Edición Impresa
Sábado 14 de Noviembre de 2009

Día de la Educación Técnica: entre broncas y esperanzas

El 15 de noviembre se instaló como un día de festejos para la educación técnica. Se instituyó para celebrar la creación en 1959 del Consejo Nacional de Educación Técnica (Conet), un órgano rector a partir del cual las escuelas técnicas nacionales alcanzarían su mayor esplendor. Pero a medida que los gobiernos militares, estimulados por los grandes dueños de la Argentina, avanzaron imponiendo un modelo de país dependiente, que atacaba a la producción industrial propia, ya no se vio la necesidad de preparar técnicos.

El 15 de noviembre se instaló como un día de festejos para la educación técnica. Se instituyó para celebrar la creación en 1959 del Consejo Nacional de Educación Técnica (Conet), un órgano rector a partir del cual las escuelas técnicas nacionales alcanzarían su mayor esplendor. Pero a medida que los gobiernos militares, estimulados por los grandes dueños de la Argentina, avanzaron imponiendo un modelo de país dependiente, que atacaba a la producción industrial propia, ya no se vio la necesidad de preparar técnicos.

En 1992 se elimina el Conet y al año siguiente, todos los partidos políticos, a través del parlamento, imponen una ley federal que suprime a la educación técnica y a sus escuelas. La fecha se transformó así en día de resistencia, de lucha y de denuncia.

A partir del 2004, la fecha comenzó a transformarse en día de esperanza y construcción. Luego de la crisis de 2001, la sociedad se dio cuenta que había que volver a la producción nacional y a las escuelas técnicas. En Santa Fe comienza un proceso de recuperación, donde se trabaja en nuevos planes de estudio; y a nivel nacional se impulsa una ley que las pone en pie nuevamente. Norma que se consiguió en 2005 gracias a la decisión del gobierno nacional y del Instituto Nacional de Educación Técnológica (Inet).

A fines del 2006, en Santa Fe la nueva gestión educativa frena este proceso y pretende imponer una norma provincial de educación, inconsulta y retrógrada, coherente con la ley federal. Pero no lo logran.

Se abren nuevamente esperanzas, pues a pesar de que el socialismo había votado en contra de la aprobación de la ley de educación técnica, luego reconoció su error.

Pero quedó allí, en las promesas, en las incoherencias y en la parálisis. Y eso que recursos y plata hay. Y bastante (así como bastante mal aprovechada). Nunca la provincia adhirió a aquella ley. Mientras, a nivel nacional se siguió avanzando, con fondos y con la aprobación de tecnicaturas clave, como la de mecánica, electricidad, electromecánica, inexistentes y prohibidas en la provincia de Santa Fe. Todavía se sigue con las materias de la EGB 3 y del polimodal, engendros creados por la ley federal.

Tampoco Santa Fe se ha preocupado por reinstalar un título técnico de una industria de gran arraigo en Rosario décadas atrás, como el técnico en aire acondicionado y refrigeración. Claro, era más barato traer esos equipos de Brasil, Chile u Oriente. ¿No preocupa la falta de trabajo? Se afirma que la educación técnica es prioritaria pero se pierden años sin hacer nada. Por suerte las escuelas se reequipan con los "Planes de mejora".

Hoy, el 15 de noviembre es un día donde se mezclan esperanzas, nostalgias y también dolor. Nosotros sí sabemos que no es simplemente esperar un año más, porque tras todos estos años hay chicos y chicas que pasan perdiendo una oportunidad que nunca volverán a tener. Ese dolor y convicción es lo que hace que en fechas como éstas, las escuelas técnicas reafirmen su compromiso sabiendo que jamás aflojarán.

(*) Ex director provincial de Educación Media y Técnica de Santa Fe.

Comentarios