Edición Impresa
Martes 08 de Octubre de 2013

Dilemas políticos y especulación electoral

En sordina, la pregunta que ronda en cercanías del gobierno nacional se resume en: ¿es bueno o es malo? (el episodio médico de la presidenta).

En sordina, la pregunta que ronda en cercanías del gobierno nacional se resume en: ¿es bueno o es malo? (el episodio médico de la presidenta). La pregunta, con formato de especulación electoral, humanamente inevitable, inquieta al oficialismo a la vez que preocupa a la oposición política. Que en este caso, con reflejo político, tomó distancia del mandato mediático opositor y no se sumó a indecorosa celebración de la mala noticia que montaron varios comunicadores del Grupo Clarín y aledaños.

La dinámica del impacto político que provoca el evento de salud de CFK se mide tramo a tramo. Un escenario es el retiro parcial y por un tiempo limitado del ejercicio de la Presidencia y de la toma de decisiones. Otra circunstancia sería el retiro total de sus funciones por determinado tiempo, como ocurriría a partir de hoy. Y por último, un escenario negativo, de retiro del poder formal y real por un tiempo indeterminado.

El kirchnerismo —y el peronismo en general— constituye un extendido sistema que ejercita el poder y controla el aparato estatal desde hace una década, y ni amaga a asustarse por un traspié de salud. Ni siquiera por el de su líder político. "Acá seguimos trabajando como siempre, no se para nada" advertían ayer en oficinas ministeriales.

Desde esos mismos despachos, donde hay inquietud que se sobrelleva con sobriedad, nadie adelantaba ayer evaluaciones definitivas, mucho menos en la noche previa de la intervención quirúrgica a CFK. ¿Lo perjudica a Martín Insaurralde caminar los últimos 16 días de compaña electoral sin la presencia de la presidenta o lo beneficia?. Lo cierto es que la decisión de "despegar" a Insaurralde de CFK ya estaba tomada. Y en marcha. El fortalecimiento publicitario de la marca propia del candidato "MI" así lo demuestra.

De todos modos, alguien que habla mucho y seguido con la presidenta, advirtió a La Capital: "Sin Cristina porque está con un problema de salud, es un tema. Pero pensar que alguien en este proyecto se puede «salvar» tomando distancia de la presidenta, sería suicidarse".

Por lo demás, una fuente que pulsa el clima en los pasillos de la Jefatura de Gabinete de Ministros consignó que el principal grupo mediático opositor al gobierno había sufrido una primera derrota política en el nuevo escenario: "Quisieron plantear una rebelión destituyente contra ( Amado) Boudou, impedir que asuma, pero se quedaron solos. Ni los políticos opositores que siempre siguen sus mandatos los acompañaron esta vez", celebró.

Chicanas. El argumento que impugna la asunción a la Presidencia por parte de Boudou, al encontrarse investigado por la Justicia, no pasa de la chicana política. Y no cuenta con posibilidades jurídicas ni políticas de prosperar. En el oficialismo dicen: "Si Mauricio Macri tiene un procesamiento confirmado por una Cámara de segunda instancia, y sigue gobernando, ¿cuál es la razón para impugnar a Boudou, que no está procesado, ni siquiera imputado?".

El ascenso del vicepresidente al puesto político principal del país, como ya sucedió durante 20 días en el verano de 2012, de todos modos provocará una situación aún no resuelta para el día de mañana en el Senado. Y que abre especulaciones. Será cuando se trate en el recinto el estratégico proyecto de ley del Presupuesto 2014, que llega con media sanción de Diputados. Allí el oficialismo cuenta, según distintas fuentes, con 36 o 37 votos. Según sea el número, podría ser determinante la presencia del presidente de la Cámara, y eventualmente su voto.

Mientras tanto, a la oposición política partidaria, que se juega los votos el próximo 27 de octubre, no le resulta cómodo el escenario político sorpresivo. En los próximos días irá midiendo si tiene espacio o no para volver a fustigar a CFK, al cabo el núcleo principal de su discurso político. El recuerdo del efecto "ave fénix" del kirchnerismo, que se inició en 2010, y se profundizó pos muerte de su fundador, produce sudor frío en las espaldas acaloradas de muchos que se apresuraron a celebrar "el fin de ciclo" antes de tiempo.

Comentarios