Edición Impresa
Sábado 21 de Agosto de 2010

Diversidad de jóvenes

Las charlas que ofrece la Ansés a a las escuelas benefician no sólo a los alumnos que están por terminar la escuela y se sumarán al mundo laboral. Es que buena parte de los chicos que están en los últimos años de la ahora escuela obligatoria ya incursionan por este terreno.

La casi tres cuarta parte de los jóvenes del país que tienen entre 15 y 19 años y que residen en zonas urbanas estudia. La mayoría de ellos realiza sólo esa actividad, mientras que otros la comparten con el trabajo o bien con la búsqueda de trabajo. El resto de los jóvenes del grupo etáreo no estudia. Una parte trabaja, otros buscan trabajo y un 10 por ciento no trabaja ni busca trabajo y abandonó sus estudios. Los datos figuran en el "Documento preliminar para la discusión de la escuela secundaria" (2008), elaborado por el Ministerio de Educación de la Nación en acuerdo con los de las provincias.

La información es apenas uno de los tantos datos utilizados para trazar cómo debería ser la escuela secundaria obligatoria —ya no selectiva— para atender a la diversidad de jóvenes y adolescentes que asisten a ella. También se describe que la situación de estudiar y trabajar afecta más a las mujeres, " posiblemente porque se encargan de las tareas domésticas en el hogar o el cuidado de otros miembros de la familia".

Por otra arte, según la Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (Eanna) 2004, la principal actividad realizada por los niños "es ayudar en un negocio, taller o finca". Un dato que alcanza a los chicos que tienen entre 5 y 17 años en un 33.01 por ciento. Además se indica que las actividades orientadas al mercado afecta a los varones de más edad. En tanto que la proporción de niñas y adolescentes que se dedican a actividades domésticas intensas casi triplica a la de los niños.

 

Comentarios