Ovación
Sábado 29 de Octubre de 2016

Dinero tirado al río

Central no invirtió una fortuna para que Coudet guarde jugadores.

Si Central se saca de encima el miércoles a Boca por la Copa Argentina, todo quedará en una mera anécdota. Nadie se acordará de que Eduardo Coudet se sentó a dirigir un partido con el saco de técnico de Central sin pensar en el encuentro que estaba dirigiendo. También lo había hecho hace casi un año contra Banfield en el sur y lo pagó quedándose sin el pan y sin la torta. Perdió el torneo argentino, siendo el equipo que para la crítica fue el que mejor jugó, y también la final de la Copa Argentina, con polémica incluida.

Realmente no se entiende la decisión que adoptó el Chacho de poner una formación de emergencia para visitar hoy a Huracán en Parque Patricios. Sobre todo porque el choque contra Boca será recién dentro de cuatro días, un tiempo considerable para que sus jugadores se recuperen del esfuerzo físico y mental que siempre demandan más de 90 minutos.

Por eso no había necesidad de darle la espalda de manera tan descarada al torneo local. Más si se piensa que el propio técnico fue el que empujó a los dirigentes canallas a gastar los millones de dólares que se gastaron para armar este plantel competitivo. Supuestamente la inversión de dinero era para pelear hasta las últimas consecuencias en todos los frentes y no para poner todos los impulsos en un torneo en el que enfrentó a Villa Mitre de Bahía Blanca, Atlético de Rafaela o Deportivo Morón, por citar rivales que jugó hasta llegar a Boca.

Tampoco nunca figuró en el inventario de intenciones, al menos del técnico y los dirigentes de Central, era estar a 11 puntos del líder cuando recién se llevan jugadas 7 fechas. En términos económicos, los 8 puntos que apenas sumó el equipo en el campeonato son los más caros del mundo. No se comprende que Coudet tire plata al río despreciando el partido contra Huracán como si su gestión tuviera el capital de un potentado.

De hecho, el mellizo Guillermo Barros Schelotto se ubicó en las antípodas en la preparación del mismo partido y apostará a los estelares para recibir a Temperley (ver página 5). Y no se crean que a Guillermo le sobra paño para darse ciertos lujos. Boca como fortaleza colectiva también está contra la pared y, si lo eliminan en Córdoba, Guillermo seguramente quedará colgado de un pasamanos y con el precipicio abajo esperando a que se caiga.

Así y todo, sería una zoncera desconocer que contra Boca va la vida futbolística para Central. También es una serie que definirá, según lo comentado en off por el DT, el futuro inmediato de un proyecto futbolístico y financiero que Coudet decidió ponerse a la cabeza de todos, siempre con la anuencia dirigencial. Porque ninguna de las gestiones o los jugadores que trajo el Chacho fueron obra de la providencia. Al contrario. Si insistió tanto fue porque estaba convencido de que iban a colmar las expectativas, más allá de la fortuna que costaron. Todo indica que Teo Gutiérrez, la contratación más onerosa del mercado de pase, hoy será titular. Aunque la presencia del colombiano está más emparentada con una borratina que con otra cosa. El tiempo dará el veredicto.

Comentarios