Policiales
Domingo 16 de Octubre de 2016

Dos jóvenes asesinaron a puñaladas a un vecino por viejas diferencias

Este fin de semana Ramón Sánchez, de 31 años, estaba solo en su casa de Maradona y Fraga, en el barro Qom de la zona sudoeste de Rosario.

Este fin de semana Ramón Sánchez, de 31 años, estaba solo en su casa de Maradona y Fraga, en el barro Qom de la zona sudoeste de Rosario. Su esposa y su hija de 4 años habían viajado a Chaco para visitar parientes. Cerca de las 2 de la mañana de ayer el hombre caminó unos 250 metros hasta un quiosco de Aborígenes Argentinos y Magallanes para comprar una cerveza. Y cuando regresaba se topó con dos pibes ("Ismael" y "Flaquito") con los que tenía "problemas de convivencia". Cuando los pibes lo vieron, sin más palabras lo atacaron con una tumbera. Pero el balazo no salió. Ramón entonces se trenzó en lucha con Flaquito, quien tenía el arma casera; e Ismael lo mató con varias estocadas de arma blanca por la espalda. Ambos agresores fueron detenidos horas después.

"Ramón era un buen tipo. No se metía con nadie. Ahora no tenía laburo, pero se las arreglaba con changas. Con estos pibes tuvo un problema hace dos meses. Pero fue algo de fútbol en la cancha que está en Qom y Tacal. Un cruce de palabras. No era algo para que lo mataran. Después de eso él medio que se guardó. No salía casi, porque estos pibes son picantes. Andan muy empastillados", explicó uno de los parientes de Sánchez.

Vecino de siempre. Sánchez vivía en el barrio Qom desde fines de los 80. Ahí conoció a su compañera, que con su familia fue reubicada allí tras vivir en villa Banana. Ahí nació su hijita y viven sus cinco hermanos.

Ayer, a las 2 de la mañana, Sánchez caminó hasta el quiosco de Aborígenes Argentinos y Magallanes para comprar una cerveza.Porrón en mano se aprestó a volver sobre sus pasos cuando se topó con Ismael y Flaquito, dos pibes del barrio de 18 años con los que mantenía encontronazos. Uno de los pibes llevaba una mochila. Al ver a Sánchez, la abrió y sacó una tumbera con la que ejecutó un disparo que no salió. Eso le dio tiempo a Sánchez a recomponerse del impacto y trenzarse con quien portaba la tumbera, Flaquito.

De atrás. Mientras Sánchez boxeaba con Flaquito, Ismael le ganó la espalda y le aplicó varios puntazos. Los vecinos que vieron la escena intercedieron y Flaquito recibió una dura golpiza que hizo que lo llevaran al Hospital de Emergencias. Con diferencias de pocos minutos al Heca entró Sánchez, aunque el hombre llegó muerto.

La fiscal de Homicidios Georgina Pairola trabajó en la escena del crimen y ordenó que Flaquito, el apodo por el que se reconoce a Juan Carlos P., de 18 años, quedara con custodia detenido en el nosocomio. Ismael David C., de 19 años, huyó pero fue apresado por agentes del Comando Radioeléctrico poco más tarde en inmediaciones de la colectora de avenida de Circunvalación y Uriburu.

La fiscal Pairola con efectivos de la Policía de Investigaciones se constituyó en un domicilio de familiares de la víctima y comenzó a trabajar en la escena del crimen. Así tomó declaraciones a testigos y ordenó el allanamiento de la casa de Ismael C.

Cuando el operativo se estaba llevando a cabo a cargo del oficial Diego Sánchez, una vecina alertó al 911 sobre la presencia de Ismael C. en la zona y dos móviles del Comando llegaron al lugar. Tras una breve persecusión lo terminaron arrestando y lo trasladaron a la comisaría 19ª.

Comentarios