El Mundo
Miércoles 14 de Septiembre de 2016

Destituido rival de Dilma promete revelaciones

El destituido diputado brasileño Eduardo Cunha, rival de Dilma Rousseff, aseguró que revelará detalles sobre el polémico juicio político a la ex presidenta, aparentemente molesto porque su partido no lo ayudó a conservar su mandato.

El destituido diputado brasileño Eduardo Cunha, rival de Dilma Rousseff, aseguró que revelará detalles sobre el polémico juicio político a la ex presidenta, aparentemente molesto porque su partido no lo ayudó a conservar su mandato. Después de ser destituido por la Cámara baja con una abrumadora mayoría, el otrora influyente parlamentario prometió publicar un libro de memorias sobre el "impeachment", el juicio de destitución de Rousseff. "Voy a contar todo lo que ocurrió, la charla con todos los personajes que participaron en diálogos conmigo. Pasarán a ser públicos, en su integridad", citó ayer la agencia de noticias estatal Brasil a Cunha después de la votación celebrada en la noche del lunes.

El ex presidente de la Cámara baja fue uno de los arquitectos del impeachment de Rousseff. Hasta su suspensión temporal en mayo debido a acusaciones de falso testimonio, Cunha era considerado uno de los políticos más poderosos en Brasilia. Los aliados de Rousseff lo acusan de iniciar los trámites del impeachment en represalia por el apoyo que el Partido de los Trabajadores de Dilma brindó a las investigaciones de corrupción contra él.

Millonarias cuentas. El ex diputado por Río de Janeiro y miembro de una Iglesia Evangélica fue destituido el lunes por acusaciones de que mintió ante una comisión de la Cámara baja respecto a la posesión de cuentas bancarias por 7 millones de dólares a su nombre en Suiza. Al final, 450 diputados, entre ellos compañeros de su propio Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de centroderecha, votaron a favor de la revocación del mandato de Cunha. Sólo diez legisladores se opusieron directamente a la medida.

Cunha criticó directamente al actual gobierno de su compañero de partido, Michel Temer, por no apoyarlo en la votación. Al mismo tiempo, aseguró que no delatará a posibles implicados en las investigaciones de corrupción. "Sólo hace una delación quien es un delincuente", dijo. Las leyes anticorrupción brasileñas prevén beneficios para los acusados que revelen detalles de tramas fraudulentas, la llamada "delación premiada".

Cunha es actualmente uno de los principales objetivos de la operación policial conocida como "Lava Jato", que investiga un enorme entramado de corrupción en torno a la petrolera semiestatal Petrobras.

Comentarios