El Mundo
Jueves 20 de Octubre de 2016

Detuvieron a Cunha, el "cerebro" del impeachment contra Dilma Rousseff

El ex presidente de la Cámara de Diputados fue trasladado a Curitiba por orden del juez Moro, que investiga la operación "Lava Jato".

Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados de Brasil y principal impulsor de la destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff, fue arrestado ayer en Brasilia en el marco de la operación "Lava Jato" (Lavadero de autos). El político, que pertenece al centroderechista Partido Democrático del Movimiento Brasileño (PMDB), el mismo que el presidente Michel Temer, fue detenido por la Policía Federal (PF) en Brasilia. Su casa en el barrio de Barra da Tijuca, en Río de Janeiro, también fue registrada. De acuerdo con la estatal Agencia Brasil, la Policía Federal confirmó la prisión preventiva de Cunha, que fue llevado hacia el hangar de la fuerza policial en Brasilia para embarcar hacia Curitiba, donde se llevan a cabo las investigaciones. Al respecto, Cunha afirmó que su detención y prisión preventiva es "absurda y sin ninguna motivación". En una nota difundida por sus abogados, el político dijo que los argumentos utilizados para su detención son "de una medida cautelar extinta por el Supremo Tribunal Federal".

La búsqueda y detención de Cunha fue autorizada por el juez federal Sérgio Moro, quien está a cargo de los procesos de la causa por corrupción conocida como "Lava Jato", y quien ya anunció también que abrirá juicio contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La prisión de Cunha fue decretada en el ámbito de la acción que lleva la Justicia federal de Paraná. El ex líder parlamentario es acusado de recibir 1,5 millón de dólares por un soborno en un contrato de exploración de petróleo en Benín, Africa.

En su pedido de detención a la Justicia federal de Paraná, Moro expresó que la libertad del ex diputado representaba un riesgo a "la instrucción del proceso, el orden público, como también la posibilidad de fuga en virtud de la disponibilidad de recursos ocultos en el exterior, además de su doble nacionalidad (Cunha es brasileño e italiano)". "Mientras no haya rastreo completo del dinero y la total localización de su ubicación actual, existe un riesgo de disipación del producto del crimen, lo que hará inviable su recuperación", afirmó el juez. Y continuó: "Mientras no esté alejado ese riesgo, está presente igualmente un riesgo mayor de fuga al exterior, una vez que el acusado podría valerse de recursos ilícitos allí mantenidos para facilitar la fuga y refugio". Moro, incluso, destacó el "carácter serial" de los supuestos crímenes efectuados por Cunha, La Procuradoría además realizó una lista de hechos que demuestran la disposición de Cunha de "obstaculizar las investigaciones". Los investigadores también dicen que Cunha podría lavar el dinero que recibió como soborno. De acuerdo al pedido de prisión, "permanece oculto un patrimonio de aproximadamente 13 millones de dólares". Ese monto está congelado en Suiza y debe retornar a Brasil al final del proceso. Moro también autorizó el bloqueo de los bienes del ex político en Brasil. Cunha es uno de los principales acusados en el "Lava Jato", la mayor causa por corrupción en la historia de Brasil en la petrolera estatal Petrobras, por la que están siendo investigados más de 50 políticos. El eje de la investigación se relaciona con el pago de sobornos por parte de terceras empresas para obtener un trato favorable en sus negocios con Petrobras,.

Cunha está acusado de corrupción, lavado de dinero y evasión de divisas. El ex jefe parlamentario es sospechoso, entre otros, de recibir sobornos para liberar recursos de la Caixa Económica Federal, el banco federal del país, y de la empresa Gol Linhas Aéreas, entre otras acusaciones. Durante el proceso que llevó a la destitución de Rousseff, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), Cunha se convirtió en uno de los principales nombres de la política de Brasil y, sin dudas, también de los más controvertidos.

Abandonado por la mayoría de los partidos políticos de Brasil, que buscan despegarse de su figura, Cunha forjó su fama también a partir de los múltiples escándalos de corrupción en los que se vio envuelto. Nacido en Río de Janeiro hace 58 años, Cunha fue denunciado ya tres veces en la causa del "Lava Jato", se lo relacionó con lucros indebidos en los fondos de pensiones del país, uso de documentos falsos e incluso su nombre estuvo vinculado a la investigación por los "Panama Papers".

La llamada "Operación Lava Jato" echó luz sobre un esquema de sobornos empresariales a directivos de Petrobras designados por partidos políticos para manipular las licitaciones, sobrefacturar las obras y luego distribuir el excedente para enriquecerse y financiar campañas.

El asedio a Lula. Según investigadores el perjuicio ocasionado puede ascender a 12.000 millones de dólares. El caso, que llevó a prisión a políticos y empresarios, asedia al propio Lula. El líder del PT enfrenta tres juicios: uno por haber recibido sobornos por cerca de 1,1 millón de dólares en la forma de un departamento y el pago del almacenamiento de sus bienes, otro por ayudar a la firma de ingeniería Odebrecht a ganar contratos en Angola y el tercero por intentar obstruir la acción de la Justicia.

Moro apuntará directamente al hasta hace poco intocable líder de la izquierda latinoamericana. "Lula es el próximo. Todo indica que es el próximo", afirma. "Cunha es un símbolo del PMDB y Lula es el símbolo máximo del PT", dice.

Comentarios