Información Gral
Viernes 17 de Junio de 2016

Detuvieron a otras nueve personas por la violación y asesinato de un niño de 11 años

El hecho ocurrió a principios de mes en la localidad santiagueña de Quimilí, donde el chico fue hallado descuartizado. El juez investiga si se trató de un ataque sexual, un ajuste de cuentas o algún ritual.

Nueve personas fueron detenidas por la policía de Santiago del Estero acusadas de tener algún tipo de vinculación con la violación, asesinato y descuartizamiento de un niño de 11 años, perpetrado en la ciudad Quimilí.
Fuentes ligadas a la investigación dijeron que en las últimas horas el juez a cargo de la causa, Miguel Angel Moreno, libró las órdenes para ubicar y hacer comparecer a los sospechosos a la sede del Departamento de Seguridad Ciudadana N° 12.
En un primer momento dos personas, apodadas Rody y Burra, fueron trasladadas a la dependencia policial, y el último confesó que presenció el asesinato de Mario Agustín Salto.
Según los informes, aportó las identidades del resto de las personas detenidas en operativos que se realizaron hasta hoy.
Las detenciones se suman a la de los hermanos Ocaranza, quienes llevan casi dos semanas bajo arresto, alojados en comisarías de Añatuya y Suncho Corral.
Los investigadores buscan determinar, además, si el asesinato fue perpetrado por el ataque sexual, o también un ajuste de cuentas o alguna forma de ritual.
Asimismo, trascendió que buscan localizar a un camionero chaqueño que fue visto en la zona donde fue encontrado el cuerpo mutilado del niño, en las afueras de la ciudad ubicada a 200 kilómetros al este de la capital santiagueña.
El niño había salido solo en una bicicleta de su casa del barrio Cooperativa hacia una represa para pescar, en la tarde del martes 31 de mayo.
Dos días después, en la mañana del jueves 2 de junio, un transeúnte vio cuando los perros sacaban de una bolsa las extremidades de un ser humano, por lo que de inmediato dio aviso a la policía.
Horas después se confirmó que se trataba del niño que había sido reportado como desaparecido por su madre.
Los hermanos Ocaranza fueron imputados por el abuso sexual y homicidio calificado del niño, que fue encontrado desmembrado en un camino vecinal de la periferia urbana.
Un familiar de los dos imputados dijo a medios locales que los hermanos estaban trabajando en un campo, produciendo carbón vegetal, el día en que el niño fue atacado y estrangulado.
Olga Ledesma, para quien trabajaban los acusados, consideró que no son responsables del crimen porque "no tienen maldad", y agregó: "Ellos estuvieron trabajando y hay más de veinte testigos que pueden afirmarlo. Trabajan para comer. No beben ni consumen drogas".



Comentarios