la_region
Domingo 22 de Mayo de 2016

Detuvieron a dos sospechosos y hallaron el auto del remisero baleado, que sigue en grave estado

Al cierre de esta edición, Horacio Colberg permanecía en el Heca en estado desesperante, sin respuesta neurológica

Dos jóvenes —un hombre y una mujer— fueron detenidos ayer, sindicados de ser los responsables de robar y balear a un remisero de Villa Gobernador Gálvez en la madrugada del viernes. La víctima, en tanto, seguía anoche internada en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) en estado desesperante, con un amplio daño neurológico ocasionado por el balazo en la nuca que recibió.

Fuentes de la Fiscalía a cargo de Florentino Malaponte reportaron ayer que "alrededor de las 17.30 se realizó un allanamiento en la zona de Ayacucho al 5000, adonde se llegó por tareas de inteligencia, y se relacionó al caso a dos personas que allí fueron detenidas". Se trata de "Karen T. y Martín C., de entre 20 y 25 años de edad", y en el domicilio allanado se secuestraron "un cargador de metralleta, 10 cartuchos punto azul, un rifle tipo carabina, un cargador de 9 milímetros y un revólver calibre 22 largo, con municiones y balas de diverso calibre".

Además, se encontró el auto del remisero en Ayacucho y Pelikan, a media cuadra de donde había sido llamado para realizar un viaje en la madrugada del viernes.

Todo el material "se secuestró y se mandó a peritar para prueba balística y científica", indicaron desde Fiscalía, y añadieron que "el auto —un Chevrolet Corsa— se encontró alrededor de las 18".

Por otro lado, revelaron que "la cámara de seguridad que estaba en la zona del hecho (donde fue hallado el remisero con el disparo en la cabeza) fue pedida por el fiscal, pero desde el centro de monitoreo de Villa Gobernador Gálvez manifestaron que no funcionaba por falta de mantenimiento".

Ambos jóvenes serán llevados a la audiencia imputativa que se realizará mañana en los Tribunales provinciales.

Estado crítico. En tanto, Horacio Colberg, el remisero baleado en la madrugada del viernes en Villa Gobernador Gálvez, continuaba al cierre de esta edición en "estado crítico", internado en la sala de terapia intensiva del Heca, y con un pronóstico desalentador sobre su sobrevida.

Según el parte médico que dio a LaCapital el subdirector del Heca, Ariel Talarn, Colberg se encontraba "muy grave, sin respuesta neurológica, muy inestable, en coma y con asistencia respiratoria". El profesional señaló que la víctima "permanece en la sala de terapia intensiva y en estado crítico". El remisero recibió un disparo en la nuca que le ocasionó graves daños neurológicos y una hemorragia, resultando un cuadro que "no tiene indicado tratamiento quirúrgico", indicaron los facultativos.

Ante este panorama, la familia de Colberg está consternada por la tragedia que se cernió sobre ellos. Graciela, hija del remisero, admitió a este diario que ayer se iban apagando las esperanzas sobre una recuperación. También se refirió al encuentro que mantuvieron con el fiscal ayer al mediodía: "Tuvimos una reunión, que nos costó conseguirla, y le aportamos pruebas", señaló, y agregó que "les llevamos mensajes de whatsapp y llamados" de los teléfonos.

Graciela reseñó que su padre "hace 20 años que era remisero, era un hombre tranquilo que no se metía con nadie", y descartó la hipótesis de que el móvil del crimen tuviera algún tipo de vinculación personal. "Fue un robo, y para mí que él los reconoció, porque nunca se iba a resistir a un robo, siempre nos decía que en un caso así él les decía que se llevaran todo porque primero estaba la vida de uno".

Refuerzo policial. Por su parte, el intendente de Villa Gobernador Gálvez, Alberto Ricci, consignó que a la luz de la seguidilla de episodios violentos, la policía provincial ha reforzado la presencia de efectivos en la ciudad. Manifestó que ayer estuvo "en contacto con (el ministro de Seguridad, Maximiliano) Pullaro para reforzar la seguridad en la ciudad, ya tenemos vehículos de la Policía de Acción Táctica (PAT) trabajando y de la Brigada Los Pumas en distintas zonas de la ciudad, que se agregaron a los que ya había del Comando Radioeléctrico y de Gendarmería". En ese sentido, desde hace tiempo hay 90 efectivos de la fuerza federal asignados a la ciudad, pero la violencia no cesa.

También apuntó que en la mañana de ayer hubo reuniones con las fuerzas de seguridad para "coordinar las zonas de cada uno", y con los remiseros de la ciudad para tratar de calmar los ánimos, que siguen bastante caldeados. "A los remiseros les explicamos que se iba a reforzar la seguridad", dijo Ricci.

La alarma cundió en la ciudad tras tres casos de extrema violencia ocurridos en apenas cinco días: el sábado pasado asesinaron a un taxista, el lunes murió un hombre baleado en su casa y el viernes le dieron un tiro en la nuca al remisero Colberg, cuya vida pende de un hilo, aunque para Ricci los casos son independientes.

El intendente señaló que el remisero herido es "una persona que hace muchos años que trabaja, pusieron una remisería familiar", pero, dijo, "llama la atención que había abierto hace diez días".

El hecho. Tal cual lo publicó La Capital en su edición de ayer, Horacio Colberg recibió a primera hora de la madrugada del viernes un llamado de una mujer que se identificó como Romina, y que pidió un móvil para Ayacucho al 6100. El remisero fue al lugar, pero su cuerpo apareció a la 1.30 tirado en San Luis y José Ingenieros, de Villa Gobernador Gálvez, con un disparo en la nuca. El auto había desaparecido, igual que dos celulares y una billetera.

A raíz del hecho, los choferes de todas las remiserías de esa ciudad protagonizaron una airada protesta, cortaron todos los accesos desde Rosario a Villa Gobernador Gálvez y otras calles del casco urbano. Durante toda la mañana del viernes, la protesta fue incesante, y motivó una reunión de las autoridades municipales, provinciales y de la policía para establecer mecanismos de refuerzo para el patrullaje de las calles.

Colberg, de 52 años, había abierto la remisería Rey, de San Martín 1334 de Villa Gobernador Gálvez, hacía pocos días. Se trata de un emprendimiento familiar del que también participan algunos de sus hijos.

Comentarios