Información Gral
Sábado 28 de Mayo de 2016

Detectan en Estados Unidos una superbacteria resistente a todos los antibióticos

Se trata de una cepa de escherichia coli hallada en una paciente con infección urinaria. Las autoridades buscan develar cómo la contrajo.

Una bacteria resistente a todo tipo de medicación existente fue descubierta por primera vez en Estados Unidos, generando preocupación sobre el efecto cada vez menor de los antibióticos, informaron ayer las autoridades sanitarias en ese país.

Una cepa de la bacteria escherichia coli con una mutación del gen mcr-1 que la hacía inmune al antibiótico de último recurso, la colistina, fue detectada en una paciente de 49 años con infección urinaria en Pennsylvania.

"Es un viejo antibiótico, pero era el único y lo último que nos quedaba para lo que yo llamo una bacteria de pesadilla", dijo Thomas Frieden, director del los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

El gen mcr-1, descubierto recientemente, también ha sido hallado en China y en Europa. Su aparición en Estados Unidos por primera vez "anuncia la emergencia de bacterias totalmente resistentes a los medicamentos", indicó por su parte la revista Antimicrobial Agents and Chemotherapy de la Asociación Estadounidense de Microbiología.

"Corremos el riesgo de encontrarnos en un mundo pos-antibióticos", comentó el doctor Frieden.

La colistina apareció en 1959 para tratar infecciones causadas por las bacterias escherichia coli, salmonella y acinetobacter, que pueden causar neumonías o graves infecciones en la sangre o en heridas.

En los años 1980 se dejó de usar para tratar a seres humanos debido a su alta toxicidad para los riñones, pero es muy usado para la ganadería, especialmente en China.

No obstante, la colistina volvió a ser usada como tratamiento de último recurso en hospitales y clínicas cuando las bacterias desarrollan resistencia a otros antibióticos más modernos.

Los funcionarios de salud dijeron que el caso en Pennsylvania, por sí mismo, no es motivo de pánico. Sin embargo, ya en noviembre del año pasado, funcionarios de salud pública en todo el mundo reaccionaron con alarma cuando investigadores chinos y británicos reportaron el hallazgo de la cepa resistente a la colistina en el cerdo y en carne de cerdo cruda y en un pequeño número de personas en China.

La mortal cepa fue descubierta más tarde en Europa y en otros lugares.

Además, investigadores del Departamento de Agricultura de EEUU reportaron que la misma bacteria se presentó en una muestra de un intestino de cerdo en los Estados Unidos.

Funcionarios de los Centros para el Control y la Prevencion (CDC) están trabajando con las autoridades sanitarias de Pennsylvania para entrevistar a la paciente y su familia para identificar cómo se puede haber contraído la bacteria, incluyendo la revisión de las hospitalizaciones recientes y otros riesgos de salud.

La mujer fue tratada en un establecimiento militar ambulatorio en Pensilvania, con el acuerdo del Departamento de Defensa norteamericano.

Las muestras fueron enviadas al Centro Médico Militar Nacional para las pruebas iniciales.

El gobernador de Pennsylvania, Tom Wolfe, emitió un comunicado diciendo que su administración comenzó a trabajar con el CDC y el Departamento de Defensa.

"Estamos tomando seriamente la aparición de este gen resistente", dijo, agregando que las autoridades tomarán todas las medidas necesarias para evitar que se convierta en un problema generalizado con "consecuencias potencialmente graves".

El senador Robert P. Casey Jr. (D-Pa.) dijo que está preocupado por los informes ya que se "presenta un problema urgente de salud pública que hay que centrarse en forma intensiva".

"Es difícil imaginar algo peor para la salud pública en los Estados Unidos", dijo Lance Price, profesor de la Universidad George Washington. "Es posible que pronto nos enfrentemos a un mundo en el que las infecciones no puedan tratarse".

"Si nuestros líderes estaban esperando para actuar hasta llegar al borde del acantilado, espero que esto les abra los ojos al abismo que se abre ante nosotros", agregó.

Problema. Científicos y funcionarios de salud pública han advertido desde hace tiempo que si las bacterias resistentes siguen propagándose, las opciones de tratamiento podrían verse gravemente limitadas.

Las operaciones de rutina podrían llegar a ser mortales. Las infecciones menores podrían convertirse en las crisis que amenazan la vida. La neumonía podría ser más y más difícil de tratar.

Los doctores ya se habían visto obligados a depender de colistina como defensa de última línea contra las bacterias resistentes a los antibióticos. El fármaco no es ideal. Es de más de medio siglo de antigüedad y puede dañar seriamente los riñones de un paciente. Y, sin embargo, porque los médicos han quedado sin armas para luchar contra un creciente número de infecciones que evaden los antibióticos más modernos, se ha convertido en una herramienta fundamental en la lucha contra algunas de las infecciones más tenaces.

Comentarios