Economía
Domingo 07 de Mayo de 2017

Alimentos, la industria que sale a flote apoyado por el comercio exterior

La tradicional muestra expresó el dinamismo del sector que, apostando al comercio exterior, logra esquivar la crítica situación económica.

La industria de la alimentación de la región exhibe un dinamismo que podría ser la envidia de más de un sector. Inversiones, lanzamiento de nuevos productos y una fuerte ofensiva de comercio exterior, son el leitmotiv que los impulsa en un contexto económico complejo como el de 2017. Durante la décima edición de la Feria Internacional de la Alimentación (Fiar) más de 600 expositores ligados a la cadena industrial de la alimentación apostaron a la innovación y a las rondas de negocios internacionales para atravesar la difícil coyuntura económica.

La expo hasta se convirtió en un festival de lanzamientos de innovaciones y adelantos. Desde el lado de los fabricantes de maquinaria aseguran que la llave para conseguir clientes en tiempos difíciles es convencerlos de que pueden producir más y ahorrar costos modernizando sus equipamiento. Por el lado de los fabricantes de alimentos, la presentación de nuevos productos se exhibió como la salida.

Además, todas las empresas se enfocaron fuertemente en el área de comercio exterior. Tras los cambios en la política económica que dejó atrás algunas restricciones, los empresarios aseguran que las posibilidades son otras.

De las rondas de negocios _organizadas por la Agencia Argentina de Inversión y Comercio Internacional, la Municipalidad de Rosario y el gobierno provincial_ participaron 50 empresas argentinas vinculadas al sector de maquinaria y 80 al rubro alimentos y la presencia de 35 compradores extranjeros le puso color a la edición 2017 de Fiar.

Al mundo

Las rondas de negocios fueron el plato fuerte de la expo que reunió a la cadena industrial de la alimentación de la región. Perú, Colombia, Brasil, Chile, Ecuador, Panamá, Cuba y Costa Rica llegaron a Fiar en busca de maquinaria para el sector y de los más variados productos alimenticios. En esta oportunidad, a diferencia de otros años, los organizadores de las rondas buscaron el desembarco exclusivo de países de América latina.

El representante de la firma NGO de Paraguay contó que llegaron a la muestra en busca de equipos de gastronomía y confirmó que cerraron negocios con la firma Inelro para la compra de congeladores y exhibidores verticales de frío. Aldo Colmán, de NGO, destacó la excelente calidad de los productos argentinos."Teníamos muchas expectativas y encontramos los productos que estábamos buscando", precisó Juan José Monterrosso Juárez de JG Machinery de Guatemala, al tiempo que destacó el acierto de los organizadores de realizar las rondas y también poder ver los productos en la feria.

No obstante, dijo que para cerrar más negocios hay que hacer bien los números ya que los costos son un poco más altos que los productos que importan de otros países.

Dannylo Subía Pinto, director de la oficina comercial de Pro Ecuador en Buenos Aires, planteó que ante las nuevas condiciones del país se pueden aceitar los negocios y dijo que la oferta de su país es complementaria a la producción argentina. "Exportamos cacao, banana, ananá, café y compramos vino, aceitunas, productos de aseo personal y cosméticos", precisó pero también dijo que con el cambio de matriz productiva que atraviesa Ecuador ahora salieron a la búsqueda de maquinaria de la industria de la alimentación.

El stand de la Cámara de Comercio Italiana de Rosario también estuvo muy dinámico. Riccardo Coppola, subdirector de la entidad, contó que hay un fuerte resurgimiento de los negocios con el país europeo. En ese sentido, adelantó que el 8 de mayo llega al país una comitiva de 30 empresas italianas para participar de mesas multisectoriales en busca de negocios en las áreas industria, infraestructura, energía, mecánica y alta tecnología.

Además, a fin de mes desembarcará en Santa Fe una delegación de la región del Fiori y en octubre habrá una misión comercial de empresas santafesinas a Milán para participar de una feria del sector hotelero, pastelero y gastronómico. "Hay mucho interés de las dos partes, de comprar y de vender. De establecer alianzas productivas, que sin duda ahora es más fácil", precisó Coppola.

Negocios y lanzamientos

La panificadora rosarina La Cumbre cerró ventas con Panamá y Costa Rica, que había comenzado a atar durante la participación de una feria en aquel país. Además, la firma rosarina lanzó la nueva línea de cereales para desayunos, tortas, polvo para preparar helado y cacao en polvo "Pura Vida" y sumó muffins, magdalenas y plum cakes bajo la marca La Cumbre.

Martín Castillo, responsable del área de comercio exterior de La Cumbre, explicó que los contactos con Panamá y Costa Rica comenzaron en Expocommerce que se desarrolló en marzo en el país que cuenta con la conexión de navegación interoceánica entre el mar Caribe y el océano Pacífico. "Ahora jugamos de local, pudieron degustar nuestros productos y terminamos de convencer al comprador", contó Castillo quien también mostró su satisfacción porque la semana pasada le confirmaron un nuevo pedido desde Angola, uno de los destinos a los que exportaban y en 2015 se había caído.

Por su parte, la fabricante de maquinarias para elaboración de pastas Rinaudo lanzó una versión de pequeña escala para hacer ñoquis, ravioles y fideos. El mercado: gente que se quedó sin trabajo y se pone a fabricar pastas para vender, con una pequeña inversión.

Lucas Rinaudo, referente del área de Administración y ventas, contó que la línea mini está pensada para emprendedores, ya que tiene un costo accesible y en el último tiempo recibieron muchos pedidos de este tipo de equipos. "Mucha gente que se queda sin empleo se pone a fabricar en su casa, después si se expanden la pueden entregar como parte de pago para otro equipo más complejo", relató al tiempo que destacó que el fuerte en ventas está en los grandes equipos, más tecnificados, que aportan mayor productividad.

Respecto a la apertura de las importaciones dijo que hasta el momento sólo han ingresado máquinas chinas, para uso doméstico pero advirtió que el peligro está en el ingreso de equipos italianos, donde sí hay una competencia directa con el perfil de comprador. "Se mete Italia y nos arruina", señaló.

No obstante, en Rinaudo piensan en un futuro promisorio y a fin de año inaugurarán una nueva planta en Granadero Baigorria, a la vuelta de John Deere. "El año pasado tuvimos ventas un poco menores que en 2015, pero las perspectivas para 2017 son mejores", indicó.

Desde la fábrica de cocinas industriales, Formax, señalaron un buen nivel de ventas en la rama de provisión para empresas y un repunte de las unidades tipo country para uso doméstico, luego de que se corrigió la medida que frenó de hecho las compras financiadas con tarjetas por dos meses.

Carlos Rivero, fundador de Formax, aseguró que desde hace 30 días las ventas están repuntando y destacó que las expectativas son buenas. "El año esta complicado pero vamos a salir adelante", dijo.

Trabajar desde lo comercial parece ser la clave del año. Carlos Pasciullo, CEO de Arneg Argentina, explicó que es fundamental brindarle a los clientes soluciones para ahorrar costos. Por ejemplo, nuevas exhibidoras con puertas que permitan disminuir el consumo energético o paneles de poliuretano para la construcción que también posibilitan disminuir el uso de aire acondicionado o luminaria y son anti ignífugos y por eso se consiguen pólizas de seguro de incendio más convenientes.

"No hay grandes inversiones pero sí se están cambiando mucho los equipos abiertos a cerrados por el ahorro energético y porque el consumidor considera que así están mejor conservados los productos", explicó.

Borsalino impresos también dijo presente. La firma está construyendo una nueva planta de 15 mil m2 en Circunvalación y Uriburu y encontró en la diversificación la llave para atravesar los tiempos difíciles. Así apostó a los envoltorios flexibles y el ploteo de baldes.

Pedro Borsalino, titular de la firma, también contó que también lanzaron todo la línea de estuches con impresión personalizada.

Entre las novedades empresariales que se presentaron en la feria se destaca la ampliación y tecnificación que está realizando la fábrica de galletitas y panificados integrales Murke. Miguel Angel Corte, socio de la firma, contó que en breve la planta que se encuentra ubicada en la zona sur de Rosario sumará un piso más. "Estamos definiendo bien las líneas de producción y ahora en el tercer piso tendremos pesaje y envasado", puntualizó al tiempo que adelantó que están en tratativas para comprar un local pegado a la fábrica _que actualmente alquilan_ para instalar un horno continuo que les permita ampliar la producción, es que en breve planean el lanzamiento de magdalenas integrales y barras de cereales.

Otro de los nuevos productos que se presentó en Fiar llegó de la mano de Paladini: se trata de una mortadela con queso. Desde la firma explicaron que la mortadela con queso es el resultado de un desarrollo innovador, que constituye una fusión y una combinación única de sabores conocidos. El queso pategrás le aporta un sabor particular a la mortadela y la convierte en un producto rico, suave y liviano, con 33% menos de grasas que la mortadela clásica.

"Fiar es la feria de alimentación más importante del país y, como tal, una ocasión inmejorable para presentar productos nuevos e innovadores. Por ello, decidimos dar a conocer la mortadela con queso de Paladini en la mejor vidriera de la Argentina", señaló Marcelo Díaz, gerente de Planeamiento Estratégico y Marketing de Paladini.

Norberto Mondino, de la fábrica de exhibidores refrigerados homónima, contó que llegaron a fiar también con nuevos productos. Presentaron una máquina para ultracongelados y una exhibidora de productos calientes y enfriadoras de agua.

Lanzamientos, inversiones, negocios de los más variados se presentaron una vez más en Fiar y el sector intentó salir de la coyuntura económica en donde corre más frecuentemente las pálidas que las buenas nuevas.

Emprender y mostrar en la gran vidriera

Los emprendedores también dijeron presente en Fiar 2017. Los jóvenes creadores de Arbanit Fellow llegaron a la expo para promocionar sus obleas artesanales con relleno de dulce de leche, pasta de maní, chocolate y avellanas y, además, para empaparse de la experiencia de las grandes empresas de la industria de la alimentación de la región presentes en el centro de convenciones Metropolitano.

Ivo Kraljev y Gabriel Freites instalaron su food truck en el ingreso de Fiar y desde allí compartieron con los visitantes todas las variedades de obleas artesanales de Arbanit, un producto que buscan imponer como opción frente a la clásica medialuna a la hora del desayuno y la merienda en un bar o como postre en lugar del tradicional chocolate.

Arbanit nació en mayo de 2015 y tras dos años de recorrido hoy está presente en 200 puntos de ventas entre bares, dietéticas, almacenes y vinotecas, contó Kraljev. "Empezamos en bares muy reconocidos de la ciudad como Victoria, Pasaporte y Augustus para instalar el producto y luego nos abrimos a más puntos de venta", contó uno de los creadores de Arbanit.

El joven emprendedor dijo que en breve estarán lanzando el producto en envase individual para comercializar en kioscos y convertirse en una opción frente a las barritas de cereales ya que tienen casi las mismas calorías y el precio será similar. Actualmente se comercializan envases por seis, cuatro y dos unidades.

Kraljev habló mencionó que son una opción para el verano. "Una de las grandes ventajas de nuestro producto es la versatilidad que ofrece ya que puede ser congelado, enfriándose la pasta mientras el cucurucho siempre queda crocante", detalló.

Un sello de calidad para la producción rosarina

Rosario avanza en la creación de un sello de calidad de producción local y durante la 10ª edición de la Fiar se realizó el primer taller de trabajo para debatir y definir las características de la nueva iniciativa que proponen la Secretaría de Producción de Rosario y la Fundación Rosario.

Con la puesta en marcha de este sello se busca generar un distintivo en los productos que intervengan manos rosarinas para su producción o fabricación, explicaron sus mentores, y no sólo de productos vinculados a la industria alimenticia sino de todos los sectores representativos de la ciudad.

El sello plantea que el consumidor pueda identificar los productos realizados en la ciudad y la región. Que los productos y servicios de Rosario cuenten con esta distinción permite diferenciarlos de los realizados en el extranjero o en otras regiones del país, pero sobre todo busca potenciar la economía local, fortaleciendo su posición competitiva.

Como primera etapa de trabajo se convocó a los principales exponentes de la cadena de valor alimenticia en el marco de Fiar. Participaron La Virginia, Paladini, Cotar, Arbant, Deubel y Pacci Aceros, quienes debatieron sobre la propuesta de valor para su desarrollo y aplicación.

Silvia De Pauli, directora ejecutiva de Fundación Rosario, explicó "la idea es comenzar a trabajar con las empresas representativas de la ciudad para que todos lleguemos a un acuerdo del por qué de su importancia y de qué queremos que contenga".

"Hay una realidad en la distinción de las marcas de origen que requiere que tenga una característica propia del lugar de fabricación. Por ejemplo el salame de Tandil. En Rosario hay muchos productos y servicios y por eso la idea es que este sello se abra a la industria de la alimentación y también a los diferentes rubros que rosario tiene", puntualizó.

La directiva resaltó que es fundamental que este selló "sea una propuesta justa y que le sirva a las empresas", por eso apuntó que se van a generar encuentros en otros rubros, al menos por dos meses para llegar a un acuerdo con el diseño y las características que tiene que aplicar la empresa para obtenerlo.

"El deseo es que sea apropiado y que las empresas lo consideren algo de valor", subrayó al tiempo que anticipó que el objetivo es definir todos los detalles para poder lanzarlo sobre fin de año.

Comentarios