Central
Martes 27 de Septiembre de 2016

Diego Rodríguez: "No me queda otra que entrenar y esperar"

El arquero continúa aguardando que el juzgado lo habilite tras haber presentado un recurso de amparo para ponerse a disposición de Central de una buena vez. "Estoy un poco impaciente", dijo.

La llegada de Diego Rodríguez ofreció varias escalas antes de hacer base en Arroyito. Se dilataba porque había divergencias entre Independiente y el arquero por un tema contractual. Central intercedió, el jugador cedió y así se cristalizó la contratación. Pero desde que se sumó al equipo canalla no fue habilitado. Sucede que todo profesional que sale de los rojos debe luego presentar un recurso de amparo para poder desempeñarse en el nuevo club debido a la inhibición judicial que pesa sobre la entidad de Avellaneda. Generalmente el juez hace lugar inmediatamente. Pero no es este el caso. "Y sí, no me queda otra que entrenar y esperar", expresa con cierta impotencia el guardameta en una entrevista a solas con este medio. "No sabemos los motivos de por qué no me habilitan. La verdad es que es extraño. Pero como es algo que no depende de mí, entonces tengo que estar lo más paciente que pueda hasta que lleguen buenas noticias", acota el rubio futbolista con resignación. No obstante, hay cierto optimismo en el protagonista para que esta semana se solucione este tema que lo tiene en vilo.

—¿Cómo te tiene el tema de la inhabilitación?

—Un poco impaciente. Deseo que se resuelva esta situación lo antes posible. Lo que todos queremos es que llegue la habilitación para poder estar a disposición de una vez. Haberme sumado a este club y no tener la posibilidad de estar entre los convocados o jugar porque todavía la Justicia no dio el okey al recurso que presentamos da bronca.

—¿Pensabas que se iba a dilatar tanto?

—No, para nada. En ningún momento dudé de eso, pese a que sabía muy bien en la situación en la que estaba. No obstante, creía que se iba a solucionar rápidamente porque así sucedió con los chicos que se fueron de Independiente a otros lugares y hoy en día están casi todos jugando sin problemas. Este caso fue, sinceramente, especial. Ojalá se solucione a corto plazo.

—¿Cuál es que la pregunta que te hacés cuando ves que ex compañeros están trabajando normal en otros lados, en cambio vos no?

—Y, es una situación rara. A veces me pregunto y digo "otra cosa más". Pero bueno, son cosas que pasan, aunque en este caso puntual sé muy bien que ya no depende de mí específicamente. Por eso es que intento tener paciencia y tratar de mantenerme al margen. Después, cuando entreno trato de desatar esa bronca practicando más fuerte.

—¿Y podés contener la paciencia, ya que no es lo mismo estar bien y no jugar por una decisión del entrenador a esta falta de actividad porque el juez no hizo lugar a un recurso de amparo?

—Es muy difícil, sobre todo porque no depende de mí. Por lo tanto, no hay mucho por hacer, es así. No me queda otra que entrenar y seguir esperando. Lógico que lo que está al alcance de mis manos lo hago. Aunque es algo ajeno a uno.

—¿Cómo qué cosas por ejemplo?

—Y, llamo a los abogados, trato de estar encima de este caso para saber cómo está o va esta situación. Pero sí, es un poco difícil el tema.

—¿Qué te dicen tus abogados?

—Y, están haciendo lo que pueden también.

—¿Llamaste a Agremiados o se acercaron para analizar tu situación?

—Sí, de hecho me comuniqué directamente con Marchi, así que también están trabajando en esto. Por eso es que confío en que pronto se solucionará todo.

—Ante este cuadro de situación, ¿sentís que hiciste lo correcto al venir o hubieses preferido quedarte en Independiente si sabías que te iba a pasar todo esto?

—No, no me arrepiento para nada de haber elegido a Central. Al contrario, cada día que pasa estoy más a gusto en el club y muy cómodo con mis compañeros.

—Está claro que sos el más perjudicado.

—Por supuesto, eso lo sé. No tengo duda de que es así. Por eso, y repito, esta situación es muy difícil.

—¿Te pusiste algún plazo porque tampoco podés estar así, sobre todo para definir qué vas a hacer con tu futuro?

—Hablo con mi representante constantemente e intentamos apresurar las cosas. Todos anhelamos que salga la habilitación de una vez. Quise estar acá,y por eso vine. Por eso quiero dejar en claro por las dudas, que no pasa por mi cabeza volver (a Independiente) o dar un paso hacia atrás.

—¿Qué te dice Coudet al ver que no puede tenerte a mano?

—Me pregunta siempre sobre cómo está mi situación. Hay una comunicación constante desde ese punto de vista.

—¿La dirigencia te llama o están tratando de darte una mano?

—Sí, también lo hace. Entre todos estamos buscando que se solucione cuanto antes este tema.

—¿Y qué pasa por tu cabeza cuando ves al equipo y sabés que no podés colaborar?

—Es obvio que uno intenta ayudar desde afuera hasta donde puede. Por eso espero que se destrabe esto para poder dar una mano desde adentro.

—¿Confías en que esta semana podría haber novedades importantes?

—Por supuesto. De hecho, tengo entendido de que así será. Al menos espero eso, aunque hace varios días vengo esperando buenas noticias.

—¿Y si te llega la habilitación, estás para jugar en caso de que el Chacho lo disponga?

—Sí, porque vengo entrenando sin problemas desde el primer día en que llegué. Después será una decisión del entrenador definir qué hará.

—Mientras esperás para estar adentro, ¿cómo ves al equipo?

—Bien. Se está acomodando porque recién van los primeros partidos. Después de las dos victorias, ante Patronato por el torneo local y frente a Morón por Copa Argentina, el equipo buscó el otro día en Rafaela seguir por esa senda, pero no se pudo aunque al menos se sumó.

Comentarios