Cristina
Lunes 31 de Octubre de 2016

Distinguen a médicos y científicos locales por sus proyectos e ideas

Se realizó la cena anual de la Fundación de Ciencias Médicas. La provincia aportará $30 millones para los sótanos del hospital Centenario.

Satisfacción y desafío. Una vez más fue la síntesis del trabajo anual de la Fundación Ciencias Médicas Rosario que fatiga proyectos e ideas para que la salud pública suba peldaños en calidad y atención. En la edición 2016 de su cena anual que se realizó el viernes pasado, hubo un repaso de metas alcanzadas, anuncios de nuevos proyectos y distinción de trayectorias profesionales y artísticas. Además, pusieron cifra a su entusiasmo a futuro ya que "la provincia aportará 30 millones de pesos en los nuevos sótanos del hospital Centenario", donde en breve habilitarán la remodelación que impulsaron en el Bioterios.

"Excelente", así calificó el presidente de la Fundación, Alberto Muniagurria, al año que está concluyendo por la cantidad de metas que pudieron lograr. En el discurso que dio durante la cena, pasó revista a los principales mojones entre los que sobresalen la Unidad de Procedimientos Especiales (Metabolómica, Anatomía Patológica y Hematología), que articula la clínica con investigación de avanzada junto al Instituto de Biología Molecular (IBR), del Conicet Rosario.

Está ubicado en la antigua Sala 6 con una inversión superior a los cinco millones de pesos y el aporte de la Bolsa de Comercio.

Pero la lista es larga e incluye biblioteca para estudiantes, becas para médicos con perfeccionamiento en el exterior. Además, y como la estética también cuenta en la armonización de un centro de salud y los pacientes, pusieron en valor de jardines, estatuas y la capilla San Francisco del Hospital, en Urquiza y Suipacha. "Pinta tu barrio y te reconocerá el universo", dijo Muniagurra.

En la misma dirección el vicepresidente de la entidad, Roberto Tozzini, habló de satisfacción, de intensidad en los trabajos realizados y de los proyectos. "En carpeta hay dos, el más importante es el centro de nutrición que permitirá concentrar en un área a todas las disciplinas que convergen en el tema. La Fundación ya tiene el plano, estamos esperando el visto bueno de la provincia", comentó. También está proyectado el estacionamiento que reemplazará el espacio descuidado sobre calle Vera Mujica.

Distinciones. El encuentro anual de la Fundación Ciencias Médicas "Dr. Rafael Pineda" se realizó en la Bolsa de Comercio e incluyó un espacio de premiación, música y cena. A la reunión concurrieron profesionales de la salud, autoridades académicas, representantes de instituciones rosarinas, empresarios y funcionarios locales y provinciales.

"Vamos a distinguir la figura del médico", dijo Muniagurria en la apertura de las premiaciones y leyó el juramento que realizan los médicos, a modo de actualización del compromiso asumido. Los premios comenzaron con distinciones a la Asociación Médica, Colegio Médico y Círculo Médico de la Segunda Circunscripción. También fueron distinguidos Silvina Garré (cantante), Gustavo Postiglione (director de cine), Alfredo Rovere (médico), Cristina Goytia (psicóloga y escritora), Iván Cullen (constitucionalista), Hermano Demetrio Espinosa (educación), Olga Jordán (labor comunitaria) y Teatro El Círculo.

El premio Rafael Pineda, con el que se corona la noche fue para el profesor David Sabatini, quien vive y trabaja en Nueva York desde hace décadas. En 1936, a los cinco años, llegó a Rosario donde su padre fundó varias escuelas técnicas. Estudio en el Nacional Nº1 y en 1954 se recibió de médico en la Universidad del Litoral de Rosario. En 1955 viajó Buenos Aires y cinco años después se radicó en Estados Unidos (Fundación y Universidad Rockefeller, Yale y Nueva York entre otros sitios de altos estudios). En 1971, junto con Gunter Blobel, formuló la "Teoría de las señales", un trabajo sobre proteínas de reconocimiento internacional.

Antes descubrió un método para preservar estructuras para el microscopio electrónico que le dio renombre internacional. Pero no fue el único premio. También recibió el Premio Charles Leopold Mayer en 1986 y la Gran Medalla de Oro de la Academia Francesa de Ciencias, entre otros.

Comentarios