Edición Impresa
Lunes 17 de Noviembre de 2014

Distancia que crece

Parece que el presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini, insiste en marcar distancias con la conducción del municipio de Rosario.

Parece que el presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini, insiste en marcar distancias con la conducción del municipio de Rosario. Así lo hizo saber en estos días a través de gigantografías en la vía pública con el eslogan “Recuperemos los barrios”. Quienes rodean al dirigente socialista insisten en que el trabajo en las zonas más complejas de la ciudad será el motor de la campaña electoral del año próximo. Lo único que no revelan es el cargo al que apuntará. ¿Cuál será el objetivo de Zamarini?

Las ventajas de la puntualidad

Como sucede todos los años, la fiesta de Micropack reunió a muchos periodistas rosarinos. Y siempre, en esas ocasiones, para bien o para mal, alguno intenta destacarse por sobre el resto. Días pasados ese papel lo cumplió con creces la conductora de un programa deportivo. Llegó tarde, como suelen hacer las estrellas, y comenzó a quejarse por una mesa que se le armó improvisadamente. Y completó la escena con lamentos por el rato que sus compañeros de envío tuvieron que esperar de pie. En las mesas cercanas, con cierta malicia, creyeron ver que su alterado estado de ánimo podría estar relacionado con que además era su cumpleaños. Otros, más benévolos y comprensivos, advirtieron que llegar a horario soluciona un montón de trastornos.

Que se rompa pero no se doble

Un sector de radicales históricos alineados en la agrupación “La Causa”, poco afectos a la alianza con el socialismo, se congregaron en el viejo comité de Paraguay y Riobamba y ya tienen candidato para encabezar una lista de concejales en Rosario y en breve lo lanzarían al ruedo. Se trata de un abogado y contador, vinculado al ámbito académico universitario, cuyo apellido materno es de gran prosapia en el radicalismo de Santa Fe. Este grupo, cansado del manoseo que ha venido padeciendo el partido de la “boina blanca” dentro del Frente Progresista por parte del accionista mayoritario, que es el socialismo, y del alineamiento automático en pos de cargos y candidaturas del sector radical que  conduce los destinos del partido, está dispuesto a avanzar en aras de la recuperación de la identidad perdida. Habrá que observar si la cosa es por dentro o por fuera del Frente. “Que se rompa pero que no se doble” repiten sin cesar.

Comentarios