Información Gral
Jueves 25 de Agosto de 2016

Devastador sismo en el centro de Italia mata a 159 personas

Hay 368 heridos y unos 170 desaparecidos según los registros oficiales. No se han reportado argentinos afectados por el fenómeno

Los rescatistas corrían anoche una carrera contra el tiempo para encontrar sobrevivientes del fuerte sismo que sacudió a primera hora de ayer el centro de Italia, mientras la cifra de muertos subía a al menos 159, según el primer ministro Matteo Renzi. No se tiene noticias aún de que algún argentino haya sido afectado por el fenómeno.

"No es el número definitivo", dijo Renzi por la noche durante una visita a la región afectada, situada entre 800 y 1.000 metros de altura. "Se trata de un dolor sin fin", añadió el primer ministro, ya que involucra historias de vida, personas y familias. Se contaron 368 heridos y hay unos 170 desaparecidos.

Anoche, alumbrados por potentes reflectores, 760 bomberos y centenares de voluntarios hacían milagros para salvar a los sepultados vivos. Se cree que la cifra de víctimas fatales sea mucho mayor. El movimiento telúrico de magnitud 6 en algunos lugares se produjo a las 3.36 y se sintió a lo largo de una amplia sección del centro de Italia, incluida la capital, Roma, donde los residentes sintieron el sostenido sismo y las réplicas que le siguieron. El temblor se notó más allá de la región de Lacio, en Umbría y Le Marche, en la costa del mar Adriático.

Las localidades más afectadas son Amatrice y Accumoli, cerca de Rieti, a unos 150 kilómetros al noreste de Roma, además de Pescara del Tronto y Arquata del Tronto más al este, los cuatro lugares devastados por el terremoto, habían triplicado la población en estos días y estaban llenos de chicos y nenes muy pequeños en la parte central de los montes Apeninos.

La agencia de protección civil italiana apuntó que centenares de heridos y miles de residentes necesitan alojamiento temporal, aunque destacó que las cifras pueden ir variando.

Centenares de heridos y enfermos fueron rescatados de las dos localidades más gravemente afectadas en la región de Lacio.

Renzi sostuvo que Italia estaba unida solidariamente para hacer frente a los grandes desafíos tras el sismo. A la vez se teme que la cifra de muertos continúe incrementándose, ya que numerosas víctimas se encuentran atrapadas bajo los escombros.

"Este es un pueblo que está muerto. Está completamente destruido", dijo a DPA el estudiante Federico Rocchi en Amatrice, y agregó que había perdido muchos amigos por el sismo que se originó a una profundidad de 4,2 kilómetros en un área arbolada en la provincia de Rieti.

Fue seguido por más de 50 réplicas, la más fuerte de ellas de una magnitud de 5,4, a una hora del primer sismo.

Al mediodía el jefe de gobierno prometió a la región afectada por el terremoto todo tipo de ayuda. "No dejaremos a nadie solo", apuntó en una breve declaración en Roma.

El alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, explicó que "hay muchas personas bajo los escombros. Estamos preparando un lugar para los cadáveres", añadió. "Media localidad" resultó arrasada, añadió a la emisora pública Rainews 24.

El habitante Eraldo Di Giacomo se refirió a una gran devastación: "Todo colapsó, casas, todo". "Todo está roto", manifestó.

El hospital de Amatrice fue evacuado y sus 15 pacientes debieron salir a la calle. Personas heridas por el terremoto también fueron trasladadas hasta allí.

   En medio del caos generado por la falla enorme del dorsal de los Apeninos se registraron señales de esperanza. Una niña fue sacado con vida de los escombros en la localidad de Pescara del Tronto. Poco después de caer la noche del miércoles, dos mujeres la vieron y gritaron "¡Está viva! ¡Está viva!". Médicos también liberaron a un niño de seis años en Amatrice, aunque su hermano mellizo permanece desaparecido.

   En diálogo con Rainews 24 dos horas después del sismo, el alcalde de Accumoli Stefano Petrucci se quejó de que los servicios de emergencia no habían llegado, poniendo vidas en riesgo porque a nivel local había escaso equipamiento para buscar sobrevivientes.

   "Es un escándalo", dijo Petrucci, haciendo notar que una unidad de los carabinieri logró llegar al lugar desde 100 kilómetros de distancia.

"Mi hermana está bajo los escombros. No da señal de vida. Se oyen sólo los gatos", lamentaba angustiado Guido Bordo, de 69 años, mientras esperaba en Accumoli noticias sobre sus familiares.

Los operadores piden continuamente silencio para poder escuchar los lamentos, gritos y señales, para luego poder ponerse a escarbar y hurgar.

   La Cruz Roja Alemana indicó por su parte que las labores de rescate serán difíciles por el terreno montañoso de la región.

   Mientras tanto, la Unión Europea ofreció toda la ayuda posible, incluyendo acceso a sus servicios de navegación satelital para medir mejor la situación.

   "Como siempre somos solidarios con la nación italiana y estamos listos para ayudar de la forma en que podamos", tuiteó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

   El presidente italiano, Sergio Mattarella, apeló a la solidaridad durante un "momento de dolor y de llamado a la responsabilidad común".

   "La necesidad inmediata es comprometer a todas las fuerzas para salvar vidas, atender a los heridos y asegurar las mejores condiciones para los desplazados", afirmó.

   Asimismo la catástrofe despertó numerosas reacciones internacionales de condolencia.

   El Papa Francisco dijo que prácticamente se había quedado sin palabras. "Escuchar al alcalde de Amatrice diciendo que la localidad en su conjunto ya no existe y saber que entre las víctimas hay niños me ha conmovido mucho", afirmó el jefe de la Iglesia católica.

   El presidente estadounidense, Barack Obama, llamó ayer a su homólogo italiano Sergio Mattarella para ofrecerle las condolencias y el apoyo estadounidenses.

   La canciller alemana, Angela Merkel, envió un telegrama de condolencias a Renzi.

   "Las imágenes de los estragos son impactantes. Ante el dolor y los grandes destrozos ocasionados me gustaría trasmitirle el más sentido pésame en nombre del pueblo alemán", escribió la mandataria en el mensaje de solidaridad.

   A causa de su situación geográfica, Italia es sacudida una y otra vez por sismos, en su mayoría de gravedad. En L'Aquila, asimismo en el centro de Italia, un terremoto mató a 309 personas hace siete años, en 2009.

   Sin embargo, se espera que la cifra de muertos no sea tan elevada esta vez, ya que las áreas más afectadas estaban menos pobladas que L'Aquila.

   Entretanto, arqueólogos se reunían en el Coliseo de Roma para determinar si el monumento más famoso de Italia sufrió daños en medio de las réplicas. Dos de las columnas resultaron afectadas. De todas maneras, la atracción turística continuó abierta a los visitantes.


No hay argentinos. El embajador argentino en Italia, Tomás Ferrari, y la cónsul en Roma, Carolina Gunski, aseguraron anoche que "hasta el momento no se registra la existencia de argentinos" entre las víctimas fatales del fuerte terremoto.

   En la jurisdicción de Roma y La Toscana hay unos 10 mil argentinos registrados, pero además "están los italo-argentinos que normalmente no están registrados porque ya están como italianos, con lo cual es muy difícil estimar ese número", señaló Gunski a Télam.

   "Lo que estamos apuntando ahora es a ver si entre las víctimas o heridos no tenemos italo-argentinos", dijo la diplomática. ,

   Por su parte, Ferrari aseguró que "fue un movimiento intenso y largo que se sintió en pleno Roma" y dijo que "todos nos despertamos a las 3 y pico de la madrugada con el sacudón".

   La representación que encabeza Ferrari publicó números de contacto (como el 39-06-82888850, entre otros) en sus cuentas de Facebook y Twitter, para que los argentinos que tienen familiares o amigos en las zonas afectadas se comuniquen si necesitan datos actualizados de la lista de víctimas y daños.

Por su parte, la cónsul en Roma dijo que está en contacto con la Agencia de Protección Civil italiana para tener un seguimiento de la situación y el número de victimas.

   "A nosotros nos interesa con mayor detalle la posible existencia de argentinos entre las victimas fatales pero afortunadamente hasta el momento no hay", señaló la diplomática.

   Agregó que la legación a su cargo se puso en contacto telefónico con los residentes argentinos que habitan en las zonas aledañas al sismo "y afortunadamente no han reportados daños ni familiares heridos, ni desaparecidos".

Comentarios