Ovación
Martes 01 de Noviembre de 2016

Dos vueltas de corazón

Ruben y Tevez optaron por retornar al fútbol argentino para jugar en los clubes que aman.

Marco Ruben y Carlos Tevez son dos nueves de notable jerarquía que estarán frente a frente mañana en el estadio cordobés que lleva el nombre de otro monstruo del gol: Mario Alberto Kempes. Pero en el caso de Marquitos y el Apache lo que hay que destacar es que hoy tienen puesta la camiseta que aman, de la que son hinchas apasionados y que eligieron habitar el lugar del mundo donde son más alegres. En este dato incontrastable también hay que entender el presente afilado de ambos. Tienen la motivación por las nubes y gozan del afecto de los hinchas en cada paso que dan en sus respectivas instituciones. Juegan donde son felices y este es un condimento distintivo que no se puede pasar por alto, en un fútbol en el que el dinero mueve montañas y deja poco margen para los deseos del jugador.

Así, Ruben y Tevez optaron por volver al país y priorizaron lo personal por sobre cualquier propuesta superadora que hayan recibido desde lo económico. Por el lado de Marco hay que decir que su estancia en Tigres de México no era la mejor y por eso ante la chance concreta de regresar a Arroyito se tomó el primer avión rumbo a Rosario.

Fue en el inicio de 2015 y desde ese momento se reinventó como goleador, incluso en Central encontró una madurez abrumadora, siendo además uno de los referentes del equipo del Chacho Coudet. Hoy es el capitán canalla y el que defiende los intereses de sus compañeros dentro y fuera de la cancha.

En el caso de Marco su vuelta a Central fue una especie de renacimiento futbolístico. Tan bueno fue su regreso al club de Arroyito que incluso no hay que descartar en el futuro que pueda ser citado a la selección argentina que conduce Edgardo Bauza. Pero a Ruben las luces de la fama no lo encandilan, hace un culto del perfil bajo y daría lo que no tiene para dar una vuelta olímpica en Central. Por eso mañana el capitán auriazul se juega una parada muy importante en su carrera futbolística, en busca de vencer a Boca y avanzar a las semifinales de la Copa Argentina.

Mientras que por el lado de Tevez la previa a su vuelta fue diametralmente opuesta. Porque el Apache estaba en un momento fantástico en la Juventus, donde fue multicampeón e ídolo de los hinchas de la Vecchia Signora y cuando se abrió la puerta de regresar al club de la ribera no lo dudó ni un instante. Dejó el cheque en blanco que le ofrecieron los italianos y cruzó el Atlántico con dirección a la Bombonera. Al igual que Marco Ruben, Carlitos pegó la vuelta en 2015, con el premio de que enseguida ganó un título local y la Copa Argentina.

Ambos centrodelanteros estuvieron presentes en la final pasada de la Copa Argentina, en la que se produjo el calamitoso arbitraje de Diego Ceballos que favoreció a los xeneizes. Justamente Carlos Tevez, un jugador noble que no pierde su origen humilde, tras el partido dijo que: "En frío, a uno no le gusta ganar un campeonato así. Se me cruzó por la cabeza jugar la final de nuevo". Esa frase de Tevez no es habitual en el mundo ventajero que en ocasiones es el fútbol.

Pero mañana la historia será otra. Volverán a verse las caras dos de los mejores nueves del fútbol argentino. Marco irá por la revancha y Carlitos para conseguir una victoria que no esté viciada como la anterior producto de los errores arbitrales.

Comentarios