Coudet
Sábado 09 de Julio de 2016

Donatti: "Me dolió un montón irme, viví tres años maravillosos en Central"

Alejandro Donatti confesó lo duro que fue dejar Central para sumarse a Flamengo.

Por momentos habla como si nunca se hubiese ido. En otros se para sobre la realidad y confiesa que desea repetir todo lo bueno que hizo en Central en la nueva etapa deportiva que comenzó en Flamengo. Alejandro Donatti se mudó de Arroyito a la olímpica Río de Janeiro. Y mientras se pone a tono para debutar en el Fla hizo una especie de repaso en nuestra ciudad a corazón abierto. "Me dolió un montón irme", fue lo primero que dijo el defensor cuando comenzó el diálogo con Ovación. "Se habló mucho antes de que todo termine bien. Y es lógico. Lo tomo como experiencia porque ahí viví tres maravillosos años. Nunca me olvidaré", acotó de manera espontánea. "Miguel me hizo conocer esta locura y el Chacho (Coudet) me lo confirmó. Por eso, a todos les cuento que ese club es algo increíble. De hecho. me hice conocido por vestir esa camiseta y siempre lo tendré presente", expresó emocionado.

—¿Estás más tranquilo ahora que terminó todo bien?

—Sí, ni hablar. Todo jugador quiere hacer una diferencia en el exterior, y por eso cuando volvió a surgir esta chance hablamos para concretarla. Se habló mucho antes de que mi salida, pero la verdad es que me dolió un montón irme de Central. Sinceramente, si estaba sólo o no tenía familia, me quedaba a vivir en el club. Uno debe pensar en el porvenir también. Suena egoísta pero es así. Por eso digo que la gente lo comprendrá.

—Además es como que cerraste una etapa porque estuviste tres años en el club.

—Lo tomé así. No hubo nada raro. Desde que llegué a Rosario no hice más que disfrutar. Dí todo siempre y por eso cuando salió esta posibilidad, ya que en diciembre también me habían venido a buscarme, traté de que sea lo mejor para todos. Lo sabían todos.

—¿Es verdad que le dijiste que no a River, Boca y Racing?

—Es que fue así. Llamaron los tres y le comuniqué que en Argentina sólo jugaba en Central. Por eso me dolía que hablaran de mi como si fuera un rebelde.

—¿Y que hubiese pasado si Central clasificaba las semifinales de la Copa Libertadores?

—Me quedaba. La iba a pelear hasta lo último.

—¿Cómo tomaste las declaraciones del Chacho, quien remarcó que se sabía que si había una oferta de afuera te ibas como también que eras como un hijo para él?

—Al Chacho no tengo más que palabras de agradecimiento. Desde que llegó me aconsejó siempre. Lo quiero como a un padre. Y es verdad, dijo eso porque sabía bien que si había algo del exterior me iba, todos los sabían. Me entendió cuando surgió lo de Flamengo porque sabe que tengo una hija y necesitaba progresar. Obvio que quería que me quedara, pero también sabía que desde hace un año me venía quedando por él y el club.

—Y si todos sabían que si había algo de afuera, ¿por qué te fuiste de la concentración?

—Porque luego de una charla que tuvimos con la dirigencia y el Chacho surgió un problema personal, que derivó en que dejara la concentración como a las dos de la mañana. No hubo nada raro como se dijo. Pero en ningún momento quise hacerle mal a Central. No podría. Al contrario, hice todo lo posible para la institución recibiera buena plata. De hecho resigné cosas para venirme a Flamengo. Soy un agradecido.

—¿Le avisaste a alguien?

—Le dejé un mensaje al profe Monarriz. Luego sí hablé para quedarme en casa hasta que se definiera qué iba a pasar.

—¿Y por qué entonces algunos directivos remarcaban que antes de cada inicio de torneo había problemas con tu pase?

—No sé. Sólo tengo en claro y sé muy bien que jamás hice algo en contra del club. Quienes me conocen saben cómo soy. De hecho, en los últimos dos años jamás pedí que me aumentaran el sueldo pese a las ofertas que tenía. Y nunca me quejé de nada. Es más, una vez que hablaron para aumentarme y les dije que no. Que prefería seguir un tiempo más y que si salía algo de afuera me dejaran ir. En ese momento aceptaron. Por eso cuando dicen cosas que no son duele.

—¿Cómo definirías los tres años que jugaste acá?

—Como los más maravillosos desde que jugué en primera.

—¿Volverías?

—Seguro. Pero siempre y cuando pueda rendir como merece el club. Porque para jugar en Central hay que estar ciento por ciento bien desde todo punto de vista. Por eso, si saliera la chance el día del mañana de regresar, no dudaría mucho. Aprendí a querer mucho a esos colores. Además, mi hija nació y la hicimos socia. Hay varios motivos para volver si se dieran las cosas. Y como dije antes, me dolió en el alma irme, pero a la vez necesitaba hacer el esfuerzo por el bienestar de mi familia.

Comentarios