Pérez Corradi
Lunes 20 de Junio de 2016

Detuvieron a Pérez Corradi en Brasil y ahora se espera su extradición

Tras cuatro años prófugo, cayó con una identidad apócrifa. Había pagado 50 mil dólares para borrar sus huellas dactilares

El prófugo Ibar Pérez Corradi, señalado como instigador del Triple Crimen de General Rodríguez, fue capturado ayer en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú. Posteriormente lo trasladaron a Asunción, donde quedó a disposición de la Justicia paraguaya, que ahora debe resolver sobre su extradición a la Argentina.

El arresto fue concretado en un departamento ubicado en territorio brasileño en un operativo conjunto entre las fuerzas de seguridad de ese país y de Paraguay, donde se habría escondido los últimos meses el prófugo de la Justicia argentina con una identidad falsa.

Pérez Corradi vivía clandestinamente con la identidad usurpada de una persona paraguaya muerta en noviembre de 2002 que se llamaba Walter Manuel Ortega Molinas.

La investigación apunta a que Pérez Corradi le habría pagado a una red de policías locales que, por entonces, le otorgaba protección para acceder a los documentos falsos de Ortega Molinas.

Según habría dicho el acusado al momento de su detención, "se estaba preparando para entregarse" a las autoridades cuando fue encontrado y luego trasladado en avioneta a Asunción para quedar a disposición del Ministerio Público de ese país.

Ese organismo debe ahora decidir si remite a Pérez Corradi al Departamento Judicial de la Policía Nacional o si queda recluido en la Agrupación Especializada.

Por su parte, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, festejó la captura del prófugo y felicitó a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y a los organismos de Brasil y Paraguay, que colaboraron en ese propósito.

En una conferencia de prensa que brindó en la sede de la cartera, Bullrich enfatizó que Pérez Corradi "tiene mucho para decirle al pueblo argentino" y confió en que "pronto estará en el país" purgando su condena.

Tras indicar que ya se puso en marcha el trámite para comenzar "de manera inmediata el proceso de extradición", destacó: "Es el resultado de la persistencia de un gobierno que ha decidido terminar con la impunidad de los que robaron, de los que asesinaron y de los que llenaron de efedrina y droga nuestro país".

"Hubo cierta protección que se fue desarmando por voluntad expresa del presidente paraguayo (Horacio Cartes) y la decisión de no permitir ningún tipo de complicidad de parte de sus agentes. Muchos de ellos fueron cesanteados producto de esa realidad. Esto permitió ir dejando a Pérez Corradi en una situación de soledad", ponderó.

Pese a las versiones que aludieron a una inminente entrega, abonadas por el detenido y su defensa, Pérez Corradi fue encontrado con raspaduras en sus manos, a causa de un tratamiento reciente que el prófugo pagó en 50 mil dólares para borrar sus huellas dactilares.

Bullrich afirmó que "exitían datos precisos de cuándo había nacido su segundo hijo, en febrero pasado, y a partir de esa información los profesionales se fueron acercando". Y agregó: "Lo evidente es que todavía tenía plata porque pagó 50 mil dólares para rasparse los dedos".

También hace presumir que no estaba en sus planes entregarse a la Justicia el hecho de que fue encontrado con una apariencia totalmente cambiada respecto de las imágenes que habían circulado durante meses: al momento de su detención, lucía una barba candado y el pelo rapado.

Lo que viene. En Asunción, Pérez Corradi deberá hacer frente a cargos por falsificación de documentos de identidad y luego podría ser deportado a la Argentina, cuando la Justicia local pida su extradición.

Carlos Broitman, el abogado principal de Pérez Corradi, indicó que su cliente "es un blanco para que lo asesinen" pero que, de todos modos, vendrá a la Argentina "a defenderse y a dar explicaciones".

En ese sentido, advirtió que a través de su testimonio judicial "puede involucrar y desinvolucrar a gente".

Comentarios