Economía
Jueves 24 de Agosto de 2017

Alerta en la provincia por las trabas de EEUU al biodiesel argentino

Está en juego un negocio de u$s 1.200 millones. El 80 por ciento de la producción se concentra en Santa Fe. Contigiani instó a defender la actividad

La decisión del gobierno de Estados Unidos de aplicar derechos antidumping al biodiesel argentino puso en alerta máxima al complejo oleaginoso, cuyos representantes advirtieron sobre una reprimarización del sector. El 80 por ciento de la producción de este biocombustible se concentra en Santa Fe. El ministro de Producción de la provincia, Luis Contigiani, llamó a defender esa actividad productiva y criticó la política de negociación comercial del gobierno nacional, ya que advirtió que la apertura indiscriminada de importaciones que lleva adelante no tiene reciprocidad en las decisiones de los países con los que se quiere comerciar.

Contigiani manifestó su preocupación por la barrera arancelaria impuesta por Estados Unidos al biodiesel argentino: "Esta industria involucra a unas 6 mil personas, entre contrataciones directas e indirectas, de las cuales el 80 por ciento se concentra en el Gran Rosario, en su corredor portuario".

Del total exportable, Estados Unidos concentra el 90 por ciento y es un caudal que muy difícilmente pueda acceder a otros mercados.

Para el ministro, la decisión estadounidense "demuestra que el mundo maneja los intereses comerciales de acuerdo a las necesidades de los países; que hay administración del comercio exterior".

En el marco de un acuerdo para "ampliar el comercio" con la primera potencia del mundo, el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, confirmó la semana pasada en Rosario la apertura de las importaciones de carne porcina. Fue una ofrenda al vicepresidente de EEUU, Mike Pence, durante su visita al país, con la ilusión de que la administración de Donald Trump cumplirá con el compromiso internacional de permitir el ingreso de limones y carne argentinos.

Pero el Departamento de Comercio estadounidense cortó con tanta dulzura y aplicó el martes derechos provisorios antidumping de entre el 50 por ciento y el 64 por ciento a las exportaciones de biodiesel argentino, por considerar que las retenciones que Argentina aplica a la soja constituyen un subsidio al valor interno del grano.

El complejo oleaginoso argentino enfrenta la pérdida de un negocio del orden de los 1.200 millones de dólares anuales. El presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), Luis Zubizarreta, consideró que la Argentina deberá concentrarse en la "exportación del aceite de soja" tras la penalización impuesta por los Estados Unidos. Esto implicará una "reprimarización" de la actividad, que "se va a sentir en toda la cadena sojera".

La esperanza para reemplazar el mercado norteamericano pasa por la reapertura del mercado europeo. Las autoridades del Viejo Continente también habían impuesto aranceles mayores al biocombustible local. El gobierno de Cristina Fernández lideró una presentación ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), que falló a favor de la Argentina. Pero el cumplimiento de su resolución se demora.

Repercusiones

La diputada nacional por el socialismo Alicia Ciciliani expresó su más enérgico repudio a la decisión del gobierno de EEUU. "Esta medida tendrá un impacto muy fuerte en el grupo de las grandes exportadoras argentinas, pero tiene que alertarnos sobre la protección que debemos hacer sobre las pymes, especialmente en el territorio de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba", señaló.

Más críticas a la apertura del mercado de carne porcina

El ministro de Producción, Luis Cotigiani, volvió a criticar la decisión del gobierno nacional de abrir la importación de carne de cerdo estadounidense. Y advirtió que la decisión norteamericana de castigar el ingreso de biodiesel argentino es un ejemplo de que la política unilateral de apertura del mercado no tiene reciprocidad por parte de los socios comerciales.

"La diplomacia comercial de Estados Unidos nos hizo esperar casi 20 años para autorizar la exportación de limones y todavía no hemos llegado; el gobierno nacional, en apenas un día, le regaló el mercado porcino, sometiéndonos, además, a un riesgo sanitario enorme. Así no se manejan las relaciones comerciales", dijo Contigiani, para asegurar que desde Santa Fe "vamos a seguir defendiendo la producción santafesina de cerdos y de biodiesel".

En tanto, productores bonaerenses de carne de cerdo pidieron ayer al gobierno nacional rever la decisión de permitir la importación desde los Estados Unidos, al advertir que "no sólo golpearía a la cadena por competencia sino que también podría afectar los estándares de producción nacional".

El presidente de la Asociación de Productores Porcinos bonaerense (Aproporba), Alejandro Lamacchia, cuestionó la decisión.

"El estatus sanitario en la Argentina es de excelencia", dijo el productor, e indicó que el cerdo estadounidense "tiene una enfermedad respiratoria reproductiva que puede comprometer los estándares de calidad nacionales".


Subas en Chicago por la medida

En el mercado de Chicago los futuros de soja cerraron en alza, traccionados por el aceite derivado, que marcó un aumento de u$s 14 por tonelada. Fue luego de que el Departamento de Comercio de Estados Unidos impusiera aranceles a la importación de biodiesel argentino. El precio de los contratos de futuros de canola de Canadá (un competidor de la soja en cuanto a la producción de aceite) cerraron en alza por los mismos factores. La imposición de aranceles al biodiesel argentino y de Indonesia se traduciría en una mayor demanda de aceite de soja de EEUU y potencialmente de canola de Canadá. El aceite de soja es el insumo primario para la elaboración de biodiesel en los Estados Unidos.

Comentarios