Ovación
Viernes 04 de Noviembre de 2016

Dinámica y madurez al servicio del equipo

Montoya es uno de los motores de Central. Figura con Boca y con una proyección notable.

Walter Montoya fue el punto más alto del triunfazo canalla 2 a 1 en el Kempes ante Boca, que valió el pasaje a la semifinal de la Copa Argentina. Al volante derecho le alcanzó un primer tiempo brillante para convertirse en el jugador sobresaliente de la noche del miércoles en la Docta. El chaqueño tuvo dinámica en sus desplazamientos, precisión con la pelota, ambición para pisar el área de enfrente y sabiduría a la hora de terminar las jugadas, como cuando metió un desborde endemoniado desde la derecha para servirle el primer gol a José Luis Fernández o en la jugada que resolvió con un latigazo que forzó el rebote de Sara y la concreción de Germán Herrera. Montoya manejó con astucia el GPS de la victoria auriazul y sacó a relucir su chapa de jugadorazo, con enorme futuro europeo, en el momento que Central más lo necesitaba. "Me quedé en Central para ser campeón", dijo en el último receso cuando algunos equipos lo tentaron para emigrar y no se corrió ni un centímetro de esa declaración ayer en diálogo con Ovación (ver página 4).

Desde la llegada de Eduardo Coudet a principios de 2015, Montoya fue creciendo de manera exponencial como jugador indiscutido dentro de la formación titular. Seguro que el Chacho, otro ocho de raza en su época de pantalones cortos, le confió muchísimos secretos del puesto y Walter los fue incorporando a pasos agigantados.

Por eso se convirtió en uno de los volantes por derecha, junto con Fernando Belluschi de San Lorenzo, más gravitantes del fútbol argentino y con enorme proyección en su carrera en el corto plazo.

De incansable ida y vuelta por derecha, no sólo siempre colabora en el retroceso, sino que tiene la capacidad para desbordar con la gambeta filosa de un wing y además sabe meter diagonales por sorpresa para sacar el bombazo de media distancia que suele incomodar a los arqueros rivales.

Lo que potenció el desempeño de Montoya frente a los xeneizes es que el volante había sufrido un esguince ligamentario en la rodilla derecha ante Estudiantes, cuando anotó un gol de media distancia. Por eso se perdió el clásico y el cotejo ante Huracán por el torneo doméstico y sin sumar ningún minuto previo reapareció en el encuentro copero decisivo ante Boca, en el que se comió la cancha con un primer tiempo magistral.

En el último receso Montoya tuvo una chance real de partir al fútbol mexicano y hasta fue seducido por River, pero el chaqueño renovó su vínculo contractual y sentimental con el club de Arroyito y según sus propias palabras confió: "Me quedé para ser campeón con Central". El último miércoles dejó claro que se está esforzando al máximo para lograrlo. El chaqueño está dispuesto a cumplir su gran sueño de dar la vuelta olímpica.

Debutó en primera en 2014

Montoya debutó en primera el 4 de septiembre de 2014, con Russo como DT. Fue en Central y Boca (1-1) en la Sudamericana. Ingresó a los 77' por F. Barrientos.

Tiene 62 partidos y seis goles

Acumula 62 cotejos en la primera canalla: 43 en torneos de AFA, 10 en la Copa Argentina, 8 en la Libertadores y uno en la Sudamericana. Hizo 6 goles.

Comentarios