Política
Viernes 13 de Mayo de 2016

Dirigente social dijo que el Papa no la recibió por "cuestiones políticas"

Margarita Barrientos reveló que a mediados del 2013 viajó al Vaticano con la intención de reunirse con el Papa Francisco pero este no la quiso recibir.

Margarita Barrientos, la promotora y encargada del comedor Los Piletones, ubicado en el barrio porteño de Villa Soldati y que alimenta diariamente a casi mil niños y 500 adultos, reveló ayer que a mediados del 2013 viajó al Vaticano con la intención de reunirse con el Papa Francisco pero este no la quiso recibir "por cuestiones políticas".

La trabajadora social relató que viajó junto al orfebre Juan Carlos Pallarols, pero le suspendieron la audiencia que iban a mantener con el recién ungido Sumo Pontífice el mismo día en que estaba prevista y la echaron del "corralito" especial que en la Plaza San Pedro se creó para los argentinos.

"Me fui a conocerlo pero no me recibió. Fuimos con Pallarols. En un momento vinieron, nos sacaron, nos dijeron que había prioridad para otra gente que estaba ahí. Nos dijeron que él no nos podía recibir. Y me fui", reveló la mujer cuando le preguntaron su opinión sobre el encuentro que tendrá a fin de mes el Papa con la presidente de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Consultada acerca de los motivos de la suspensión de la entrevista con Jorge Bergoglio, contestó que "tiene que ver con la política" y señaló que a pocos metros de ella estaba Estela de Carlotto, la presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, quien sí contactó a Francisco.

"(El Papa) se ha movido por cuestiones políticas. En esa parte me dolió un poquito", reconoció Barrientos, quien hace años mantiene buen vínculo con el presidente Mauricio Macri y es cuestionada por sectores del kirchnerismo.

"Nos sacaron sin darnos ninguna explicación. Ha sido triste esa experiencia. Nos sentimos muy maltratados", se quejó la dirigente, quien también recordó que luego de ese episodio fueron a la residencia de Santa Marta, donde le dejaron un libro, una imagen de san Juan Diego, un cáliz que le habían llevado y una carta que ella le había escrito, la que no fue respondida.

La producción del programa que entrevistaba a Barrientos se puso en contacto con el ex embajador ante el Vaticano Eduardo Valdés, quien adjudicó el incidente a una falla de la Guardia Suiza y se comprometió a hacerle compañía a la dirigente social en una eventual nueva visita al Vaticano.

Comentarios