Economía
Jueves 27 de Octubre de 2016

Diputados: inesperada derrota de una ley clave para Cambiemos

El proyecto de régimen de participación público privada, que habilitaba la asociación de multinacionales con el Estado, fracasó ayer.

Cambiemos trastabilló ayer en el Congreso con la ley de inversión para obras de infraestructura denominada régimen de participación público privada (PPP). En un giro inesperado, sobre la hora de la votación, una alianza opositora encabezada por el FpV consiguió evitar que se vote, e impuso por 107 a 105 —en una votación previa— el retorno a comisiones de un dictamen que había sufrido innumerables modificaciones.

El PPP consiste en posibilitarle a grandes grupos privados transnacionales que se asocien con el Estado nacional para la ejecución de las obras de infraestructuras pendientes en la Argentina. Sin mayor riesgo empresario y con un horizonte de recupero de la inversión y realización de ganancias desde que la obra se concluye, y por varias décadas, las empresas construyen, por caso, una autopista. Luego cobran un peaje significativo y un canon al gobierno nacional. Siempre con tarifas dolarizadas o con sistemas automáticos de actualización.

Por otra parte, en la mayoría de los casos, la inversión surge de recursos crediticios atados, a su vez, al país que firma el contrato.

La obra, al concluirse, queda virtualmente privatizada para su uso durante el tiempo que indique el contrato (10, 20 o 30 años), luego de lo cual recién el Estado retomaría el pleno dominio sobre su uso.

Tras muchas modificaciones en la etapa de debate en comisiones, Cambiemos llegó ayer al recinto con un acuerdo atado con el Frente Renovador, el bloque Justicialista (Diego Bossio) y bloques pequeños que se autodenominan "progresistas" pero vienen acompañado a Cambiemos en casi todas las votaciones.

Sin embargo, sobre el final, el diablo metió la cola. El FpV pidió que no se vote la ley, y que en cambio se vote su pase nuevamente a comisión, moción que fue concedida por la presidencia, tal vez sin imaginar que pudiera sobrevenir una derrota inesperada. Justo unas horas después de otro fracaso oficialista: el intento por meter mano en el Ministerio Público Fiscal para acorralar a la jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó. Intención que naufragó por las propias disidencias internas en el frente Cambiemos y que dejó muy mal parado al partido aliado de Massa, que había dado su aprobación.

La novedad política, primera derrota en el recinto del oficialismo en lo que va del año, se resume en el cambio de actitud, sobre la hora, del Frente Renovador, que orienta Sergio Massa. Varios de sus miembros se retiraron del recinto, y los restantes, ante la inminencia de la fractura en el bloque, optaron por votar contra el oficialismo, incluido el propio Massa.

No era la decisión de Massa hasta minutos antes, ni la del miembro informante de ese bloque, Marco Lavagna, que apoyó la ley en su intervención con el clásico final, "por todo lo dicho, apoyaremos la iniciativa".

En el mientras tanto, una rebelión al interior del FR amagó dejar en evidencia la fractura. Algo que el jefe del bloque evitó, cambiando su propio voto.

Para Marcos Cleri, del FpV, el proyecto PPP "está ambiguamente proyectado, y puede convertirse en una nueva ley de privatización de servicios públicos". El rosarino, que celebró ayer el transitorio triunfo de la oposición, comentó además a La Capital que "la obra pública es algo que celosamente cuidan todos los bloques regionales, es decir, todos los países. Acá estamos dando toda una autopista de acceso a nuestra obra pública a las empresas extranjeras. Esto no protege el empleo nacional, no protege la industria nacional ni protege a las pymes", abundó.

Por lo demás, en los pasillos del Palacio Legislativo, minutos después de la votación, el diputado del PRO y también rosarino Lucas Incicco, comentó: "El Frente Renovador tenía un acuerdo político y se dio vuelta sobre el final. Ahora tendremos que rediscutir los acuerdos políticos".

Por su parte, Luciano Laspina, también del PRO, explicó a este cronista que el partido de Massa "no avisó a sus aliados (oficialismo) que cambiaría de posición sobre el final de la sesión".

El presidente Mauricio Macri firmó ayer un acuerdo con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, para devolverle a esa provincia los fondos que la Nación retenía para financiar a la Ansés, que totalizan más de 5.000 millones de pesos.

"Tenemos la alegría de trabajar juntos. Tenemos que entender que la Argentina tiene que alcanzar el anhelo y el desafío de ser un país federal", resaltó el mandatario.

En ese sentido, el jefe de Estado pidió "alejarse de un modelo de gobernar en base a la discrecionalidad y la acumulación de poder".

De esta manera, el gobierno nacional puso fin al conflicto por el financiamiento de la Caja de Jubilaciones de la provincia y se reconoció una deuda de 5.029 millones de pesos, de los cuales 3.029 millones serán cancelados contra deudas que Córdoba mantiene con la Nación, explicó un comunicado oficial.

Por otra parte, habrá una transferencia de 2 mil millones de pesos de la Ansés a la provincia, ante lo cual la administración mediterránea se comprometió a dejar sin efecto las acciones judiciales interpuestas contra la Nación.

El titular de Ansés, Emilio Basavilbaso, detalló que "se trata de un saldo de 2.000 millones de pesos, de los cuales la Ansés transfiere al momento del convenio 1.500 y los otros 500 estarán sujetos a una armonización que tiene que hacer la Caja de Jubilaciones Córdoba".

Comentarios