Educación
Sábado 29 de Noviembre de 2008

Dibbern: "El debate que viene es cómo se expande la Universidad"

El secretario de Políticas Universitarias, Alberto Dibbern, analiza el impacto de la obligatoriedad del secundario.

En pocos años, los fondos destinados al sistema educativo crecieron de manera sostenida. En lo que refiere al nivel superior de la enseñanza, para las universidades se destina actualmente casi un 1 por ciento del PBI nacional (Producto Bruto Interno). Si bien gran parte de este dinero es dirigido a la atención de la política salarial, el secretario de Políticas Universitarias, Alberto Dibbern, explica a La Capital que "a partir de 2009 se verá un incremento sustantivo en lo que corresponde a gastos de funcionamiento". El funcionario estuvo en Rosario esta semana para anunciar un aumento para el presupuesto de la UNR.

Conforme por haber duplicado en pocos años el presupuesto del área, Dibbern sostiene que "el gran debate que viene es cómo se expande la educación superior", en referencia al impacto de la obligatoriedad del secundario en este nivel. Y por ello, considera necesario avanzar en la discusión sobre la "’planificación y diversificación" de las ofertas terciaria y universitaria, pero respetando los principios de "masividad y calidad"

—¿Cómo debería prepararse la Universidad para esos cambios?

—Indudablemente hay que planificar la educación superior, y creo que esa oferta se tiene que diversificar. Una buena idea puede ser crear centros regionales de educación superior, que los imagino como un par de universidades que pueden trabajar en red y ofrecer, en determinado lugar, una oferta académica de calidad y con pertinencia para la región. Pero el gran debate que viene es cómo se expande la educación superior. Es indudable que hay distintos modelos como los de Cuba, Venezuela o Brasil; la Argentina tiene que tener uno, pero lo que no puede es tener un modelo anárquico. Tiene que ser consensuado y discutido entre los rectores de universidades públicas y privadas. Ahí está el debate de los próximos años, en la búsqueda de criterios para garantizar una oferta coherente que tenga calidad, rigor académico y que sea útil para determinada región.

—¿Y con respecto a las carreras existentes?

—Las universidades tienen que flexibilizar sus currículas, tener salidas intermedias y articular mejor con la educación terciaria. Y para eso se necesita levantar el nivel de la educación terciaria con una vinculación con la Universidad. En América latina, la Argentina debe ser hoy el país que mayores controles tiene para la creación de nuevas universidades, eso ha puesto un freno a la oferta mercantilista que existe tanto en Brasil como en Perú, Chile y Colombia.

—¿Se abrirá un debate también sobre el vínculo con la producción?

—El Estado tiene la obligación de financiar su funcionamiento, pero también las universidades tienen la obligación de vincularse con el sector productivo de su comunidad. Una Universidad tiene que estar al servicio de la sociedad, no sólo con políticas de extensión sino con otras que articulen lo que realiza en sus áreas de investigación con el desarrollo nacional. Eso tiene que ver con la vinculación universitaria, por ejemplo, con los parques industriales. Es decir, identificar las dificultades que puede tener la industria nacional y tratar de aportar para su mejora.

Comentarios