Paro nacional de mujeres
Lunes 17 de Octubre de 2016

Detienen al tercer acusado del crimen de la adolescente marplatense Lucía Pérez

Tiene 61 años, es amigo de uno de los detenidos y lo acusan de haber encubierto el asesinato. Cayó en un hotel de Santa Clara del Mar.

Un hombre de 61 años que era buscado por la policía acusado de haber encubierto el crimen de Lucía Pérez, la adolescente drogada, violada y asesinada el fin de semana pasado en la ciudad bonaerense de Mar del Plata, fue detenido en un hotel de la vecina localidad balnearia de Santa Clara del Mar, informaron ayer fuentes de la fuerza y judiciales.

Se trata de Alejandro Alberto Maciel, de 61 años, el tercer detenido por el caso y quien ayer se negó a declarar ante la fiscal de la causa, María Isabel Sánchez, que le imputó del delito de "encubrimiento agravado".

Fuentes judiciales informaron a Télam que el acusado aceptó ser sometido a estudios psicológicos y también a que le extrajeran una muestra de sangre para ser cotejada con el ADN hallado en tres preservativos y otros objetos hallados en la casa donde asesinaron a Lucía, de 16 años.

Durante la indagatoria de ayer, Maciel contó con la asistencia de la defensora oficial Carla Auad, aunque a partir de esta mañana será asistido por la abogada particular Laura Solari, la misma que representa a Matías Gabriel Farías, de 23 años, otro de los detenidos, dijeron las fuentes.

A su vez, Maciel tiene una relación de amistad con el tercer apresado, Juan Pablo Offidani, de 41 años, y quedó vinculado a la causa luego de que algunos testigos lo vieron llegar en camioneta a la casa donde asesinaron a la adolescente.

Según las fuentes, las sospechas de la fiscal Sánchez apuntan a que Maciel pudo haber colaborado con Farías y Offidani, ambos acusados como los autores materiales del crimen, para lavar el cuerpo y luego trasladarlo hasta un centro de salud de la zona.

A partir de estos elementos es que la fiscalía solicitó la detención de Maciel, a quien el viernes último la policía le allanó su domicilio donde no se lo pudo localizar aunque sí se descubrió un invernadero para el cultivo de marihuana.

Anteanoche, personal policial finalmente apresó a Maciel en el Hotel Park Center, de Santa Clara de Mar, a unos 18 kilómetros de Mar del Plata, dijeron los informantes de la fuerza.

Tanto Maciel como Farías y Offidani permanecen alojados un la Unidad Penal 44 de Batán mientras se resuelve su situación procesal.

En el caso de los dos últimos, la acusación es más grave ya que se les imputa los delitos de "homicidio criminis causa y abuso sexual seguido de muerte", los que prevén la pena de prisión perpetua.

Brutal ataque sexual. De acuerdo a la reconstrucción del hecho realizada por el Ministerio Público Fiscal, todo comenzó el viernes 7 de octubre pasado, cuando Lucía conoció a Farías y Offidani a través de una amiga de la Escuela Media 3 de Mar del Plata, a la que ambas asistían. Esta chica declaró ante la fiscal Sánchez que conoció a Farías hace poco tiempo, cuando se presentó en el negocio en el que ella trabaja fuera del horario escolar, en el barrio Alfar. Según la acusación, este joven y Offidani fueron quienes se acercaron a Lucía para venderle un cigarrillo de marihuana y, al día siguiente, el menor de ellos la citó en una casa de Playa Serena donde fue drogada, violada y empalada, lo que le provocó la muerte por "reflejo vagal".

Según la fiscal, los acusados luego lavaron y vistieron a la adolescente y la llevaron a la sala sanitaria de Playa Serena, donde ingresó muerta.

A raíz de los dichos de Farías, quien permaneció junto a la víctima en ese lugar, los médicos creyeron inicialmente que Lucía había sufrido una sobredosis, aunque mediante la autopsia se determinó que había sido víctima de un brutal ataque sexual.

El crimen de Lucía movilizó a la comunidad marplatense al punto que ante ayer más de tres mil personas marcharon hasta el edificio de la intendencia del partido de General Pueyrredón, ubicado en avenida Luro e Irigoyen, de Mar del Plata, en reclamo de justicia.

La manifestación estuvo encabezada por los padres de la víctima, que denunciaron que horas antes de movilizarse recibieron amenazas en su domicilio del barrio Peralta Ramos, por lo que las autoridades dispusieron una custodia policial en la vivienda.

Comentarios