la_region
Martes 15 de Noviembre de 2016

Dos edades distintas y una misma visión de la realidad

Sofía tiene 21 años y es de la ciudad de Capitán Bermúdez y Patricia, de 42, vive en la localidad de Timbúes, las dos dieron su parecer sobre los ya cotidianos hechos de violencia que se dan a la salida de los boliches bailables. Curiosamente, pese a tener diferentes edades, coinciden en buena parte de su visión de lo que padecen en sus respectivas localidades.

Sofía tiene 21 años y es de la ciudad de Capitán Bermúdez y Patricia, de 42, vive en la localidad de Timbúes, las dos dieron su parecer sobre los ya cotidianos hechos de violencia que se dan a la salida de los boliches bailables. Curiosamente, pese a tener diferentes edades, coinciden en buena parte de su visión de lo que padecen en sus respectivas localidades.

"La verdad que estoy alarmada por las escenas violentas extrema que se ven que ocurren últimamente. Es verdad que esto no es nuevo, pero cuando yo era chica no se llegaba a tanta saña y locura. Siempre había alguien, un mayor o un menor, que separaba a los agresores. Hoy nadie se mete, fundamentalmente por miedo, aunque existe también indiferencia en muchos y hasta hay algunos casos en que disfrutan de ver las peleas", reflexionó Patricia.

Respecto de la agresión en el boliche bailable de Capitán Bermúdez donde un joven debió ser trasladado al Hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, como consecuencia de un fuerte golpe en su cabeza que recibió, Sofía comentó que ella va a bailar a distintas discos de la zona del cordón industrial y que siempre ve hechos violentos.

"Crecí viendo trompadas, borrachos tirados en la vereda o las zanjas y chicas descompuestas a la salida de lugares de fiestas. Cierto es que hace unos cuatro o cinco años noto mucha más intolerancia, pero no sólo ahí, sino en todas partes. Freno de golpe el auto en el semáforo y los insultos y amenazas me llueven, en el banco hago una consulta y me gritan que haga la cola, voy a un comercio y de mala gana me atienden si quiero simplemente saber si hay tal o cual producto y ni que decir si se habla de política, fútbol o religión. No hay paciencia y sí mucha agresión latente".

Comentarios