La ciudad
Martes 22 de Noviembre de 2016

Dolor ante la muerte del hijo mayor del conductor de "Telenoche", Alberto Lotuf

Falleció el domingo mientras se encontraba disputando una prueba de taekwondo en Buenos Aires. "Un luchador del corazón", fue como lo recordó su padre.

Falleció el domingo el hijo mayor del reconocido periodista Alberto Lotuf, mientras se encontraba disputando una prueba de taekwondo en Buenos Aires. Emilio, de 20 años, tuvo una descompensación cardíaca cuando participaba de una competencia del deporte que lo apasionaba. Ante esta dolorosa pérdida, se multiplicaron las expresiones de afecto y consideración hacia este destacado trabajador de prensa de la ciudad.

El Grupo Televisión Litoral manifestó ayer su solidaridad con el periodista y su familia ante el duro momento que le toca atravesar. La empresa, que instó a respetar la intimidad de la familia, contó que "por pedido del propio Lotuf, su programa A Diario se emitió en su horario y formato habituales en Radio 2".

Tanto en esa emisora como en el resto de los medios del grupo se preservó respetuosamente la intimidad y el deseo de la familia.

En la página web de La Capital, como en todos los medios de Rosario y la región, las muestras de cariño hacia su figura fueron innumerables. Autoridades, dirigentes, artistas, futbolistas, periodistas, todos trataron de hacer llegar un mensaje de apoyo y solidaridad ante tan doloroso trance.

"Un luchador de corazón"

En medio del dolor, Alberto Lotuf escribió ayer unas sentidas palabras de despedida para su hijo fallecido:

"Emilio, amado ser de luz, adorado por tu familia, admirado por tus amigos, sano de alma, solidario, mejor compañero en tu escuela, brillante en tu oratoria, convenciendo a todos".

"Luchador de corazón y consciente de lo que te pasaba, fuiste tenaz hasta el final.

"Ya no me pregunto más. Porque mi consuelo era tu forma de ser, tu personalidad a prueba de balas, tu actitud ante las dificultades".

"Nos pareció que naciste con el libro de la vida bajo el brazo. Tu vocación, tu deporte era la lucha, y te fuiste combatiendo, asumiendo todos los riesgos".

"Hijo amado, ¡qué espacio dejás! Con sólo 20 años fuiste un verdadero ejemplo para el que te conoció".

"Nunca te costó tomar el camino más difícil a recorrer, si es que ese era el correcto.

"Recordarte será una idea permanente para toda tu familia y quienes tuvieron la suerte de frecuentarte".

"Le pedimos a Dios nos ayude y cuide a tu hermosa alma. Hasta que nos encontremos hijo amado".

Comentarios