Policiales
Sábado 21 de Mayo de 2016

Desplazaron a jefes de Logística de la policía por supuesto fraude en el área Automotores

Eran responsables del área que está siendo investigada a partir de una denuncia anónima por desvío de fondos para reparar patrulleros.

Tras la denuncia por corrupción, cambian autoridades en Jefatura Asumieron los nuevos jefes en el Departamento Logística D4 de la jefatura. La medida surgió luego de que la Justicia provincial investigó fraudes en el área automotor de la Policía. Uno de los ex jefes fue golpeado y amenazado ayer por la madrugada Los jefes del Departamento Logística (D4) de la Jefatura de policía de la provincia, comisarios José Leiva y Juan Barrios, fueron desplazados de sus cargos por orden del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, en el marco del avance de la causa que investiga el fiscal Roberto Apullán por un presunto fraude en perjuicio de la administración pública con relación a la reparación de móviles policiales. En reemplazo de los mencionados ayer asumieron el comisario Víctor Teófilo Pereira y la comisaria Claudia Baella. La noticia se conoció bajo un clima tenso ya que durante la madrugada de ayer mismo uno de los empleados desplazados del área de manera preventiva fue golpeado y amenazado en el macrocentro de la ciudad por dos sujetos con sus rostros cubiertos y en una situación por demás de confusa.

Tal como anticipó el martes el ministro Pullaro los titulares del D4 fueron corridos de sus cargos ante la sospecha de su participación en el fraude descubierto y que el fiscal describió como "supuestas maniobras defraudatorias con arreglos o cambios de repuestos de móviles policiales en el ámbito del Departamento de Logística de Jefatura".

Diez autos. El fiscal expresó que "todavía no hay indicios concretos de ilícitos" y que "en el contenido de la denuncia (anónima que llegó al despacho del ministro de Seguridad) se mencionaban maniobras y se identificaban diez autos para los cuales se habían contratado y pagado arreglos que jamás se hicieron. Y, además, daba nombres de particulares y de personal policial" vinculado al supuesto fraude. Asimismo, explicó que "existe la posibilidad de una asociación ilícita pero para hablar de esto primero hay que comprobar los delitos y luego corrobar si fueron realizados por una organización en la que están involucrados los jefes policiales".

En ese marco Leiva y Barrios fueron desplazados preventivamente por el ministro Pullaro y designó a Pereyra, quien se desarrollaba previamente como jefe de la comisaría que funciona en la Casa de Gobierno; y a Claudia Baella, que era titular de la Comisaría de la Mujer de la Unidad Regional XV, con asiento en Coronda.

Además, el fiscal ordenó una serie de allanamientos en talleres mecánicos y de ploteos, incluso en un local de Rosario, donde presuntamente el personal de Logística contrataba servicios que nunca se habrían efectuado.

En un comunicado, el ministro de Seguridad señaló que el desplazamiento de los jefes anteriores se dio para "dejar que la investigación pueda avanzar. Vamos a correr a quienes están en esa dirección de manera preventiva hasta que pueda resultar alguna imputación por parte del fiscal", expresó Pullaro.

Golpiza. En tanto, ayer se conoció que uno de los funcionarios apartados del D4, Juan Barrios, fue atacado a la 1 de la mañana de ayer en la esquina de Amenábar y Saavedra, a pocas cuadras de la Legislatura santafesina, donde resultó amenazado y golpeado violentamente.

Según trascendió, Barrios fue interceptado por dos sujetos que circulaban en una moto y que, tras estacionar y emboscarlo, comenzaron a golpearlo y amenazarlo. Incluso, según la denuncia, uno de ellos le dijo "callate la boca", situación que fue asociada inmediatamente a la investigación iniciada el 4 de mayo por las maniobras defraudatorias en el D4.

Por su parte, a la espera de los peritajes realizados por el personal mecánico de Gendarmería Nacional, el fiscal Apullán ordenó una serie de allanamientos la tarde del jueves en el D4 de la Unidad Regional I y también en el D4 de la Jefatura provincial con el objetivo de de secuestrar documentación vinculada a los móviles pertenecientes a la dependencia.

Comentarios