Iglesia
Domingo 10 de Julio de 2016

"Dupliqué los curas en los barrios más pobres"

La pobreza y la marginalidad son desafíos que el arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, tiene muy claros.

La pobreza y la marginalidad son desafíos que el arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, tiene muy claros. Antes algunas parroquias de zonas más precarias recibían un sacerdote cada tanto, ahora el prelado los envió a vivir allí y además duplicó la presencia.

   "Sé que los cambios no se van a dar de un día para el otro, pero los sacerdotes están muy contentos, porque los chicos no se quieren ir", comentó. Es que en cada una de las parroquias donde se está trabajando, se abrieron centros de vida para dar contención, talleres, deporte y catequesis a los niños, de tal manera que no estén en la calle. "Mi gran deseo es que fortalezcamos a las parroquias periféricas —expresó—, aunque sé que es un camino de mediano y largo plazo". Pero, aclaró que no se olvida de las "periferias existenciales", que están en el centro de la ciudad: "Tantas personas solas, tristes y que no tienen una razón por la que vivir. La Iglesia también debe ocuparse de ellas".

   "Personalmente coincido con la idea del Papa Francisco de concebir a la Iglesia como un hospital de campaña donde todas las personas puedan encontrar el alivio y el consuelo ante tantas heridas y situaciones duras de la vida. Queremos ofrecer el único tesoro que tenemos, que es Jesucristo", dijo.

   "¡Deseo que Rosario abra las puertas a Cristo! El no nos viene a quitar nada, ni a hacer daño, sino a dar su paz y una vida nueva! Aprovechemos el bicentenario para encontrar caminos de justicia y solidaridad: si Dios nos ha puesto juntos en este lugar es porque todos nos necesitamos".

Comentarios