Edición Impresa
Sábado 19 de Septiembre de 2015

Diseñaron un dispositivo de movimiento para personas con discapacidad motriz

Los autores son profesores de escuelas técnicas. El proyecto permite, por ejemplo, operar una PC o atender un teléfono

Dos profesores de escuelas técnicas diseñaron un dispositivo que les permite a las personas con discapacidad motriz o movilidad reducida operar una computadora o atender un teléfono. La iniciativa tiene además un fin educativo muy noble: involucrar a sus alumnos en proyectos tecnológicos inclusivos y que atiendan a las demandas de la comunidad. "Queremos enseñarles a problematizar sobre las necesidades de la gente", dicen los autores del proyecto, Javier Tocunaga y Augusto Chies.

Javier Tocunaga y Augusto Chies son jóvenes técnicos electrónicos y docentes en las Escuelas Técnicas Nº 628 Servando Bayo (Salta 1331) y Nº 683 Pascual Echagüe (Panizza 2100, de Barrio 1º de mayo), respectivamente. Comparten la pasión por la electrónica y también el entusiasmo de hacer de la docencia un trabajo comprometido. En ese intercambio pedagógico y de metas educativas surgió el proyecto del Dispositivo Integrado de Movimiento, que ellos ya popularizan por su sigla DIM.

Explican que el diseño —de tecnología infrarroja— está pensado "para que las personas con discapacidad motriz o movilidad reducida tengan la posibilidad de tener autonomía y libertad", en este caso para manejar herramientas de la vida cotidiana tan necesarias como una computadora, atender un teléfono o un portero eléctrico. El requisito es que estos aparatos estén sincronizados a través de una PC.

Funcionamiento. El funcionamiento de este dispositivo "se basa en un mando de movimiento que se ajusta en velocidad y desplazamiento como el mouse de una PC; y, que por medio de movimientos que se pueden realizar con la cabeza, se desplaza el puntero sobre la pantalla pudiendo controlar cualquier programa o dispositivo sincronizado a la PC".

Los profesores destacan que todo funciona sin demasiadas exigencias: "Es de muy bajo costo, fácil de instalar y no se necesitan conocimientos avanzados de electrónica o informática para utilizarlo".

En el proyecto describen que el DIM está elaborado con materiales reciclados. Por ejemplo el casco se hizo a partir de una máscara de soldar rota o el micro swich que requiere se obtuvo de un TV descartado. Además los programas que utilizan con de software libre, gratuitos y de libre acceso. El armado es simple y de muy bajo costo, lo que facilita que la mayoría de los alumnos avanzados de las escuelas técnicas lo puedan realizar.

A la explicación en detalle de cómo funciona este dispositivo, los profesores le sumaron el valor de la dimensión inclusiva que tiene, en tanto se propone dar respuesta a una necesidad concreta de las personas con discapacidad.

"Como docentes nos planteamos involucrar a los chicos en proyectos vinculados con la sociedad y sus necesidades, llevar el conocimiento que se produce en la escuela técnica a la comunidad, que es en definitiva el verdadero fin de la educación técnica", reflexionan Javier y Augusto.

Los alumnos son invitados a conocer la cocina de este dispositivo, cómo fue armado desde lo específico de la tecnología hasta la concepción integradora hacia los destinatarios. "Sobre todo —advierten los profesores— para que se lo apropien, lo problematicen y puedan mejorarlo, hacer cada vez mejores versiones". Una tarea docente donde dialogan en forma permanente la teoría con la práctica.

No todo queda en la indagación de cómo armar este tipo de aparatos, sino además en la invitación de interesarse en la problemática de la discapacidad. Qué necesidades tienen quienes padecen alguna discapacidad y cómo se puede aportar a una mejor calidad de vida desde la formación técnica.

Plataforma. Para promover y concretar este proyecto en las aulas, los profesores cuentan que la escuela técnica ofrece una buena plataforma de trabajo, donde además los estudiantes disponen de las netbooks provistas por el Estado.

Los docentes cuentan que ya presentaron el proyecto a la Municipalidad de Rosario y a ediles locales. La intención es interesarlos con la iniciativa y ofrecer asesoramiento a quienes deseen implementarlo.

Bastón. El DIM no es la única propuesta puesta a prueba para integrar conocimientos de electrónica, informática y aprender valores. Los educadores anticipan que ya tienen en diseño y a prueba un bastón para personas con discapacidad visual. Este bastón funciona por medio de sensores ultrasonido que emiten ondas ante los obstáculos que aparecen en el camino. En otra palabra, emiten un alerta vibratoria que aumenta a medida que la persona se acerca al obstáculo. Un diseño que es también a bajo costo y accesible de armar.

El profesor Chies considera que una de las metas de la educación técnica es ayudar a resolver problemas y no sólo interesarse por el mundo productivo. Una razón que también prepara para el mundo laboral y para quienes más tarde quieren ingresar a la universidad.

En tanto que su colega Tocunaga resalta lo relevante de hacer de nexos desde la escuela con las necesidades que plantean la discapacidad, y darle otro sentido a lo que se estudia en la escuela.

Uno y otro insisten que el proyecto es un prototipo que ahora está a disposición de sus alumnos con la invitación a seguir investigando y hacerlo mejor. "Está abierto a la innovación, seguro que una vez que todos se enganchen surgirán un millón de ideas", confían.

Marcela Isaías

Comentarios