Información Gral
Jueves 29 de Septiembre de 2016

Dos monjas abandonaron los hábitos y se casaron en Italia

Las mujeres, que pertenecían a la orden franciscana, fueron unidas en matrimonio por el alcalde de la ciudad de Pinerolo.

Dos ex monjas, una italiana y una sudamericana, se casaron en la localidad italiana de Pinerolo, cerca de Turín. El alcalde de la localidad, Luca Salvai, casó a la italiana Federica y la sudamericana Isabel, según informaron desde la Municipalidad. Como la prensa había tenido conocimiento de la fecha del enlace, la boda fue adelantada un día para esquivar a los curiosos.

Las dos mujeres habían tomado los hábitos en la orden franciscana y se conocieron en un viaje de peregrinación, según señala el diario La Stampa, de Turín.

"Nos gustaría que nuestra Iglesia acogiese a todas las personas que se quieren", dijo Federica. Pero a ella todavía le queda un trago todavía más difícil: "No sólo le tengo que decir a mi padre que ya no soy monja, sino que soy muy feliz por haberme casado con Isabel".

En teoría habían programado una festividad religiosa oficiada por el ex cura Franco Barbero, a quien el Vaticano excomulgó en 2003 por su proximidad con la comunidad homosexualidad. "Yo todavía me siento un cura de los pies a la cabeza", dijo. Y aseguró que no era la primera vez que "casaba" a dos monjas.

Federica tiene 44 años, una licenciatura en filosofía y una su vida pasada en distintas misiones del mundo. Isabel se ha dedicado a asistir a adictos a las drogas y los pobres, de Roma a Africa.

"Dios quiere que las personas sean felices, vivan el amor a la luz del sol", dice Isabel. "Llamamos a nuestra iglesia para recibir a todas las personas que se aman", sostiene Federica.

La unión civil fue celebrada por el alcalde del Movimiento 5 Estrellas, Luca Salvai, en el Ayuntamiento, la segunda desde la entrada en vigor de la ley que permite las uniones civiles del mismo sexo.

Pero habrá un servicio religioso que será oficiado por un ex cura, Franco Barbero, a quien la gente sigue anteponiendo el Don (como se llama a los sacerdotes en Italia).

Después de numerosos ensayos eclesiásticos, en 2003 Barbero fue suspendido en sus atribuciones sacerdotales por el Papa Juan Pablo II. El origen de la excomunión papal no son sólo sus puntos de vista sobre los matrimonios del mismo sexo.

Sin embargo, la sanción severa no le impide a Barbero seguir viviendo una vida monástica. "Todavía me siento cura hasta los ojos. Me encanta mi iglesia, ser sacerdote a tiempo completo. Escribo libros, cuido de un blog, estoy en contacto con muchos sacerdotes que piensan como yo. Y fue a través de la red que también me encontré con Isabel y Federica", explicó.

El hecho de que Isabel está en Italia con una visa de turista hizo necesario acelerar los trámites para la ceremonia.

"Son dos personas hermosas, con dos graduaciones principales. Es gente de fe intensa. Se conocieron hace tres años. Pensaron que les esperaba un camino con problemas. Ellas han tomado su decisión con valentía", dijo Barbero.

"Les puedo asegurar que no todos estaban en contra del enlace. Han sido criticadas, pero también entendidas por algunas hermanas. Al igual que hay muchos buenos sacerdotes que no condenan este tipo de decisiones. Y debo añadir, para que conste, que ni siquiera es la primera vez que haya casado a dos hermanas", afirmó.

Las novias quieren mantener el anonimato.

"No es modestia, pero tenemos miedo a los prejuicios. Queremos vivir juntas en paz y pronto encontrar un nuevo empleo. Dejamos el monasterio, pero no salimos de la iglesia y no nos olvidamos de nuestra fe", explicaron.

Las autoridades de Pinerolo valoran la gran experiencia docente de las novias.

"Esto no es sólo para encontrar un trabajo y un salario, sino un proyecto de inclusión. Las dos mujeres tienen mucha experiencia en la enseñanza, ya veremos", señaló Fedele Mandarano, secretario del intendente.

Italia, un país de arraigada tradición católica, legalizó este año los matrimonios entre personas del mismo sexo. Es uno de los últimos países de la UE en hacerlo.

Comentarios