado debido a que manifestantes en automóviles hicieron un piquete frente a los agentes.

Luego, esos vehículos, en cuya mayoría había docentes, fueron rodeados por los gendarmes.

Los maestros, en diálogo con la prensa, advirtieron que "no hay plata para educación, pero sí para represión".

Comentarios