La ciudad
Miércoles 27 de Julio de 2016

Dura réplica de Gobernación y la Municipalidad contra el Pami

Miguel Lifschitz, el ministro de Salud y el secretario de Planeamiento refutaron críticas de la obra social de los jubilados.

Las denuncias efectuadas a La Capital desde el Pami en relación a las trabas que provincia y municipio efectuaron para frenar una reforma edilicia integral en el policlínico que la obra social tiene en Arroyito, ya provocaron las primeras respuestas. "Ese hospital (en relación al Pami II) está en Rosario, pero si no le funciona un ascensor no creo que sea responsabilidad provincial", subrayó el gobernador Miguel Lifschitz.

Por su parte, el ministro de salud santafesino, Miguel González, se mostró sorprendido por las declaraciones de Milva Sánchez, interventora del centro asistencial, quien había señalado que el gobierno santafesino no rubricaba el contrato de locación del inmueble. "En una reunión muy cordial del miércoles pasado, le dijimos que el contrato iba a estar firmado en el menor tiempo posible, y lo haremos sin ninguna duda", destacó el funcionario.

"Sería lamentable que esto se transformara en una disputa política, porque con los jubilados no corresponde", le había dicho a este diario Sánchez.

La interventora del Pami había detallado que el gobierno nacional dispone de 800 millones de pesos para reacondicionar todo el inmueble del Pami II, en Olivé al 1100, pero necesita un contrato de locación otorgado por el gobernador Miguel Lifschitz y el aval de la intendenta Mónica Fein para exceptuarlo del catálogo de valor patrimonial.

En el medio de estas reformas integrales, el ascensor del efector está roto y desde hace un mes está cortado el gas.

Río revuelto. Las declaraciones de Sánchez se dieron en un contexto de controversias entre el presidente Mauricio Macri y el gobernador Lifschitz, a quien tildó de ser el mandatario que menos quiere cooperar con la gestión nacional.

Ayer, el gobernador respondió a las denuncias de Sánchez. "Es parte del trabajo en equipo", chicaneó Lifschitz para avanzar: "No tengo idea, (a Sánchez) no la conozco, no sé que problema tiene. Ese hospital está en Rosario, pero si no le funciona un ascensor no creo que sea responsabilidad provincial", destacó.

"Creo que el gobierno nacional tiene que repensar cómo va a trabajar en Santa Fe. Si quieren trabajar en equipo van a encontrar la mayor predisposición", enfatizó el gobernador.

Su ministro de salud, en tanto, se mostró "sorprendido" con las declaraciones de la titular del Pami local. "Ni siquiera teníamos presente que teníamos un contrato de alquiler con el Pami y le contestamos que si les causaba inconvenientes, lo íbamos a resolver lo antes posible", destacó el funcionario.

González aclaró que para firmar el contrato de locación que le permita al Pami llamar a licitación para hacer las obras anunciadas, "desde el Estado hay que hacer una serie de controles, de algo que no teníamos presente que pudiese estar vencido".

En declaraciones a La Ocho, el ministro resaltó que una muestra de la cordialidad y predisposición se extendió a la atención de jubilados en los efectores provinciales. "No entendemos una reacción de estas características", señaló González al remarcar que desde el Pami no se puede "aludir una situación como ésta, porque están utilizando el edificio hace décadas y nunca nadie les dijo que no podían hacer mejoras en el edificio".

Comentarios