El Mundo
Jueves 01 de Septiembre de 2016

Dispares reacciones en el ámbito regional

Venezuela, Ecuador y Bolivia anunciaron ayer el retiro de sus embajadores en protesta por la destitución de Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil, lo que generó reacciones dispares entre los países de América latina. De sintonía ideológica con la ahora ex mandataria, los gobiernos deNicolás Maduro, Rafael Correa y Evo Morales calificaron la salida de Rousseff de "golpe de Estado". En contraste, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, manifestó que respeta la decisión del Senado brasileño y reconoció la legitimidad del gobierno de Michel Temer.

Venezuela, Ecuador y Bolivia anunciaron ayer el retiro de sus embajadores en protesta por la destitución de Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil, lo que generó reacciones dispares entre los países de América latina. De sintonía ideológica con la ahora ex mandataria, los gobiernos deNicolás Maduro, Rafael Correa y Evo Morales calificaron la salida de Rousseff de "golpe de Estado". En contraste, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, manifestó que respeta la decisión del Senado brasileño y reconoció la legitimidad del gobierno de Michel Temer.

A su vez, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, auguró un retroceso democrático y en los avances sociales y económicos que habían impulsado Lula y Rousseff en los últimos 13 años.

Cuba, además, expresó "su confianza en que el pueblo brasileño defenderá las conquistas sociales alcanzadas, se opondrá con determinación a las políticas neoliberales que intenten imponerle y al despojo de sus recursos naturales".

La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner manifestó a través de Twitter: "América del Sur otra vez laboratorio de la derecha más extrema" y "nuestro corazón junto al pueblo brasileño, Dilma, Lula y los compañeros del PT".

Mientras el presidente uruguayo Tabaré Vázquez guardó silencio, el diputado Daniel Caggiani, vicepresidente del Parlasur y miembro del gobernante Frente Amplio, manifestó que "no hay más democracia en Brasil".

Comentarios