Economía
Jueves 20 de Abril de 2017

A 30 años, el Concejo recordó una gesta en defensa de la democracia

A 30 años del intento de golpe de Estado por parte de los militares carapintadas, el Concejo Municipal de Rosario realizó ayer un emotivo acto en conmemoración de las acciones realizadas por entonces por el cuerpo deliberativo, las autoridades provinciales y locales, las instituciones intermedias y la ciudadanía en general en defensa de la democracia.

A 30 años del intento de golpe de Estado por parte de los militares carapintadas, el Concejo Municipal de Rosario realizó ayer un emotivo acto en conmemoración de las acciones realizadas por entonces por el cuerpo deliberativo, las autoridades provinciales y locales, las instituciones intermedias y la ciudadanía en general en defensa de la democracia.

La presidenta del Concejo, Daniela León, dio la bienvenida al Palacio Vasallo, y enfatizó: "Es un hecho que nos enorgullece y nos recuerda cuando la ciudad se puso al hombro la defensa de la democracia y sus instituciones".

En el palco de honor se ubicaron los protagonistas de esa gesta: el ex gobernador José María Vernet, el dirigente radical Luis Changui Cáceres, el otrora titular del Concejo Emeterio Pastor y Roberto Falistocco, ex secretario de Justicia y actual ministro de la Corte Suprema de la provincia.

Diego Giuliano, autor del proyecto de homenaje, recordó aquel acto a favor de la democracia materializado en un acta de compromiso y de varias manifestaciones populares. Luego de la lectura del texto legal que dio origen a la ceremonia, se exhibió un documental sobre los hechos ocurridos entre el 16 y 19 de abril de 1987, cuando la sublevación liderada Aldo Rico atentó contra una democracia de apenas tres años.

Por entonces, Vernet —junto a otros dirigentes— tomó la decisión de trasladar la Gobernación santafesina al Palacio Vasallo, donde se conformó una trinchera para evitar cualquier intento golpista.

Pastor rescató "la vigilia" realizada en su momento por todos los concejales, dirigentes y militantes. "Tengo la sensación de que el tiempo no borró la memoria", dijo a modo de agradecimiento.

Falistocco, por su parte, destacó que "la Constitución no es más un programa de anhelos sino una norma práctica". Y subrayó: "Esa fue la base en la que nos apoyamos".

A su vez, Cáceres rememoró el viaje a la Capital Federal junto a Vernet para hablar con el entonces presidente Raúl Alfonsín.

Tras recordar una Casa Rosada con granaderos portando ametralladoras, junto a obuses y bolsas de arena, aludió a los dichos de Alfonsín respecto de que "no quería muertos y que si tendría que haber uno, era él".

Vernet tuvo a su cargo el cierre de los discursos. Acerca de la figura de Alfonsín, enfatizó que en ese momento "era mirarlo y sentirlo como (el ex presidente chileno) Salvador Allende".

También contó que decidió quedarse en Rosario para disponer, desde la ciudad, la defensa de la institucionalidad. Y reiteró, al borde de la emoción, la importancia de la democracia.

Comentarios