Política
Miércoles 14 de Septiembre de 2016

Detuvieron a "Caballo" Suárez, el gremialista preferido de Cristina

El ex líder de los marítimos fue procesado como supuesto jefe de una asociación ilícita y embargado por 10 millones de pesos.

El ex secretario del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu) Omar Caballo Suárez quedó ayer detenido por orden del juez federal Rodolfo Canicoba Corral, quien dictó un segundo procesamiento en su contra por considerarlo jefe de una "asociación ilícita" que extorsionaba a empresarios navieros para exigirles un dinero que no iba a parar a la organización sino a una fundación propia.

"Existe un alto grado de presunción de culpabilidad en contra del imputado, teniendo en cuenta las contundentes pruebas aunadas al sumario que evidencian su participación en los hechos investigados", sostuvo Canicoba Corral.

Suárez, a quien le adjudican ser el sindicalista preferido de la ex presidenta Cristina Kirchner, concurrió por durante la mañana de ayer a los Tribunales de Comodoro Py 2002, enterado del procesamiento que el juez había dictado el lunes pasado en su contra.

Como el procesamiento dictado por el magistrado incluía la detención, el sindicalista quedó inmediatamente arrestado en la sede judicial.

Fue llevado a la comisaría 23ª de la Capital Federal para que le tomaran las huellas dactilares y hacer los trámites de rigor. Y luego lo derivaron nuevamente a la alcaidía de Comodoro Py, con el fin de esperar el destino que le daría el Servicio Penitenciario Federal, posiblemente la cárcel de Marcos Paz.

Suárez llegó al Somu (personal embarcado) en 1989, de la mano del otrora carapintada Aldo Rico. Fue chofer y guardaespaldas del secretario general de entonces y, en 1992, se convirtió en el titular del gremio, desde donde acompañó los gobiernos de Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Eduardo Duhalde y Néstor y Cristina Kirchner.

La causa en su contra se originó a partir de una denuncia presentada contra el secretario general de la organización y otros dirigentes por el bloqueo de vías navegables, lo que entorpeció el tránsito marítimo, y por exigir a los afiliados que desistiesen de asistir con remolcadores a varios buques extranjeros en 2012.

Comentarios